COMERCIO EXTERIOR

El intercambio comercial con Brasil creció 70% en abril y cerró con un déficit acotado

Mientras las exportaciones subieron 52%, las importaciones lo hicieron al 88%, desde una base de comparación muy baja con igual mes de 2020.

Hay varias formas de leer los datos de comercio exterior entre Argentina y Brasil, las dos mayores economías del Mercosur, en actual pulseada ante los intentos de algunos socios de flexibilizar el bloque y definir una nueva estrategia de apertura. 

Hoy se conocieron los datos de abril, que arrojaron un saldo negativo de la balanza  comercial para la Argentina, de u$s 72 millones, tras contabilizar exportaciones por u$s 825 millones e importaciones que treparon a u$s 897 millones.

El resultado del intercambio entre ambos países fue dado a conocer por la Secretaría Especial de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales del Ministerio de Economía de Brasil, que resaltó la recuperación de la economía y el comercio exterior de ese país.

Pero el dato relevante es que mientras que las exportaciones argentinas crecieron 51,9%, las compras al vecino país se dispararon nada menos que 88%. 

Hay que recordar en este punto que se parte de una base de comparación muy baja, dado que en abril de 2020 el comercio mundial estaba muy afectado por la nueva pandemia y el intercambio regional, virtualmente paralizado.

Así, surge que el intercambio comercial, esto es exportaciones más importaciones,  se incrementó en abril casi 70% en relación al mismo mes de 2020.

Por el salto de las importaciones, el superávit comercial cayó a u$s 400 millones en marzo

Hecha esta aclaración, un aspecto a considerar es que el déficit de la balanza comercial terminó el mes en u$s 72 millones, mientras que en marzo había mostrado un balance negativo de u$s 178 millones, luego de un primer bimestre con superávit a favor de Argentina.

Aun así, el acumulado del primer cuatrimestre del año exhibió números en rojo con el principal socio comercial, aunque bastante cercanos al equilibrio. Las exportaciones llegaron a u$s 3459 millones, en tanto que las importaciones totalizaron u$s 3506 millones, con un déficit de la balanza comercial de u$s 47 millones.

La luz amarilla, en todo caso, es que en el período enero-abril, y más allá de las implicancias de la pandemia el año pasado, lo cierto es que las exportaciones crecieron a un ritmo del 22,9%, mientras que las importaciones lo hicieron al 32,7%, diez puntos porcentuales de diferencia.

En el período enero-abril las exportaciones crecieron a un ritmo del 22,9%, mientras que las importaciones lo hicieron al 32,7%, diez puntos porcentuales de diferencia

Esto es un escenario de administración del comercio por parte del Gobierno nacional, que ha "pisado" muchas importaciones en estos meses, necesarias como insumos o bienes de capital para la industria nacional, pero atendiendo a la resguardo de un bien superior como es la escasa disponibilidad de divisas.

En cuanto a los bienes exportados se mantiene la absoluta relevancia de Brasil para el mercado de automotores y sus derivados. 

Así, las exportaciones de vehículos de pasajeros trepó 827,5% interanual, vehículos pesados para transporte de mercadería el 187%, autopartes y componentes (1230%) y motores de pistón y sus partes (323%). En contraste, las exportaciones de trigo cayeron 22,5%.

El mayor incremento en importaciones, en tanto, estuvo concentrado en vehículos de pasajeros, mineral de hierro, acero y formas primarias de hierro, productos laminados de acero y autopartes.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios