Nueva etapa

Milei insiste con el ajuste: u$s 25.000 millones, devaluación y suba de tarifas

El presidente hizo referencia en varias oportunidades al recorte fuerte que tiene previsto para el Estado. En los próximos días se anunciarán las primeras medidas de este gestión.

Por si quedaban dudas, habrá ajuste. El presidente Javier Milei lo había repetido hasta el cansancio durante la campaña, pero por si hiciera falta en su discurso de asunción lo volvió a resaltar.

En cuatro oportunidades el mandatario lanzó una frase casi idéntica para reforzar el concepto: "No hay solución alternativa al ajuste", dijo Milei de cara a la Plaza de los Dos Congresos.

Ese ajuste, incluso, ya tiene una cifra asignada. Se buscará una reducción de entre 5% y 5,5% del PBI por parte del Estado, lo que representará entre u$s 20.000 y u$s 25.000 millones. "No hay plata", apuntó.

Este durísimo recorte, dijo Milei, correrá por cuenta del Estado y no de los privados, aunque sin dudas les pegará también de lleno a los sectores que más estén ligados al aparato estatal, como la construcción, que se verá seriamente afectada si, como el mismo presidente dijo, sentirá de cerca los efectos de la motosierra. Ese dinero deberá salir de los bolsillos de los privados.

Milei no escatimó en datos a la hora de pintar el panorama actual, es decir la herencia que, a su entender, le deja el Gobierno de Alberto Fernández. Algo que su aliado Mauricio Macri se autocritica de no haber hecho en el arranque de su gestión.

"Ningún gobierno recibió una herencia peor que esta", sentenció.

Con el diario del lunes, al expresidente también se lo criticó por haber aplicado una política gradualista en lugar de una de shock. Algo así como "sufrir al principio para luego ir mejorando la situación". En este caso, por lo que dice Milei, eso no ocurrirá. No solo dijo que no hay opción al ajuste, dijo que tampoco hay lugar para algo que no sea una suerte de "plan mazazo".

De hecho, Milei reconoció que "al principio la situación empeorará". Alcanzar el equilibrio fiscal será tal vez una de las metas más buscadas por el equipo económico que encabezará Luis Caputo, y eso generará recortes en varias áreas.

Según los números que manejan en el flamante Gobierno, el año cerrará con una inflación que no debería estar demasiado lejos del 200%, y la tendencia para los próximos meses no muestra que el panorama pueda mejorar.

"Se trata de lo que dijo el presidente en su discurso. No podemos esperar que algo cambie de un día para el otro. Los números que seguiremos viendo serán altos por un tiempo", afirmaron fuentes consultadas por El Cronista.

Esta situación, incluso, podría ser todavía más grave -siempre según la visión oficial- si no se resuelven las cuestiones que La Libertad Avanza marca como prioritarias. "El riesgo es alcanzar una hiperinflación de la que después será muy difícil escapar", apuntaron.

Del otro lado, como parte del panorama que se viene, hay otros dos ejes sobre los que se pone el ojo.

Uno de ellos es la cotización del dólar. Se sabe, se quiere ir hacia lo más parecido a la unificación del tipo de cambio, con lo que en los próximos días se verá una nueva devaluación, que llevará a la paridad del peso entre los $ 650 y $ 700.

Y de la mano de esto también se dará un ajuste de las tarifas de los servicios públicos, algo que también representará un golpe para los bolsillos.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.