FMI: Cristina Kirchner todavía no habló y en la Casa Rosada minimizan ese gesto

La Vicepresidenta todavía no opinó del acuerdo con el FMI. Las razones detrás del hermetismo K en torno al principio de entendimiento con el organismo multilareral. ¿Cuándo le avisaron a CFK que se cerraría?

Desde el momento mismo de la revelación que el FMI y el gobierno argentino habían alcanzado un entendimiento, hay un "elefante en la habitación": el atronador silencio, valga el oxímoron, de Cristina Fernández de Kirchner. Pasadas 48 horas desde la conferencia de Martín Guzmán, en la que el ministro eludió responder sobre la postura de la Vicepresidenta, el hermetismo K volvió a la orden del día.

Acuerdo con el Fondo: cómo se enteró Cristina Kirchner y su llamativo silencio

Desde la Casa Rosada minimizan que Cristina Kirchner se haya guardado: "Fue el mejor acuerdo posible, entiende que no había otra", repiten lo mismo que dijo Alberto Fernández al calificar el entendimiento con el Fondo. Por otro lado, celebran al menos que se haya llamado a silencio en lugar de escribir (al menos por ahora) otra carta explosiva como aquella de los funcionarios que no funcionan.

Hay otra misiva muy presente en los despachos oficiales y no es esa, sino una de noviembre. "La lapicera no la tiene Cristina... siempre la tuvo, la tiene y la tendrá el Presidente de la Nación", se desentendió del entonces aspiracional acuerdo con el FMI.

Cristina Kirchner sobre el acuerdo con el FMI: "La lapicera la tiene el Presidente"

La ex mandataria abrió el paraguas: por un lado, el kirchnerismo siempre se jactó de pagar las deudas (el momento culmine fue el de Néstor Kirchner) pero, por el otro, apuntó contra la supuesta legalidad del préstamo stand by que Christine Lagarde le otorgó a Mauricio Macri. Un acuerdo, incluso "el mejor posible" en un escenario negativo, termina validando aquella ayuda del FMI a Cambiemos, a ojos del cristinismo.

"Cristina quería que el Fondo pagara un costo", es el análisis en el albertismo. Esa misma lógica llevó Santiago Cafiero a su cita con su colega norteamericano Antony Blinken. Ahí era más fácil desentenderse de la "pesada herencia": ambos funcionarios se aclararon que la deuda había sido contraída en sus respectivas administraciones anteriores. El resultado de esa cumbre hoy fue revisitado. 

La foto oficial de Cafiero con Blinken en el Departamento de Estado

El operativo previo para dejar de demonizar la palabra default, si bien fue reproducida por voces cercanas al Instituto Patria, nunca fue motorizado por el núcleo duro cristinista. Contrario a su estilo, de explayarse al dar su visión, el gobernador bonaerense Axel Kicillof lanzó apenas tres tuits más con una crítica al macrimso que un explícito respaldo al acuerdo.

En público, los albertistas imitan a Guzmán: "El acuerdo con el FMI fue resultado del trabajo en equipo de todos", esquivó Juan Zabaleta, ministro de Desarrollo Social en Radio Con Vos . "Necesitábamos sacarnos esta mochila que nos dejó el macrismo", apuntó Gabriel Katopodis, al frente de Obras Públicas.

La carta de Cristina sumó incertidumbre entre empresarios: ¿cuál es la estrategia para negociar con el FMI?

El menos elíptico fue Luis D'Elía, que hace poco se reencontró con Fernández en Olivos. "Yo a Cristina la vi bancar el acuerdo de Néstor con el FMI, pagado íntegramente al Fondo. Es una persona muy racional que no va a hacer nada que afecte a los intereses del pueblo argentino", opinó.

CFK junto a la delegación argentina se reunieron con Dilma en Honduras

¿Hasta dónde estaba al tanto la Vicepresidenta del inminente acuerdo? En la Rosada hablan ahora de un llamado de Fernández dos días antes de la revelación. Justo Cristina Kirchner no estaba en el país: había viajado a Honduras en visita protocolar para la asunción de Xiomara Castro Sarmiento

Desde la comitiva, en cambio, como ya contó este diario, revelan un llamado con menor antelación con la letra chica, que fue el jueves al mediodía. Pasarían apenas unas pocas horas para que, frente al vencimiento del día siguiente de u$s 731 millones trascendiera que habría un acuerdo. 

Ironías del destino, en esa delegación estaba el senador Adolfo Rodríguez Saá, aquel que en su presidencia de una semana anunció en 2001 que la Argentina dejaría de pagar la deuda externa, en medio de los aplausos del Congreso.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios