OPOSICIÓN

¿Matar al hijo? Tensión, competencia y desconfianza entre Mauricio Macri y Rodríguez Larreta

El expresidente no habla bien del Jefe de Gobierno porteño quien, a su vez, ya no sabe cómo contentarlo para que lo deje posicionar como precandidato a presidente.

Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta viven un tiempo extraño. Todas las encuestas señalan que Juntos por el Cambio (JxC) está en mejores condiciones que el Frente de Todos para ganar las presidenciales del 2023 y el PRO tiene los candidatos muy competitivos dentro de la coalición opositora. 

Sin embargo, una inédita disputa interna les impide ponerse de acuerdo en un método para dirimir el liderazgo entre quienes ya expresaron su vocación por competir, el jefe de gobierno porteño y Patricia Bullrich, la exministra de Seguridad y actual presidenta del PRO. 

A eso debe sumarse otro asunto crucial: Macri actúa como si quisiera volver a la Casa Rosada, aunque todavía no lo haya oficializado.

En Uspallata -sede del gobierno porteño- ya no saben qué hacer. Aseguran que Rodríguez Larreta envía en forma permanente delegados para asegurarle al expresidente que le va a respetar su rol de líder en el espacio, ofreciéndole a él y su tropa el lugar que elijan ocupar. Pero se quejan porque Macri solo les devuelve críticas acerca de la poca calidad del equipo que rodea al Jefe del ejecutivo de la Ciudad, al que juzga "sin volumen ni coraje". 

 La semana pasada fue significativa en ese sentido. Impulsada por Larreta, la Fundación Pensar (el think tank del PRO) convocó en Salta a una reunión de reflexión para el diseño del programa de gobierno que duró 48 horas. El encuentro fue abierto por Macri y luego intervinieron -por separado- el Jefe de Gobierno porteño y la presidenta del PRO.   

"Ineptitud bestial, ideas equivocadas y maldad": Mauricio Macri se desquitó con el Gobierno

El expresidente fue, dio un discurso y volvió a hacer de las suyas a su regreso, participando de una recorrida por el arroyo El Gato (que "no se inunda más") y Tolosa, en La Plata, con María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo. 

Desde las oficinas del titular del bloque PRO en Diputados fueron todavía más lejos. "Macri presidente, Ritondo gobernador", hicieron trascender, para disgusto de quienes trabajan por la candidatura de Diego Santilli para la provincia de Buenos Aires.

La respuesta de Rodríguez Larreta no se demoró. Al otro día, una reunión política con los referentes del PRO en los 30 distritos del conurbano que iba a servir para analizar la coyuntura económica y sus consecuencias sociales en las barriadas más vulnerables se transformó en la promoción explícita de Santilli, lo que molestó a algunos de los presentes, que están con Ritondo y habían sido convocados con otro motivo. "Las cosas no están como para andar cuidando todos los detalles", dicen los que están en el armado presidencial de Larreta.

Es que frente a los confusos mensajes de Macri, Rodríguez Larreta está obligado a mostrar independencia, como ya lo hizo en la reunión del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CiCyP) donde ante la pregunta de uno de los empresarios dijo que "no voy a decidir presentarme o no como candidato de acuerdo a quiénes compitan". Pero el problema existe.

Mauricio Macri le mojó la oreja a Rodríguez Larreta en La Plata

Uno de los dirigentes que acudió a la reunión que el equipo de Larreta realizó en Pilar aseguró a El Cronista que "si Mauricio es candidato, Juntos por el Cambio pierde, porque tiene 80 por ciento de imagen negativa en el conurbano y eso es irremontable de aquí a las elecciones. En cambio, en mi distrito (ubicado en lo más profundo de la Tercera Sección Electoral) Horacio tiene el 50 por ciento de imagen positiva, mucho más de lo que tuvo cualquier candidato nuestro jamás."

En efecto, de lo que se trata es de ganar, por lo que más allá del aprecio que varios dirigentes le tienen a Macri el objetivo es recuperar la Casa Rosada por un lado, pero también la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires. "Nosotros vamos por todo, incluso por varios distritos que ya tuvimos y algunos más, donde creemos que con Horacio (Rodríguez Larreta) y el Colo (Santilli) podemos vencer", confían.

Horacio Rodríguez Larreta desafió a Mauricio Macri y desembarcó con acto propio en el conurbano

Claro que donde se mueve Bullrich, el amperímetro dirige la agenda hacia la preocupación por la inseguridad que en la provincia se vive sobre todo en el Gran Buenos Aires, donde la ex Ministra tiene pergaminos que ningún político puede igualar. Aunque ella no está demasiado preocupada por la figura de Macri. "No va a ser candidato", asegura muy tranquila a quien quiera escucharla, convencida de que lo único que hace el ex presidente es buscar el respaldo de su núcleo duro, donde sigue teniendo alto reconocimiento.

No es lo que piensan cerca del ex presidente. Dentro de su equipo están convencidos de que quiere volver y que su experiencia de cuatro años, sumados al reconocimiento internacional de su figura, es el camino más corto para recuperar la credibilidad de una Nación a la que muy pocos inversores le tienen confianza, aún en las actuales condiciones globales, donde alimentos y energía forman parte de los recursos escasos para los tiempos que se vienen.

Fuera del PRO, en el radicalismo y la Coalición Cívica, se mantienen alertas por la posibilidad de que Macri rompa con JxC y arme otra coalición, esta vez con Javier Milei y sus libertarios. Pero en Uspallata no creen que eso sea posible. "Mauricio puede hacer cualquier cosa menos abandonar el PRO, una creación suya. Puede estar molesto, enojado, incluso agobiado porque no logra encontrar un camino en el que se sienta cómodo, pero no es suicida", aseguran. Y concluyen: "la pelea con Horacio es otra cosa. Si le ganó al padre (Franco) bien puede querer devorarse a los hijos". 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios