Arrancó el debate por la Ley de Etiquetado Frontal: hoy se sanciona en Diputados

Tras casi cuatro horas de previa, finalmente la Cámara baja inició el tratamiento de la iniciativa que promueve la alimentación saludable. 30 horas prevén que durará la sesión en la que también recibiría media sanción al perdón fiscal a entidades sin fines de lucro y mipymes.

Diputados arrancó el debate de la Ley de etiquetado frontal de alimentos, que ya cuenta con la aprobación del Senado y que hoy sería sancionada. Además, en la que se prevé que será una sesión de cerca de 30 horas, la Cámara baja apunta a darle media sanción a la amnistía fiscal a entidades sin fines de lucro, mipymes y pequeños contribuyentes. El perdón será para deudas que no superen los $ 100.000. Asimismo, hoy se sancionará la Ley Ovina y la jubilación anticipada para trabajadores viñateros.

El primer proyecto que se puso en discusión -y que tendrá cerca de cincuenta oradores- se encuentra la ley de etiquetado frontal de alimentos, que busca garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada a través de "la promoción de una alimentación saludable, con información nutricional simple y comprensible de los alimentos envasados y bebidas analcohólicas, para promover la toma de decisiones asertivas y activas".

La iniciativa, que fue impulsada por la camporista Anabel Fernández Sagasti en el Senado, y que viene siendo resistida por las empresas alimenticias, advierte, a través de octógonos negros, sobre aquellos alimentos que contienen excesos de azúcar, sodio, grasas trans, entre otros componentes.

El proyecto de ley le da un plazo de 90 días al Poder Ejecutivo para reglamentar la ley. Pasado ese tiempo, las pymes tienen un año de margen para adecuarse a la ley, mientras que las grandes empresas tienen un plazo de seis meses hasta tener que exhibir los octógonos en sus productos. Asimismo, el proyecto prevé dos años de adecuación extra para aquellas firmas que inicien un proceso de adaptación de nutrientes. 

El debate

La diputada Cecilia Moreau fue la encargada, como miembro informante, de presentar los principales lineamientos de la ley de etiquetado frontal de alimentos. 

"Con esta ley vamos a subir un escalón en la prevención de la salud y en la garantía de los derechos de todos los argentinos y argentinas", dijo la massista, al tiempo que aseguró que se está haciendo a partir de "información científica".

Para la oficialista, efectuar las advertencias a través de un octógono negro es la forma "más eficaz para que los consumidores interpreten la presencia o la ausencia de nutrientes críticos". 

"No queremos prohibir la comercialización de ningún producto, solo queremos asegurarle al consumidor que le estamos brindando información concisa y precisa", aclaró Moreau. 

A su turno, la oficialista Liliana Schwindt, planteó que la sanción de la iniciativa será un "hito" no solo para los consumidores y usuarios, sino también para la producción alimentaria en la Argentina.  

Es que, según argumento, "le permite orientarse hacia una producción saludable, sin incurrir en mayores costos", al tiempo que potenciará su inserción en los mercados de consumo.  

A su turno, la radical Brenda Austin reconoció "la dificultad que representa al tratar el tema en el contexto de pobreza que tiene que ver con casi uno de cada dos chicos viviendo en la pobreza, y tratar de cambiar los hábitos alimentarios". 

En este sentido, la cordobesa destacó que la ley establece que el Estado al momento de llevar adelante la compra de los bolsones alimentarios, de programas alimentarios o la provisión en las escuelas para comedores escolares "deberá priorizar aquellos productos que no tengan etiquetado de advertencia". 

Asimismo, la radical planteó que es una iniciativa que "busca dar paso a una transformación en los hábitos alimentarios para hacerlos más saludables". En este sentido, remarcó: "Demás está decir que la etiqueta actual es absolutamente insuficiente: apenas un tercio de las personas las leen y la mitad de los que la leen las entienden, no es posible ampararse en tener un alimento en base a ignorar, a esconder lo que estos productos tienen". 

Y remató: "Esta experiencia ha sido virtuosa en muchos países de la región con normativas muy similares a la que está aprobando Argentina".

Más allá de que se da por descontado que la iniciativa se convertirá en ley en el transcurso de la sesión, se espera un extenso debate. Es que, al dictamen girado desde el Senado 

Entre ellos, el del tucumano del Frente de Todos Pablo Yedlin (que dejó en claro que su rechazo no tiene que ver con que proviene de una provincia azucarera, sino con ciertos tecnicismos del proyecto) y el de la diputada del PRO, Carmen Polledo, que propone un modelo similar al que rige en países europeos. Ambos diputados coincidieron en solicitar mayores plazos de adecuación, sobre todo para las pymes, además de "armonizar" con el Mercosur en cuanto a su reglamentación y rever los límites de nutrientes fijados por la Organización Panamericana de Salud.En tanto, el también diputado del PRO, Alejandro García, emitió un dictamen de rechazo a la iniciativa.

Amnistía fiscal

En la maratónica sesión de hoy, Diputados también apunta a darle media sanción y dejar lista para tratar en el Senado el proyecto que presentó presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que busca condonar las deudas de entidades sin fines de lucro, mipymes y pequeños contribuyentes.

El perdón será para aquellos endeudamientos que no superen los $ 100.000 al 31 de agosto de este año. Además, el texto que fue dictaminado en la tarde de ayer propone una ampliación de la última moratoria. La primera cuota se pagaría 30 días después de reglamentada la ley y no dos días después de las elecciones del 14 de noviembre.

Se trata de la primera sesión 100% presencial en el marco de la pandemia de Covid-19.

El objetivo de la iniciativa es fortalecer "la reactivación económica y dar una señal clara para la salida de la pandemia". En este sentido, el autor del proyecto aseguró que "se busca favorecer a la mayor cantidad de los contribuyentes más afectados con el menor costo fiscal posible, principalmente clubes de barrio, bibliotecas, cuarteles de bomberos, ONGs y sociedades de fomento".

El texto establece la condonación de deudas para entidades sin fines de lucro y mipymes (autónomos y monotributistas) con deudas inferiores a $ 100.000 vencidas hasta el 31 de agosto de este año.

A pedido de Juntos por el Cambio, el proyecto incluye, además, un reconocimiento para el contribuyente cumplidor: se le dará un crédito que podrá usar para pagar impuestos hacia adelante. Asimismo, también fue a pedido de la oposición que se contemplara a los monotributistas en el proyecto. La iniciativa de Massa los dejaba afuera. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios