EXCLUSIVO

El plan de Silvina Batakis para sumar dólares al BCRA vía Estados Unidos, China y Venezuela

La nueva ministra de Economía dio vía libre para negociar con Washington, Venezuela y China un mayor flujo comercial. Además, Daniel Scioli se reunió con Marc Stanley, el embajador de los Estados Unidos. Hoy Alberto Fernández almuerza con Evo Morales.

El plan económico de Silvina Batakis incluirá en el menú un esquema de pragmatismo diplomático a varias puntas avalado por Alberto Fernández y ajustado a una directiva presidencial de la coyuntura: traer dólares a la Argentina, ya sea desde China, Venezuela o los Estados Unidos. Todos valen. Lo importante es sumar divisas para engrosar las reservas del Banco Central.

Este fue el mensaje que instauró el Presidente, y que Batakis impuso con su nuevo plan económico y que varios ministros o funcionarios del Gobierno ayer mismo salieron a jugar fuerte.

"El mundo hoy está en desequilibrio. Y eso afecta a la Argentina. Es una situación inédita por el contexto de la guerra en Ucrania, pero la matriz estructural de la Argentina está intacta. Y queremos sostenerla, complejizarla, hacerla más productiva, generar puestos de trabajo y exportar más", sentenció la nueva ministra de Economía.

Desde esta óptica, el plan Batakis da luz verde a los ministros y embajadores para aumentar las exportaciones y traer dólares de donde sea. La directiva es exportar más.

Ayer, el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, se reunió con el embajador de Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley para dar muestra de ese pragmatismo. Luego de una hora de charla reservada acordaron potenciar el flujo comercial entre ambos países. Esto incluyó el reclamo del Gobierno a Washington para que haya una apertura del biodiesel, el acero y el aluminio de Argentina, cuyo ingreso está limitado desde la era Donald Trump.

El embajador Stanley escribió en su cuenta de Twitter: "Esperamos continuar trabajando junto a Argentina para crear nuevos mercados y oportunidades de desarrollo económico y afianzar una relación sólida, confiable y duradera entre nuestros países".

Por su parte, Scioli explicó a El Cronista que la reunión con el embajador Stanley fue "muy positiva" y destacó que la idea es potenciar al máximo el comercio bilateral. El ministro de Desarrollo Productivo le comentó a Stanley el modelo que aplicó en Brasil cuando fue embajador hasta hace poco tiempo. "Destrabando las cosas se logra más equilibrio en la balanza comercial", dijo Scioli.

De esta manera, el Gobierno busca avanzar en el reclamo a Washington para que levante las barreras arancelarias en el biodiesel, el acero y el aluminio. "La matriz energética y de alimentos de la Argentina es potente y servirá mucho a Estados Unidos en este contexto mundial de guerra", acotó Scioli, que calificó de "estratégica" la alianza con Washington.

Parte de este esquema desplegará el propio Alberto Fernández en su visita a Joe Biden programada para el 25 de julio en el Salón Oval de la Casa Blanca. El embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, define los detalles de ese encuentro que incluirá el reclamo por apertura de productos argentinos hoy vedados en Estados Unidos.

VENEZUELA, BOLIVIA Y CHINA

En paralelo a todo este esquema de buenas relaciones con el FMI y con Estados Unidos que expuso Batakis en su plan económico, el Gobierno lleva adelante una diplomacia de pragmatismo con otros países que no precisamente son muy muy amigos de Washington. Por ejemplo, China, Bolivia y Venezuela.

Ayer, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, ofreció una "charla magistral" en Rosario invitado por la Corriente de la Militancia del Frente de Todos, que lidera el actual interventor de la AFI, Agustín Rossi.

En ese encuentro con Rossi y varios funcionarios del Gobierno y referentes del kirchnerismo duro, Evo Morales dijo que los problemas que transita la Argentina en términos económicos y sociales responde a "la acción de los gobiernos neoliberales" y planteó que el país "tiene mucho potencial" para salir adelante, como ya se demostró "en los tiempos de Néstor Kirchner".

Morales recordó el paso de Domingo Cavallo por el gobierno de Carlos Menem y Fernando De la Rúa para justificar su teoría. No sólo ello. También pidió a la Argentina aumentar las exportaciones con "aliados estratégicos bajo acuerdos de competitividad". Y puso como ejemplo a "China, Rusia, Indonesia e India", porque en esas naciones -fundamentó- "está el 40% de la población que habita el planeta".

Envalentonado con los aplausos de Rossi y de los referentes del kirchnerismo, el ex presidente de Bolivia y actual mano derecha del presidente Luis Arce, hoy al frente del país vecino, también instó a nacionalizar en Argentina las reservas de litio. "Si los gobiernos controlan directamente la explotación de este recurso natural los convertirá en potencias mundiales", aconsejó. Es el modelo estatista del litio que se aplicó en Bolivia.

Este mediodía Evo Morales almorzará con Alberto Fernández en la Casa Rosada. El ex mandatario boliviano podrá explicarle su plan de nacionalización del litio, el jefe de Estado argentino acercará posiciones con Bolivia por los acuerdos energéticos y le transmitirá su mensaje al presidente Arce para potenciar el comercio bilateral. El objetivo es el mismo: recaudar dólares de las exportaciones.

Silvina Batakis anunció su plan económico: todas las medidas y las definiciones clave

La necesidad es hereje (y ortodoxa), ¿o el problema era Martín Guzmán?

Entre los que aplaudieron a Evo Morales estaba también en Rosario el designado embajador argentino en Venezuela, Oscar Laborde, quien viajará la semana que viene a Caracas con la idea de estrechar allí los vínculos con el gobierno de Nicolás Maduro.

Según pudo saber El Cronista, el embajador Laborde tiene el mandato de Alberto Fernández y ahora también de Batakis de reflotar los niveles de comercio con Venezuela que está a niveles muy bajos. 

Actualmente hay una balanza global entre ambos países de unos 178 millones de dólares, aunque históricamente la Argentina y Venezuela tenían más de 1.000 millones de dólares de comercio bilateral. La mayor parte (85%) de este flujo consiste en exportaciones de Argentina a Caracas. La idea del Gobierno es potenciar el comercio en el área de alimentos y maquinaria agrícola sustancialmente.

Laborde también buscará potenciar el desarrollo agroindustrial en Venezuela con la venta de maquinaria agrícola, semillas y la capacitación técnica para aumentar los 3 millones de hectáreas cultivables que hoy casi están inutilizadas en Venezuela. Se estima que sólo 150.000 hectáreas se usan en la actualidad para el cultivo y hay una expectativa de comercio en maquinaria agrícola argentina de proyecciones de más de 1.500 millones de dólares. Una vez más, la directiva es traer dólares a la Argentina en lo inmediato.

Por otra parte, Batakis ya instruyó a la Secretaría de Asuntos Estratégicos que lidera Gustavo Béliz para acelerar los acuerdos que están frenados con China.

"La nueva ministra de Economía va a apoyar todo lo que tiene que ver con las relaciones de Argentina y China porque sabe que las obras e inversiones chinas implican más trabajo y desembolso de dólares", comentó ayer a El Cronista un funcionario del Gobierno que dialogó con Batakis sobre este tema en las últimas horas. Pragmatismo puro. 

La instrucción de la nueva ministra de Economía es avanzar en los 17 proyectos clave que sellaron Alberto Fernández y Xi Jinping en febrero pasado. El embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, quien tiene buena relación con Batakis por su alineamiento verticalista con Cristina Kirchner también apura desde China el entramado de acuerdos para que el Gobierno de Xi Jinping pueda desembolsar dólares cuanto antes. Los dólares de China se canalizan vía Swaps y obra pública. Es el mecanismo que usa Beijing para poner un pie en cada región del mundo que necesite sentar diplomacia y negocios.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios