Convergencia

El dólar no entra a Precios Justos: cuál es la apuesta del Gobierno

Se descarta cualquier movimiento brusco, pero no se hizo ningún compromiso explícito o tácito para que el tipo de cambio oficial avance al 4% mensual durante el próximo trimestre.

El esquema de Precios Justos ya involucra a las firmas de consumo masivo, a los supermercados y a las petroleras y comenzará a sumar a los fabricantes de insumos difundidos para alinear los precios de las cadenas productivas. Pero hay una variable que no forma parte de las conversaciones para moderar la inflación: el precio del dólar

El Gobierno descarta cualquier movimiento brusco, pero no hizo ningún compromiso explícito o tácito para que el tipo de cambio oficial avance al 4% mensual durante el próximo trimestre.

Metas con el FMI: el dólar soja cierra 2022, cuáles son los factores que condicionan 2023

Alerta por la sequía y el doble efecto negativo en reservas: por qué se gastan más dólares

Así lo confirmaron fuentes oficiales que negocian los acuerdos de precios, otras del Banco Central y también referentes de las cadenas productivas involucradas en las tratativas. El Gobierno se comprometió a liberar importaciones y divisas a las compañías que ingresen a Precios Justos, pero no garantizó ninguna ancla cambiaria. Como el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) supone que el peso no se aprecie, el Ejecutivo hará equilibrio entre las microdevaluaciones y su impacto en la inflación.

El ritmo de devaluación

El Banco Central no recibió ninguna directiva para acomodar el ritmo de devaluación del peso al 4%. "Alguna presión va a haber, pero no lo han mencionado", dijo una fuente de la entidad que preside Miguel Pesce. El BCRA sostiene que tiene los dólares para garantizar las importaciones de las firmas de consumo que entren a Precios Justos: el sector no es un gran demandante de divisas; importa u$s 2500 millones por año.

Naftas: el esquema de aumentos hasta marzo, acceso a dólares y la variable que no se toca

SIRA para importaciones, con una ventana especial: cuáles son las condiciones y los sectores

La variación del dólar será clave para la formación de precios de estos tres meses en los que el Gobierno espera que las empresas de consumo masivo, las petroleras y, próximamente, las industrias de insumos difundidos moderen el ritmo de los aumentos. El precio de la divisa es una variables determinantes en cualquier plan de estabilización. Impacta en los costos de los insumos y bienes terminados importados y también en aquellos commodities, como los hidrocarburos.

Miguel Pesce, presidente del BCRA, administra la devaluación algunas décimas por encima del IPC.

Fuentes de empresas petroleras y de la secretaría de Comercio confirmaron a El Cronista que el acuerdo que firmaron este lunes el ministro de Economía, Sergio Massa, los secretarios Matías Tombolini y Flavia Royón y las grandes compañías no menciona la evolución del tipo de cambio, aunque sí el acceso a las divisas y una reducción de derechos de importación para gasoil. Las compañías privadas de hidrocarburos querían una garantía de que el dólar no subirá más que el 4%.

En una entrevista con El Cronista, Hernán Letcher, director del CEPA y referente económico del kirchnerismo, afirmó que el dólar oficial y los combustibles subieron al mismo paso entre enero y octubre: 52,1 el tipo de cambio y 52,9% las naftas. En noviembre, los combustibles subieron, en promedio, otros seis puntos, y el dólar oficial acumula un 6,2% de avance.

Tanto Massa como Pesce dan señales de que no habrá un salto en el tipo de cambio. El Banco Central buscó, en los últimos meses, recuperar algunas décimas en el ritmo devaluatorio, pero sin cambios bruscos. Ese 6,2% de suba del dólar mayorista en el último mes contrasta con una inflación que, en distintos despachos oficiales, esperan que sea inferior al 6%.

Sin embargo, la autoridad monetaria sostiene que el tipo de cambio sigue siendo competitivo. "Las exportaciones industriales están en niveles récord", argumentan.

inflación a la baja, Tasa real positiva

Internas aparte, las esquinas del Frente de Todos coinciden en que las empresas tienen amplios márgenes de rentabilidad y espaldas para acomodar los precios al 4% mensual sin grandes esfuerzos. Letcher también enumeró otras variables que suben menos que la inflación entre enero y octubre. 

Con un IPC que acumula 76,6%, el contado con liqui avanzaba 52,1%, las tarifas, 66,3% y los salarios, 71%. Los precios aumentaron por encima de los costos. El diagnóstico es similar al de Tombolini, que cree que el 4% de sendero está en línea con el incremento de insumos de los últimos meses y el esperado.

Ese "cinco coma algo" de inflación prevista para noviembre -los funcionarios más optimistas lo ven debajo del 5,5%- le permitirá al Banco Central mostrar tasas reales positivas sin subirlas. La tasa de política monetaria y la de plazos fijos se mantendrían en 75% anual, o 6,25% mensual. El dólar, si no hay algún volantazo, seguiría el sendero fijado para que recupere algunas décimas por encima del IPC.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.