Próximo DNU

Milei apunta la motosierra contra la AFIP: detalles del plan de reestructuración profunda

El rediseño interno que estaría madurando desde Jefatura de Gabinete y Economía contempla un reacomodamiento de los tres pilares del organismo: la DGI, Aduanas y el área a cargo de inspeccionar la registración laboral

El gobierno de Javier Milei apunta ahora la motosierra hacia la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en base a un viejo plan que intentó implementar Mauricio Macri sin éxito y que el Presidente libertario pretende desempolvar. En el organismo, miran con recelo los movimientos internos que se suceden desde hace semanas en medio de versiones cruzadas sobre la continuidad de Florencia Misrahi que solo acrecientan la incertidumbre a la espera de novedades que pueden llegar, con o sin previo aviso, en el Boletín Oficial.

El rediseño interno que estaría madurando desde Jefatura de Gabinete, donde se procesa la modernización estatal libertaria, y Economía, en manos de Luis Caputo, contempla una reestructuración de áreas para achicar el organigrama en su segunda línea. Es una poda que va de la mano con la imagen que el Gobierno pretende dar de amputaciones al hueso del Estado y bajo el argumento de desburocratizar el organismo. 

No obstante, en la práctica, no implicaría -en principio- una reducción del personal de la AFIP sino una relocalización dentro del nuevo esqueleto. Fuentes del organismo afirmaron que la actual administradora, Florencia Misrahi, dijo que no pensaba en eliminar funciones ni personal. Aunque sí se pidió la puesta a disposición de su renuncia a varias cabezas de área, acorde a trascendidos. Una versión indicaba que incluso la continuidad Rosana Lodovico al frente de Aduana estaba en duda pero no hubo confirmación oficial.

Hoy, el staff del organismo asciende a poco más de 20 mil empleados y empleadas en planta permanente casi en su totalidad, bajo un convenio distinto a la Ley de Empleo Público que desarma la Ley Bases. Así y todo, en medio de paritarias congeladas desde marzo, nadie en la administración ni en el gremio del organismo se atreve a dar nada por sentado hasta tanto se oficialicen los cambios.

Según pudo reconstruir El Cronista en diálogo con fuentes del Gobierno y la representación sindical, el plan que se baraja contemplaría la disolución de una de las tres direcciones sobre las que se asienta el trabajo de la AFIP. En rigor, un esquema que ya había impulsado el primer administrador nacional de Cambiemos, Alberto Abad, pero que quedó sin efecto tras la llegada de Leandro Cuccioli al organismo, en 2018.

La reaparición de Cuccioli por las oficinas de la sede central hace una semana revivió todo tipo de versiones sobre la continuidad de Florencia Misrahi al frente de la AFIP. De hecho, hace menos de un mes, su subdirector general de Recursos Humanos volvió al cargo. 

Se trata de Facundo Rocha exdirector de Legales de la aerolínea LAN (luego Latam) que en su momento saltó de la actividad privada al Estado para acompañar a Cuccioli. Eso desató las especulaciones respecto a si formaba parte o no de una avanzada macrista en el organismo aunque en la AFIP lo desmintieron y ratificaron a Misrahi al frente.

"Ante una falsa versión difundida esta mañana por un portal, esta Administración aclara y desmiente tales afirmaciones. La titular de la Administración es Florencia Misrahi y no hay ningún cambio en la estructura del organismo", consignaron entonces. Hoy, fuentes vinculadas a la administradora reconocieron que se avecinan cambios en la AFIP a la vez que volvieron a ratificar a la abogada, al ser consultadas por este medio.

Dentro de la AFIP no pueden despegar las versiones periodísticas recientes que la daban a Misrahi afuera así como otras críticas que apuntan al convenio colectivo y los salarios en la AFIP como parte de una misma campaña de erosión pública.


Cómo sería la reforma de la AFIP que prepara el Gobierno

En Casa Rosada hablan de un borrador de decreto cuya publicación se mide por los "tiempos políticos". Implicaría el traslado de 800 de las mil personas que hoy trabajan en la Dirección General de Recursos de la Seguridad Social a la órbita de la Dirección General Impositiva (DGI). El resto quedaría a cargo de la Administración central o pasaría a revistar dentro de la misma área reconvertida en subdirección. En ese punto las versiones que pudo recoger este medio divergen.

La AFIP se creó como tal en 1996 a partir de la fusión de la DGI con Aduanas mediante el Decreto 1156/96, que le dio carácter autárquico dentro del universo del Ministerio de Economía. Cinco años después, se gestó la tercera para del organismo, la Dirección General de RR.SS. con el decreto 1231/2001.

En su paso por conducción del organismo, Abad intentó una reestructuración al organigrama original de dos direcciones -la DGI y la DGA- del fundador de la AFIP, Carlos Silvani, en 1996. El plan incluía la apertura de retiros voluntarios pero la reestructuración quedó en pausa tras la llegada de Cuccioli con la misión de incrementar la base imponible.

Si bien de momento no hubo notificaciones oficiales, dentro del organismo ya hay movimientos en esa dirección desde hace semanas. Dos de las subdirecciones -la de Fiscalización y la de Atención al Contribuyente- sufrieron la reducción de sus estructuras, afirmaron fuentes del gremio. Por su carácter, bastaron resoluciones internas para hacerlo. En el caso de afectar la Dirección de RR.SS. se requiere un decreto presidencial por su carácter troncal.

En principio, eso no significaría que las funciones del personal a cargo de inspeccionar el mercado laboral y denunciar los casos de empleo no registrado fueran a cambiar. Pero restará ver si se afecta o no su capacidad de acción en base a los recursos disponibles. En principio, desde la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos (AEFIP), decodifican esta movida bajo el prisma de la Ley Bases cuyo capítulo de reforma laboral podría reducir la capacidad sancionatoria del organismo.

En otras palabras, con la reducción de las multas al empleo no registrado y la instauración de figuras como la del trabajador independiente con dotación de hasta cinco colaboradores, en el gremio del sector hablan de una desarticulación de facto del poder de policía de la AFIP en lo que refiere a multar y revertir la no registración. Aún si los operativos prosiguen sin el empoderamiento de una Dirección específica detrás, aseguran que las y los inspectores tendrán menos herramientas para detectar, denunciar y eventualmente lograr que se sancione a los empleadores responsables.

Acorde a los números informados por el Ministerio de Capital Humano en el informe escrito presentado por Nicolás Posse en el Senado, el número de inspecciones realizadas desde la Secretaría de Trabajo cayó drásticamente en abril a solo un tercio de las de marzo -4.522 contra 12.652- y pese a venir en aumento durante el verano. Así y todo, el porcentaje de trabajadores no registrados detectados se mantiene en torno al 30%. Lo curioso es que estaría incluso estaría muy por debajo de lo que se maneja como dato real en otras usinas oficiales, en torno al 50%.

Acorde a información extraoficial, el decreto movería el 75% de la estructura de la RR.SS., su brazo operativo -vinculado a la fiscalización, investigaciones e impugnaciones- a la órbita de la DGI. Las tareas de inspección se regionalizarían y Seguridad Social pasaría a desempeñarse bajo los mismos términos como opera hoy en las provincias. 

Desde el gremio, en conversaciones por reactivar las paritarias congeladas desde el último aumento del 8% en marzo cuando demandaban 11% -y sin incrementos desde entonces- las conversaciones con las autoridades pasan hoy por garantizar las fuentes laborales y las condiciones de trabajo.

Temas relacionados
Más noticias de AFIP

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.