Asistencia del Estado

¿Habrá IFE 4, bono extra de $ 15.000 o aumento de planes? Qué se sabe ahora

Desde el Gobierno apuntan a medidas focalizadas, sin embargo, existen visiones encontradas sobre la vuelta del bono de $ 10.000 para este año

Ante el azote de la segunda ola de COVID-19 en la Argentina, con mayo como el mes con los peores números desde el comienzo de la pandemia, el Gobierno continúa con su extensa batería de medidas para cubrir a los sectores más vulnerables.

En este marco, y tal como resaltó el ministro de Desarrollo Social; Daniel Arroyo, en los últimos cuatros meses se pusieron en marcha ciertas medidas que apuntan a asistir a sectores específicos: la entrega del bono de 15.000 para ciertos titulares de beneficios previsionales del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la ampliación del Programa de Recuperación Productiva II (REPRO II), la suba del salario mínimo en siete tramos a partir de abril y la ampliación de la Tarjeta Alimentar para cubrir a 2,1 millones de individuos más.

De esta forma, el Gobierno opera una variedad de asistencias focalizadas de la mano de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), conducida por Fernanda Raverta, y de la cartera de Arroyo.

Sin embargo, ciertos sectores del oficialismo abogan por la vuelta de una asistencia masiva para quién lo precise, tal como fue el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) durante el 2020, un bono de $ 10.000 que el Gobierno pagó a casi 9 millones de argentinos durante tres meses.

Se trata de La Cámpora, con Máximo Kirchner a la cabeza, desde dónde apuntan a un nuevo bono de unos $ 7.000, el cual estaría orientado específicamente a los sectores más golpeados por la suba de precios de los alimentos y a quienes encuentran dificultades para conseguir un nuevo empleo.

Frente a este panorama, Arroyo aseguró que desde su cartera se evalúan "todas las alternativas" frente a la situación "crítica".

"No hay ninguna medida que esté descartada, el IFE llegó a 9 millones de personas que se dividen en 3 realidades muy distintas", reveló. Estas son: 2 millones de individuos que lograron "reconstruirse en el trabajo", 3 millones que "la tienen complicada, pero que la van llevando", tal como manifestó el funcionario, y otros 3 millones que "realmente están observando muchas dificultades" como, por ejemplo, los trabajadores de casa particulares relacionados a la jardinería o al mantenimiento del hogar.

"Hay mucha gente que requiere apoyo, que hace changas y está complicado, muchos comercios y el tema del transporte público limita mucho", dijo Arroyo.

No obstante, tanto las palabras del titular de Desarrollo Social como las aspiraciones de La Cámpora recibieron esta semana un fuerte revés con las declaraciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quién aseguró que la vuelta del IFE no se "tiene en cuenta" de parte del Gabinete.

"Hay que pensar cuál era la situación fáctica cuando tuvimos el IFE: no pasaba ni una bicicleta por la calle", manifestó el titular de Trabajo, quién insistió en el hecho de que ciertos sectores, como la industria manufacturera y la construcción, "están generando empleo, la actividad sigue funcionando, más allá de que hubo restricciones, y a esos sectores críticos los estamos asistiendo. La situación fáctica es distinta".

Tanto el ministro de Economía, Martín Guzmán, como el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ya habían expresado su desacuerdo con la vuelta del IFE, insistiendo con que la asistencia focalizada resulta una herramienta más eficiente para paliar los efectos económicos de la segunda ola en los sectores más vulnerables.

Consultado ante la posible entrega de un nuevo IFE en abril, Cafiero resaltó que "hay otro paquete de medidas más focalizado", mientras que Guzmán insistió con que "esa no es la idea".

Cada entrega del bono de $ 10.000 durante el 2020 implicó al Estado un gasto fiscal de $ 89.000 millones por mes, un monto insostenible para las cuentas públicas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios