Elecciones

El quórum del Senado, el gran objetivo de Juntos por el Cambio

Lo que parecía inalcanzable se transformó en posible para la principal coalición opositora: que el Frente de Todos no cuente con mayoría propia en el Senado. Cuáles son las provincias clave.

En la previa de las PASO, Patricia Bullrich lo había planteado como uno de los temas de agenda, aunque parecía demasiado ambicioso: si Juntos por el Cambio lograba un buen resultado, el Frente de Todos podía quedarse sin la mayoría en el Senado. Con el resultado de las primarias el tema volvió a instalarse, ya que parece estar en juego ese número. En los últimos días, la coalición opositora volvió a reforzar su estrategia para lograr los votos necesarios.

Más aún luego de lo que sucedió en la Cámara de Diputados el martes de la semana pasada. Juntos por el Cambio logró imponer su estrategia de no dar quórum con el argumento de que el oficialismo no había acordado los temas. Algunos ya imaginan algo similar en el Senado, con una Cristina Kirchner necesitada de bancas aliadas para sesionar.

"Estamos muy cerca de sacarle el quórum propio a Cristina Kirchner" planteó Horacio Rodríguez Larreta en su visita a Córdoba, y dejó bien claras las intenciones.

Son ocho las provincias que elegirán senadores en noviembre. El bloque oficialista cuenta con 41 senadores, por lo que tenía que perder cinco para no llegar al quórum. Si se repiten los resultados de las primarias perderá seis.

Para un lado u otro, algunas parecen definidas según lo que mostraron las primarias. En Mendoza, Corrientes y Córdoba, Juntos por el Cambio logró victorias contundentes y espera repetirlas. En la provincia del litoral el Frente de Todos perdería una banca, ya que en 2015 ganó dos. Otra perdería en Córdoba, ya que Carlos Caserio fue tercero debajo de la lista identificada con el gobernador Juan Schiaretti.

A contramano, el Frente de Todos aspira a mantener las únicas dos que ganó: Catamarca y Tucumán. En ambas también había ganado hace seis años, así que no habría cambios en la composición.

Las otras tres presentan hoy situaciones más parejas. Es difícil arriesgar un resultado en Santa Fe, que ha sido cuna de varias sorpresas. De hecho, la última fue el triunfo de Carolina Losada en la interna de Juntos por el Cambio, por encima del ex ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro y de Federico Angelini, candidato apoyado por Mauricio Macri y Patricia Bullrich. Si la coalición opositora confirma el triunfo le sacaría una banca al Frente de Todos, ya que hace seis años se impuso el actual gobernador Omar Perotti.

Las otras dos provincias presentan situaciones más cerradas. En La Pampa, Juntos por el Cambio se impuso por diez puntos de ventaja. Pero el peronismo, que gobierna desde 1983, aspira a darla vuelta, tal como hizo en 2017 luego de caer en las PASO.

La alianza opositora está poniendo allí todas las energías: ya viajaron Elisa Carrió y Miguel Pichetto y en los próximos días irán Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

Resulta muy simbólica esa elección. Los primeros candidatos, el radical Daniel Kroneberger y el peronista Daniel Bensusán, tienen virtualmente aseguradas sus bancas. Las que se disputan la otra son Victoria Huala y María Luz "Luchy" Alonso. La primera pertenece a la juventud PRO. La segunda es dirigente de La Cámpora, es secretaria administrativa del Senado y muy cercana a la vicepresidenta.

Por último, en Chubut Juntos por el Cambio logró otro triunfo impensado, con 13 puntos de ventaja ante el Frente de Todos. Sin embargo, desde el oficialismo apuntaban a bajar la tercera lista, referenciada en el gobernador Mariano Arcioni. Algo similar había logrado Juntos por el Cambio en La Rioja y Formosa en las listas de diputados, distritos en donde unificó la oferta tras las PASO.

Sin embargo, por el momento sigue adelante la lista que sacó justamente 13 puntos. El candidato es Federico Massoni, ministro de Seguridad provincial y dueño de un alto perfil. Ante los rumores de que existían presiones del gobierno nacional para que desista de su candidatura, Massoni sostuvo esta semana que "ahora desde Nación nos quieren dar órdenes. Nosotros somos de Chubut. Los únicos que nos pueden dar órdenes son los chubutenses". Además, prometió que "si me tengo que parar de manos ante Cristina, Larreta o Macri, lo voy a hacer".

Tags relacionados

Comentarios

  • HB

    Héctor bo

    09/10/21

    Me llama la atención la conducta del hijo de esta señora después del fracaso que sufrió en septiembre. Una reacción mas digna de un chiquilín caprichoso que algo esperable por parte de alguien que algunos pensaron que tenía estatura intelectual para presidir al país. Otra máscara que se cae

    1
    0
    Responder