Cumbre Alberto-Cristina tras la derrota: de qué hablaron, acuerdos y diferencias

Conversaron ayer a solas y por varias horas en Olivos. La estrategia electoral de cara a noviembre, las razones del traspié en las PASO, nuevas medidas y cambios en el gabinete, los ejes centrales de la agenda oficialista

Para muchos era el diálogo esperado y necesario para comenzar a ordenar la hecatombe electoral que dejó el resultado del domingo puertas adentro del Frente de Todos. En la tardecita soleada del lunes y por casi tres horas, el presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Kirchner se reunieron a solas en la residencia de Olivos para analizar en profundidad la derrota en las PASO y articular un entendimiento mínimo para encarar la estrategia oficialista de cara a las legislativas de noviembre.

El encuentro se produjo en medio del creciente fuego amigo que se instaló en el seno del Frente de Todos apenas conocidos los resultados del domingo. Desde la multiplicación de voces del mundo kirchnerista exigiendo el desplazamiento urgente de varios miembros del gabinete, pasando por reclamos aireados de intendentes y gobernadores por medidas urgentes para atender a los sectores más golpeados por la crisis de la economía y hasta la crítica unánime por el perfil del tono y el mensaje de la campaña oficialista. 

Los pases de factura y los planteos por una reacción rápida para recuperar terreno electoral dominaron la escena interna oficialista de los últimos tres días.

Sobre ese telón de fondo tuvo lugar la charla entre Alberto y Cristina. El encuentro fue confirmado a El Cronista por fuentes gubernamentales, que precisaron que la conversación se extendió por más de tres horas y culminó cerca de las 22:00 del martes. Incluso el Presidente modificó su agenda y suspendió un acto que tenía previsto ayer por la tarde para concentrarse de lleno en la conversación con su vice. En cambio, desde el entorno de Cristina evitaron todo tipo de comentarios sobre la existencia de la reunión y su contenido.

El diálogo fue a solas y, pese al silencio sobre los términos en que transitó la conversación, en algunos espacios del FdT especularon con un análisis en profundidad sobre los motivos de la derrota electoral del domingo y las posibilidades de poder revertir el resultado en las generales de noviembre.

En esa línea, las principales voces del oficialismo reclaman un acuerdo entre Alberto y Cristina sobre los ejes centrales de la estrategia para encarar los próximos dos meses de campaña electoral. "Hay que acordar una línea de acción y transitar todos hacia el mismo lado si queremos cambiar lo del domingo", analizó un importante referente del oficialismo consultado por este diario.

Por una parte, la atención de la principal dirigencia del FdT está centrada en los anuncios del paquete de medidas que promete lanzar mañana el Presidente, en la apuesta de asistir a los sectores más afectados por la pandemia y el deterioro de la economía y a la par apuntalar el crecimiento de la actividad en los dos meses que restan para el 14 de noviembre. El contenido de ese paquete fue uno de los ejes de discusión dentro del Gobierno en las últimas horas y uno de los aspectos consultados con la primera línea del kirchnerismo, incluida la vicepresidenta.

El otro gran tema de debate interno se vincula a la creciente presión de La Cámpora por el recambio de varias de las figuras del gabinete de Fernández. Ahí los apuntados son el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía y Desarrollo Productivo, Martín Guzmán y Matías Kulfas. Sin embargo, el Presidente se resiste a atender el reclamo de "oxigenar" su equipo de colaboradores e insistió en ratificarlos.

Su posición, no obstante, choca de lleno con la actitud asumida por los gobernadores enrolados al kirchnerismo. Alicia Kirchner en Santa Cruz pidió ayer a todos sus colaboradores que presenten su renuncia y definirá en las próximas horas algunos cambios en ese entramado. 

Los ministros bonaerenses también pusieron a disposición de Kicillof su dimisión y el gobernador evaluará si avanza con modificaciones. "Ninguno es imprescindible y de considerarse necesario, se harán los cambios consecuentes. Nadie está atornillado o encaprichado con quedarse en un lugar o con un nombre propio", hizo trascender el mandatario provincial a través de sus voceros.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios