EN CARRERA

Gerardo Morales, el radical que toma impulso para ser candidato a presidente en 2023

El gobernador jujeño obtuvo un amplio triunfo en las elecciones legislativas de la provincia. En 2023 se le termina el mandato y ya avisó que quiere ser una figura central en el armado de Juntos por el Cambio.

Gerardo Morales tiene 61 años y una carrera política muy cargada. Ocupó cargos legislativos y ejecutivos, presidió su partido, se postuló incontables veces a elecciones, gobierna su provincia desde 2015 y tiene una convicción: quiere ser protagonista de Juntos por el Cambio en 2023. Y ese protagonismo incluye la voluntad de ser Presidente.

Sus ambiciones tuvieron ayer un fuerte espaldarazo. El Frente Cambia Jujuy logró un amplio triunfo en las elecciones legislativas provinciales, con el 41,7% de los votos. En segundo lugar se ubicó el Frente de Todos, con el 13,4%. Si se suma la lista del vicegobernador, el apoyo a Morales llegó al 48,9%, contra un 30,5% que suman las cinco listas peronistas que fueron divididas.

Este triunfo es más resonante si se contextualiza la preferencia histórica de la provincia: entre 1983 y 2015 fue gobernada por el peronismo, hasta que Morales cortó la hegemonía. Contador y militante de Franja Morada en su juventud, ocupó diversos cargos locales y nacionales.

A nivel legislativo, fue diputado provincial entre 1989 y 2000 y senador nacional entre 2001 y 2015. Durante el gobierno de Fernando De la Rúa fue brevemente secretario de Desarrollo Social, en reemplazo de Cecilia Felgueras. El ministro del área era Juan Pablo Cafiero, padre del actual jefe de Gabinete.

Antes de imponerse como gobernador se había postulado tres veces, en 1995, 1999 y 2003. En las primeras dos ocasiones fue el más votado, pero no accedió a la gobernación ya que regía la ley de doble voto simultáneo, más conocida como ley de lemas.

Durante sus años en el Senado tuvo que lidiar con un escenario muy cuesta arriba para la UCR: luego de la salida abrupta del gobierno fueron años de magros resultados para el partido. Además, el kirchnerismo logró apoyos electorales y acuerdos políticos que posibilitaron tener mayorías en ambas cámaras, especialmente en el Senado. En esa época, su gran compañero de ruta fue Ernesto Sanz, mientras muchos de sus correligionarios se transformaban en "radicales K".

En ese contexto es que fue candidato a vicepresidente en 2007. Acompañó en la fórmula a Roberto Lavagna, y fue la primera vez en la que la UCR llevaba a un no afiliado como candidato. Morales era el presidente del partido, cargo que ocupó entre 2006 y 2009. Y que pretende retomar a fin de año, cuando concluya el ciclo de Alfredo Cornejo.

Gerardo Morales: "Una cosa es gobernar Buenos Aires y otra la Argentina, ya nos pasó con De la Rúa y con Macri"

Más de una vez Morales ha sido llamado "el más peronista de los radicales". Ya sea por pertenecer a una provincia con fuerte impronta peronista o por su fuerte estilo de conducción, no hay dudas de que es un político pragmático. Así fue que, luego de tantos intentos, logró su gran sueño político, la gobernación de Jujuy. Para ello contó con el apoyo del Frente Renovador de Sergio Massa, el PRO, el GEN y el Partido Socialista, entre varios partidos.

En ese 2015, Morales fue el dirigente radical de peso que más se opuso a la conformación de Cambiemos. Proponía, en cambio, un espacio opositor que incluyera a Massa en las primarias y criticaba a Mauricio Macri.

Durante la convención de Gualeguaychú, en la que la UCR selló su acuerdo con el PRO, Morales dio un fuerte discurso en el que sostuvo que "en Jujuy necesitamos un acuerdo amplio con el Frente Renovador, como también necesitamos al Pro. Pero me niego a que lo que hoy se intenta resolver sea un acuerdo solo con el Pro porque el señor Mauricio Macri se opone a un acuerdo amplio. Me niego a eso porque lo que está en juego en esta definición es la soberanía política de la Unión Cívica Radical. Me niego a que tengamos que aceptar las decisiones de otra fuerza política que no nos respeta".

Pocos meses después, sin embargo, Morales sería uno de los gobernadores más cercanos a Macri. Uno de sus correligionarios recuerda con ironía que en su provincia no hubo un trato especial, mientras que "en Jujuy sí, pusieron plata fresca por afuera de la coparticipación. Gerardo había sido uno de los opositores a la conformación de Cambiemos. Pero bueno, él no tiene la culpa de que cambien los oficialismos".

En la misma tónica, cuando fue reelecto como gobernador y Alberto Fernández llegó a la Casa Rosada, Morales se ocupó de tener un trato cercano y cordial. Evitó cualquier tipo de confrontación y acompañó al gobierno nacional desde el inicio. De hecho, fue uno de los cinco gobernadores que acompañó al presidente en la decisión de la cuarentena inicial, en marzo de 2020.

Martín Lousteau y Facundo Manes, dos de los dirigentes con mayor proyección electoral del radicalismo en el AMBA, viajaron ayer a Jujuy para acompañar a Morales en su triunfo electoral. El gobernador jujeño promueve a ambos para que se postulen este año y está convencido de que la UCR puede modificar la relación de fuerzas internas con el PRO.

Como Carlos Menem y Néstor Kichner, Morales quiere llegar a la presidencia luego de gobernar una provincia chica por su población y alejada de la ciudad de Buenos Aires. Mientras se discuten las listas de diputados nacionales en Juntos por el Cambio y se debaten distintas proyecciones, ya hay alguien que se anota en la carrera presidencial desde el norte

Tags relacionados

Comentarios

  • B

    benedic

    29/06/21

    para el GORILAJE ODIADOR , DESESPERADO , LES LLEGO EL "CANDIDATO" G MORALES UN REPRESOR DE AQUELLOS, TIENE TODA SU FAMILIA EN LA JUSTICIA MOVIENDO LOS HILOS, SE LO ENSEÑO MACRI ESO LA GRAN MAYORIA DE LA JUSTICIA COMPRADA. AHORA DESDES DE LOS AFANOS MACRI PARA SALVARSE DE LA CANA Y MORALES PARA CUMPLIR CON VIDELA, VON VERNICH Y OTROS ASESINOS

    0
    0
    Responder