GIRA PRESIDENCIAL

Los dos proyectos más polémicos que Alberto Fernández firmará con China

El Presidente arribó a Beijing donde se reunirá con su par Xi Jinping para la firma de más de 17 proyectos y adherirá a la Ruta de la Seda; pero hay dos iniciativas que despiertan inquietud en la comunidad internacional

Alberto Fernández arribó a China para participar de la apertura de los Juegos Olímpicos y mañana mantendrá una reunión bilateral con su par Xi Jinping donde aparecen los dos proyectos de mayor peso geopolítico para la Argentina y que generan inquietud en la comunidad internacional: la construcción de la central nuclear Atucha III con tecnología íntegramente china y un acuerdo de conectividad para desplegar en el país la tecnología 5G que propone China desde la empresa Huawei.

No es la eventual fabricación de la vacuna Sinopharm en la Argentina, ni la lista de 17 proyectos del Nuevo Plan Quinquenal que Argentina propuso a Beijing lo que genera preocupación. Tampoco la firma de la denominada Ruta de la Seda  inquieta tanto a países de la Unión Europea o Estados Unidos en el avance de China en la Argentina. Se trata más bien de la central nuclear y de tecnología 5G lo que más preocupa a las grandes potencias hoy enfrentadas con China.

Según pudo saber El Cronista, en los últimos días hubo reuniones informales de embajadores extranjeros de la Unión Europea y de Asia apostados en Buenos Aires donde se analizó con preocupación el listado de 17 proyectos que Alberto Fernández negociará con Xi Jinping mañana en Beijing. Y de allí surgió la fuerte inquietud por el avance chino en áreas sensibles para comunidad internacional. Las Cancillerías de varios países centrales alertaron a sus presidentes sobre el avance de estos proyectos de China en Argentina.

En el caso de la construcción de la central Atucha III el llamado de atención que hacen expertos en energía y diplomáticos extranjeros es que la Argentina pasará a tener una fuerte dependencia de China ya que se abandonará la histórica tecnología CANDU que se impuso en el país desde los primeros tiempos de construcción de centrales hasta hoy.

El proyecto de la construcción de una central nuclear que tendrá un aporte de 8000 millones de dólares de China fue sellado esta semana con el gobernador bonaerense Axel Kicillof pero se trata de una iniciativa que empezó a gestionar Cristina Kirchner en su primer presidencia allá por 2008. En la gestión de Mauricio Macri se intentó avanzar con el tema pero el proyecto fue cancelado por "problemas presupuestarios".

El especialista en China y destacado investigador Jorge Malena dijo a El Cronista que "lo que más preocupa es que los proyectos de infraestructura contemplen principalmente el otorgamiento de crédito para la compra de insumos chinos. Las obras deberían incluir el uso de insumos argentinos y la transferencia de tecnología". Una manera diplomática de alertar sobre los inconvenientes a futuro de quedar atados a tecnología completamente chino en un área sensible como la energía nuclear.

Irma Arguello, experta en temas nucleares y presidenta de la fundación NPSGlobalfue más directa: "el proyecto de China genera dudas por el emplazamiento ante el eventual impacto ambiental y el grado de transferencia de tecnología que habrá en el salto tecnológico entre los actuales reactores de uranio natural y Atucha III que es de uranio enriquecido que deberá ser importado". También Arguello alertó sobre la "escasa transparencia con que se está cerrando este contrato, privilegiándolo frente a otras obras energéticas imprescindibles, que compromete al país en el largo plazo".

TECNOLOGIA 5G

En el ámbito diplomático alertaron a la vez sobre el punto 13 del listado de proyectos del "Nuevo Plan Quinquenal Integrado a proponer" con China que elevó el gobierno a Beijing y que Albertro Fernández discutirá con Xi Jinping mañana en el Palacio del Pueblo. Allí se menciona "Programas de conectividad y fibra óptica". En la traducción simple esto es el despliegue de tecnología 5G a futuro por parte de la gigante Huawei en Argentina.

En la Unión Europea y Estados Unidos ya dictaron legislación que se opone al despliegue de la tecnología 5G de China por "razones de seguridad nacional". Esto es, las sospechas abiertas de países centrales por el eventual espionaje chino en el uso de esas tecnologías. En Brasil y Colombia también hay resistencia al despliegue de estos proyectos de China hacia el futuro. Prefieren el acuerdo con empresas norteamericanas o europeas.

El 5G es un estándar global, son los operadores los que definen a quien le compran la tecnología y no el gobierno. Al parecer, la reunión prevista entre directivos de  Huawei y Alberto Fernández es para conocer los últimos avances en tecnología pero no se va a tocar el tema 5G ya que, informaron,  el gobierno no es el que lo "compra".

Huawei desarrolla muchas otras tecnologías como energía solar, inteligencia artificial, nube, datacenters y el Presidente va a ver todo eso. No puede definir sobre el 5G porque esto lo que definen los proveedores de servicio (Telecom, Telefónica, Claro) que le compran los equipos a Huawei.

Esta es la guerra que se viene en el futuro inmediato y que ya se instaló en las grandes potencias. La tecnología de China en el 5G ofrece importantes oportunidades de financiamiento inmediato por parte del gobierno de Xi Jinping. Pero al mismo tiempo, alertan los especialistas y diplomáticos, despierta dudas en cuanto a la transparencia y seguridad de esos proyectos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.