CRISIS EN LA ISLA

Cuba: de Patricia Bullrich a Fernanda Vallejos, todos opinaron sobre la respuesta de Alberto al conflicto en la isla

Ayer, el Presidente evitó pronunciarse sobre los reclamos masivos en Cuba. En cambio, pidió el levantamiento del bloqueo de los Estados Unidos. Amplio repudio de la oposición, desde Patricia Bullrich hasta Roberto Cachanosky y Baby Etchecopar

Luego de las protestas en Cuba, el presidente Alberto Fernández se refirió por primera vez a la situación de crisis más grande que sufre la nación caribeña desde hace 27 años, sobre la cual sostuvo que no conoce "exactamente la dimensión del problema".

El presidente de Cuba apunta contra Estados Unidos y las redes sociales por las protestas masivas en la isla

Fernández no se refirió a la marcha en sí y su consecuente represión, sino al bloqueo económico que los Estados Unidos mantiene sobre Cuba hace unos 60 años, una de las justificaciones del presidente Miguel Díaz-Canel sobre el agravamiento de la crisis económica del país en los últimos años.

Consultado sobre los hechos en Cuba en diálogo con Radio 10, Fernández calificó como "inhumano" el hecho de que los Estados Unidos mantenga el bloqueo ante la crisis sanitaria a raíz del Covid-19 que sufre el mundo entero: "No conozco exactamente la dimensión del problema en Cuba, lo que tengo claro, como dijo Manuel López Obrador (presidente de México), es que, si realmente nos preocupa lo que pasa, terminemos con los bloqueos", indicó el primer mandatario.

También se refirió al bloqueo que Venezuela sufre de parte de los Estados Unidos, sobre el cuál Fernández sostuvo que "le están haciendo un daño incalculable" a la nación que se encuentra bajo el régimen autoritario de Nicolás Maduro: "Si realmente nos preocupa tanto la vida de los venezolanos, terminemos con los bloqueos", insistió el presidente.

"No hay nada más inhumano en una pandemia que bloquear económicamente a un país", agregó Fernández, sumando su opinión sobre el conflicto que aqueja la relación entre Cuba y los Estados Unidos hace ya más de medio siglo.

Las protestas, iniciadas en el municipio de San Antonio de los Baños, se deben a razones básicas para la población: la presión que impone sobre ellos la creciente crisis económica, la mala gestión de la pandemia en el país, la falta de vacunas y la larga espera a la vacunación masiva con los inoculantes cubanos Soberana 02 y Abdala, la crisis energética reflejada en constantes cortes de luz y la escasez de alimentos e insumos médicos son las principales razones por las que Cuba salió a la calle en medio de un nuevo estallido social en América Latina.

Ante esto, el presidente Miguel Díaz-Canel, justificó la crisis en base al bloqueo norteamericano y a la pandemia e instó a la población cubana defensora del régimen a salir a las calles en respuesta a las movilizaciones: "No vamos a entregar la soberanía de nuestra patria", manifestó Díaz-Canel.

Frente a los reclamos del presidente cubano, Alberto Fernández se desligó de la situación al indicar que "son todas cosas que deben resolver los pueblos, no soy yo quien debe decir a los pueblos qué tienen que hacer".

Luego, se refirió nuevamente a la cuestión de Venezuela, proclamando que lo que "siempre ha planteado" sobre la nación de Maduro surge del objetivo de "favorecer la paz de los pueblos" y que estos se vuelquen al diálogo: "He acompañado los informes de Bachelet cuando fueron muy severos en cuanto a derechos humanos, pero eso no significa que pueda permitir la intervención de terceros países para resolver cómo debe ser el gobierno", agregó Fernández.

"No es ni la Argentina ni ningún país del mundo el que dice lo que tiene que hacer", concluyó el mandatario argentino, quién se contuvo de referirse a la represión llevada a cabo por las fuerzas de seguridad a cargo de Díaz-Canel.

Ante los dichos del presidente, miembros de la oposición salieron rápidamente al cruce, con Patricia Bullrich a la cabeza: "Que nuestro presidente diga que no está enterado, no sé, ¿ qué mira? ¿Disney Channel? ¿Su canciller no le comenta los problemas que hay en América Latina?", criticó la presidenta del PRO en diálogo con LN+.

Luego, en un tono más serio, denunció que Alberto Fernández "no se enteró que el régimen cubano se transformó en una dictadura, que persigue a homosexuales, a músicos", la cual -según ella- "mató la idea que tenían muchos de la revolución y la transformó en una dictadura".

"Si quiere defender a Cuba que lo diga, que sea claro; nosotros estamos en contra de la dictadura cubana y pedimos que se acabe este régimen de elecciones mentirosas", concluyó.

Por otro lado, Roberto Cachanosky le recordó a Fernández que la crisis de los balseros ocurrida en Cuba no fue efectuada por "turistas que se iban en bote porque perdieron el avión", sino que eran individuos que "escapaban hacia la libertad y muchos morían en el camino".

También el periodista Baby Etchecopar repudió al presidente en la columna editorial de su propio programa al recordar la historia del régimen cubano desde su perspectiva: "Que Alberto Fernández se entere que un señor llamado Fidel Castro fue un dictador y que el pueblo cubano estuvo sometido 60 años a la miseria y desesperación", aseveró Baby.

"Alberto, ¿no se enteró todavía, maestro? Eso es lo que le pasa hoy a Cuba. Se llevaron a gente secuestrada", concluyó.

Sin embargo, del otro lado del conflicto la diputada nacional por la Provincia de Buenos Aires del oficialismo, Fernanda Vallejos, se volcó a sus redes sociales para apoyar a Alberto Fernández: "Además de reivindicar nuestra tradición diplomática de no injerencia en los asuntos internos de otros países y respeto irrestricto del derecho de libre autodeterminación de los pueblos, lo único que tengo para decir es #EliminaElBloqueo", propuso Vallejos.

La esperanza de la desaparición del bloqueo económico de los Estados Unidos a Cuba tuvo su momento de esplendor en 2016, luego de que la visita de Barack Obama al país dejara a su población esperando que este "enterrara los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas".

Sin embargo, cuando Donald Trump asumió la presidencia de la economía más poderosa del mundo, todo plan se fue en picado: este limitó el turismo entre su país y Cuba -uno de los principales ingresos de la nación caribeña- cancelando los cruceros entre ambos países, también eliminó la posibilidad de que los cubanos viviendo en Estados Unidos enviaran dinero a sus familiares de vuelta en su país y volvió a posicionar a Cuba dentro de las naciones consideradas como auspiciantes del terrorismo de Estado.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios