Sin Vidal en la provincia, Larreta ya promociona a Santilli como su candidato

Tras el cónclave opositor de ayer, la ex gobernadora ya avisó que no jugará en una boleta bonaerense pero no definió si lo hará en la Ciudad. El jefe de Gobierno presentó a su postulante en una cumbre con intendentes del conurbano.

El encuentro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio de ayer revistió una especial relevancia. Los días previos habían sido testigos de una escalada como frecuente en el espacio. Tras la reunión, los dirigentes buscaron dar una señal de unidad y resaltaron que fue un avance. Sin embargo, varias diferencias no se limaron y deben ser resueltas de cara al cierre de listas, previsto para el 24 de julio.

Aunque no fueron las cuestiones de fondo, hubo acuerdo sobre algunos puntos. En primer lugar, se mantiene el nombre de la coalición: algunos proponían dejar de lado Juntos por el Cambio del mismo modo que se dejó atrás Cambiemos en 2019. El objetivo: resultar más atractivos para que lleguen nuevos dirigentes que están en carpeta, desde Margarita Stolbizer a Ricardo López Murphy. Sin embargo, se privilegió la instalación del nombre actual que ya existe.

Si bien buena parte de la conversación giró en torno a la provincia de Buenos Aires, el distrito con más peso electoral, también se fijaron reglas de juego generales. En la mayoría de las provincias se buscará conformar listas de consenso, pero en los casos en los que no haya acuerdo se recurrirá a las PASO. La letra chica de las primarias otorga cierto margen de discusión en relación a cómo se conforman las listas para las generales luego del resultado de las primarias. Esa decisión se reservará a las autoridades de cada provincia.

Sin embargo, desde la conducción nacional advierten que no habrá demasiado margen en cuanto a la pertenencia al espacio. Aquellas autoridades provinciales que no se integren a Juntos por el Cambio serán intervenidas. Ya hay un antecedente: en 2019, el radicalismo santafesino quiso continuar su alianza con los socialistas y fue intervenido por el Comité Nacional.

Uno de los mensajes más pacificadores lo lanzó Horacio Rodríguez Larreta, que minutos después de la reunión aseguró que coincidía con Mauricio Macri en la importancia de fortalecer Juntos por el Cambio. Fiel a su estilo, el jefe de Gobierno seguirá evitando la confrontación pública, a pesar de que el ex presidente salió a marcarle la cancha.

Mientras busca paz con su discurso público, continúa con su armado en paralelo. Hoy Larreta bendijo a Diego Santilli, su apuesta bonaerense a precandidato, al mantener una reunión con intendentes y "sin tierra" (aspirantes a ser intendentes) del PRO en el conurbano. La foto se produjo en Tres de Febrero y estuvieron los jefes comunales Diego Valenzuela, Néstor Grindetti, Julio Garro y los ex intendentes Ramiro Tagliaferro y Nicolás Ducoté. Hubo representantes de casi todos los municipios del conurbano mediante sus eventuales candidatos. También estuvo Cristian Ritondo, referente del PRO. El único ausente entre los intendentes del conurbano del PRO fue Jorge Macri.

Tampoco estuvo María Eugenia Vidal, que continúa en cuarentena luego de su regreso de Estados Unidos. La ex gobernadora tiene decidido no volver a competir por la provincia de Buenos Aires: no lo hará en este turno porque no piensa regresar a la gobernación. Sin embargo, no confirmó aún si buscará una banca en Diputados por la Ciudad de Buenos Aires y negocia las condiciones para que eso suceda.

"Santilli es el candidato de Horacio y de todos nosotros. Es mejor candidato que María Eugenia. Además nos permite mostrar gestión en Seguridad, eso se puede trasladar a la provincia", confiesa uno de los participantes en el encuentro que buscará ser intendente dentro de dos años.

Por otro lado, en torno a los dardos que lanzan Macri y Bullrich, agrega que "están los que tiran piedras y los que queremos ganar elecciones. No queremos criticarnos entre nosotros, es con todos adentro".

Mientras el PRO busca solucionar sus temas, la UCR observa. A dos días de cumplir 130 años, ningún otro partido tiene tanta experiencia en internas. "No hay que cortarse las venas por la crisis de liderazgo en el PRO", lanzó hoy Gerardo Morales en diálogo con Radio Rivadavia. El gobernador jujeño, que el domingo afrontará comicios locales, se relame ante un radicalismo que solucionó sus temas internos en marzo y llega más fortalecido que su socio.

Cerca de la conducción partidaria observan que "en la provincia de Buenos Aires pasa al revés que siempre: nosotros tenemos un candidato potentes y el PRO se pelea en su interna". La alusión es a Facundo Manes, el neurocientífico que dio una fuerte señal en vistas a ser candidato a diputado este año.

Hoy están en alza las acciones de una primaria entre Santilli y Manes, con dirigentes de los distintos partidos mezclados y hasta con la posibilidad de que haya más listas. Pero, luego de algunos intentos del médico que no prosperaron, nadie se anima a darlo como un hecho.

Morales se esperanza con que se replique el escenario en la ciudad de Buenos Aires, el pago chico del PRO. Mientras Vidal y Bullrich se desgastan, Martín Lousteau podría aparecer por su lado. El economista tiene cuatro años más de mandato en el Senado y sería una jugada por lo menos arriesgada. 

Tags relacionados

Comentarios

  • JEFL

    Julio Eugenio Fernandez Lirio

    24/06/21

    En CABA debe ir Patricia Bullrich

    0
    0
    Responder