Ley de Superpoderes

Vilma Ibarra en el Senado: "Proponemos una gestión de esta pandemia con respeto federal"

Ante un plenario de comisiones, la secretaria Legal y Técnica, junto con la ministra de Salud Carla Vizzotti, defendió ante senadores el proyecto enviado por el Presidente. Sin el acompañamiento de la oposición, el Frente de Todos apunta dictaminar hoy mismo el texto.

"Les proponemos una gestión de esta pandemia con respeto federal y con un esquema razonable, escalonado; de responsabilidades compartidas", planteó la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra quien, junto con la ministra de Salud Carla Vizzotti, defendió esta mañana ante un plenario de comisiones del Senado el proyecto enviado por el presidente Alberto Fernández que establece una serie de parámetros a partir de los cuales el Ejecutivo quedaría habilitado para tomar medidas restrictivas en el marco de la pandemia de coronavirus. El oficialismo apunta a firmar hoy el dictamen y darle media sanción al proyecto la semana que viene.

A partir de las 10, las funcionarias del Ejecutivo presentaron los principales lineamientos del proyecto ante las comisiones de Asuntos Constitucionales y Salud. Se trata de la iniciativa que establece, entre otros ítems, que en los departamentos o partidos que se encuentren en situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria se suspende el dictado de clases presenciales en todos los niveles y en todas sus modalidades. Este punto es uno de los más cuestionados por Juntos por el Cambio, que viene planteando que el proyecto le otorga "superpoderes" a Fernández, y que ya anticipó que no acompañará el texto.  

Luego de dar un panorama sobre la situación epidemiológica y del sistema de salud en la Argentina, Vizzotti detalló los parámetros que contempla el proyecto. Asimismo, defendió el impulso de la medida e hizo principal hincapié en la zona del AMBA, donde, aseguró: "Evidenciamos un aumento exponencial que ha puesto en tensión el sistema de salud y que ha puesto en riesgo la respuesta, a pesar del fortalecimiento que hemos tenido durante el último año".

"Es un enorme desafío administrar las restricciones de derechos", admitió Ibarra al hacer alusión a la medida impulsada en el marco de la pandemia y, en ese sentido, recalcó la importancia de contar con apoyo del Congreso para sancionar una ley que reglamente los parámetros sanitarios para establecer las medidas para mitigar los contagios de Covid-19.

En este sentido, la secretaria de Legal y Técnica indicó que el Gobierno acude al Poder Legislativo "con la vocación de trabajar para tener una ley que permita tener un marco previsible y que cada jurisdicción sepa qué medidas tienen que enfrentar de acuerdo con la situación en que viven".

Además, Ibarra detalló que el artículo 4 del proyecto establece "una estructura normativa para regular las bases de delegación legislativa" y acotó: "No son muchas". En este sentido, se encargó de argumentar que esta estructura se concentra en los casos en los que se registre situaciones de alto riesgo, "luego de que no demostraron un adecuado resultado las medidas tomadas por las autoridades locales, y en alarma epidemiológica".

"No se puede pensar que el gobierno federal se quede mirando una situación donde se llega muy cerca del desborde del sistema de salud", justificó la funcionaria sobre ese punto de la iniciativa.

"Les proponemos una gestión de esta pandemia con respeto federal y con un esquema razonable, escalonado, de responsabilidades compartidas que se tienen ir teniendo en cuenta a medida que se desarrollan los distintos niveles de riesgo epidemiológico y sanitario", argumentó la funcionaria.

"Todos queremos tener clases presenciales", reconoció Ibarra más adelante, para luego argumentar que, para poder garantizar el derecho a la educación "no queremos que se desborde los sistemas de salud ni que se permanezca en la situación de alarma". Y recalcó que para poder ejercer los derechos en el marco de la pandemia con la mayor plenitud posible, "necesitamos normalizar los valores".

Y añadió: "Nos parece absolutamente razonable que el presidente adopte estas medidas adicionales porque están basadas en los principios más básicos, tenemos que hacer cuidado de la vida y la salud". Para finalizar, Ibarra se encargó de recalcar que se trata de una "medida temporaria" que regirá hasta tanto finalice la pandemia.

Tratamiento exprés

"Es cierto que estamos en una situación epidemiológica crítica, pero el Poder Ejecutivo lleva más de un año administrando por DNU la pandemia. Existió tiempo suficiente para discutir una ley", advirtió en la previa al debate el presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff. Es que el oficialismo, que en el Senado cuenta con una mayoría más que suficiente para que el proyecto reciba media sanción, apunta a dictaminar hoy mismo el texto.

Así lo expresó la oficialista María de los Ángeles Sacnun al recalcar, en la previa a las exposiciones de las funcionarias: "Nosotros tenemos la voluntad política de dictaminar en el día de hoy, luego se podrá incorporar algún tipo de modificación en el recinto". Es que, el objetivo del Frente de Todos es que el proyecto se convierta en ley antes del 21 de mayo, día en que caduca el último DNU con restricciones, firmado por Fernández.

"Ameritaba una discusión mucho más amplia. La ley de conoció en las últimas horas y de acá al 21 no es la urgencia de un decreto que fenece", cuestionó Naidenoff, a propósito de las palabras de Sacnuc.

Asimismo, en la previa a la exposición de las funcionarias, se conoció que, a partir de las 14, expondrán una docena de referentes en materia judicial y de salud, convocados por el oficialismo y la oposición, para que brinden su visión sobre la iniciativa. Saldada esta etapa, se llevaría adelante la firma del dictamen, para que el texto quede listo para ser tratado la semana que viene en el recinto y girarlo a Diputados. Allí, el oficialismo tiene la difícil tarea de cosechar los votos necesarios para que se convierta en ley.

Entre ellos, se encuentran los constitucionalistas Roberto Gargarella, Alejandro Fargosi, Daniel Sabsay y Andrés Gil Domínguez. Además, exponen los médicos Conrado Estol, José Ignacio López y Mirta Roses.

Puntos salientes del proyecto

La iniciativa defendida por las funcionarias reúne los criterios sostenidos en los cerca de 90 DNU firmados por el Ejecutivo desde el comienzo de la pandemia, con el foco puesto en las reuniones sociales, teletrabajo y el dictado de clases presenciales. Cada restricción, de acuerdo a la iniciativa, debe ser consensuada con autoridades provinciales. Aunque del texto no se desprende que la postura de los jefes provinciales sea vinculante. 

Y así lo dejó en claro Ibarra al recalcar: "Previa consulta no es previo acuerdo". La funcionaria fue más clara cuando señaló que "no se requiere acuerdo con las provincias" para implementar las medidas. 

La iniciativa propone "reglas generales para todo el país en las que se incluyen medidas de prevención, como uso obligatorio de barbijo, ventilación; y luego, la segmentación por riesgo epidemiológico".

En este sentido, en las zonas de bajo riesgo "se aplican las conductas generales de prevención" y luego, según criterios sanitarios, se endurece la escala de las medidas.

En las zonas designadas como "riesgo medio", se suman otras restricciones, como las reuniones en casas particulares. En tanto, en aquellas que se encuentren en "alto riesgo", se le suma la prohibición de las reuniones familiares, el cierre de salones de fiesta y de salones gastronómicos, prácticas recreativas en lugares cerrados, bingos, reuniones religiosas, entre otras. 

Asimismo, el texto establece que en los departamentos o partidos que se encuentren en situación de "Alarma Epidemiológica y Sanitaria" queda suspendido el dictado de clases presenciales en todos los niveles y en todas sus modalidades. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios