Congreso

Presupuesto 2022: el oficialismo pateará para después de las elecciones el tratamiento del proyecto

Si bien un ala del Frente de Todos había difundido un cronograma del que se desprendía que el texto sería aprobado en Diputados antes de los comicios de medio término, desde el bloque le reconocieron a este diario que el debate quedará para más adelante.

El oficialismo pateará para después de las elecciones del 14 de noviembre el tratamiento del Presupuesto 2022 en el Congreso. Si bien un ala del oficialismo había difundido un cronograma del que se desprendía que el texto que presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán, sería aprobado en Diputados antes de los comicios de medio término, desde el bloque del Frente de Todos le reconocieron a El Cronista que el debate quedará para más adelante.

Esta semana se cumple un mes desde que Guzmán dejó en la Mesa de Entradas de la Cámara de Diputados el proyecto del Presupuesto que estima para el año próximo un crecimiento del PBI de 4%, una inflación según IPC de 33%, y dólar a diciembre a $ 131,1. Pese a que desde un ala del oficialismo hicieron trascender que a los pocos días de esa presentación, Guzmán se reuniría con diputados del oficialismo y con los jefes de las diferentes bancadas para avanzar con el tratamiento de la letra chica del proyecto antes de las elecciones, lo cierto es que, hasta ahora, el titular de la cartera de Economía sigue sin pisar el Palacio del Congreso.

A esto se le suma que el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, tampoco convocó al funcionario, ni a los integrantes de su equipo, para que presenten los principales lineamientos del proyecto que tiene cerca de 5000 páginas. El año pasado, por caso, a la semana de la presentación del Presupuesto 2021, Guzmán expuso ante los miembros de esa comisión.

En las últimas horas, y pese a que el oficialismo no lo reconoce formalmente, El Cronista pudo saber que el bloque oficialista pospondrá el tratamiento de la pauta presupuestaria 2022 para después de las elecciones del 14 de noviembre. Es decir,  con la conformación actual de la Cámara baja (los legisladores electos asumen el 10 de diciembre). La gran duda es si con el resultado de los comicios generales el Ministerio de Economía sufrirá modificaciones en su conducción y un eventual reemplazo de Guzmán.

Lo que es prácticamente un hecho es que el texto redactado por Guzmán, que fue enviado en medio de las renuncias presentadas por los ministros que responden a la vicepresidenta Cristina Kirchner, sufrirá modificaciones. El ala del Frente de Todos que apunta a que prime el gasto por sobre la prudencia fiscal meterá mano en la letra chica.

Fue el propio jefe de la bancada oficialista el que, apenas se conoció el proyecto, salió a cuestionarlo. "Uno no puede actuar en base, simplemente, a cuentas matemáticas y diferentes situaciones sino que tiene que ver también cómo eso impacta en la realidad y en el día a día de nuestra gente y la mayoría", dijo Kirchner en una entrevista radial al ser consultado sobre la baja en los subsidios a las tarifas que prevé el Presupuesto.

Además, desde el propio entorno del diputado le confirmaron a este medio que "se está conversando con todos para tener un presupuesto robusto" y que "seguro habrá modificaciones, como todos los años".

críticas

El proyecto de Guzmán no solo recibió críticas por parte de los propios. Diputados de la oposición también cuestionaron la letra chica de la iniciativa que deberá sancionarse antes de fin de año.

Por caso, desde la bancada radical lo tildaron de "profundamente deficitario". Asimismo, advirtieron que el texto da por descontado que el Ejecutivo llegaría a un acuerdo con el FMI. De no ocurrir, "habría que reorganizar el presupuesto" y señalaron que el presupuesto tampoco contempla bonos para jubilados y da por hecho que habrá una baja en los subsidios a las tarifas, cuando esta ya fue rechazada por el jefe de la bancada oficialista Máximo Kirchner el fin de semana.

En tanto, el diputado de Consenso Federal, Jorge Sarghini, el texto subestima la inflación del año que viene, incluye una lectura incorrecta sobre el estancamiento macroeconómico y carece de consistencia. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios