LA BATALLA POR LOS PRECIOS

La industria le sigue poniendo un freno al fideicomiso del trigo

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se reunió con representantes del sector, quienes le volvieron a mostrar su negativa a sumarse a la iniciativa oficial. Ahora dialogará con las empresas.

Justo ayer, el día en el que el precio del trigo en Chicago dio otro salto y subió casi 6%, hasta los u$s 458,4 por tonelada, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, mantuvo un encuentro con la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM) para que la totalidad del sector se integre al fondo triguero, una herramienta con la que el Gobierno pretende controlar el precio del cereal y, sobre todo, la harina.

Las expectativas de inflación ponen más distancia entre el Gobierno y empresarios

Durante el encuentro la industria sostuvo que no está de acuerdo con la implementación de esta herramienta, aunque dejó en libertad de acción a todas las empresas que pretendan sumarse.

Más allá de esta particularidad, también se dejó en claro que para que esta posibilidad pueda avanzar se deberán "reconocer algunas particularidades productivas del sector y una mejora en el precio final de la bolsa de harina industrial -en función de la volatilidad que ha adquirido el mercado mundial de trigo luego de la reciente retirada de la República de la India-", de acuerdo con un comunicado emitido por la Secretaría de Comercio Interior.

Además, se plantearon las dificultades que genera la presión de exportadores locales en la compra de trigo destinado al mercado interno.

Brasil llevó a cero los aranceles en alimentos y el Gobierno ya analiza qué impacto podría tener en el comercio

La negativa de la FAIM de tiene que ver, sobre todo, con que hace 12 años, la entonces presidenta Cristina Fernández puso en marcha este mismo mecanismo, que el sector afirma que fue muy perjudicial.

Según acusan, no solo no se logró el objetivo de bajar los precios al consumidor, sino que además las empresas nunca cobraron lo que debían.

El fideicomiso del trigo propone un esquema mediante el cual las cerealeras exportadoras hacen un aporte extra para que el gobierno pueda administrar subsidios a las industrias. De este modo, la suba del precio del trigo no debería impactar de lleno en los precios internos.

Lo que se acordó es que esta mesa de diálogo se mantendrá activa, aunque a partir de ahora las reuniones se darían directamente con las propias empresas del sector, que serán en definitiva las que tendrán que definir si se suman o no a este fondo que intenta poner en marcha el Gobierno.

Esta negociación se da, además, mientras el Gobierno deja sobrevolar la idea de que se podrían subir las retenciones a los granos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios