Hay compromiso de las compañías, dicen

Precios Justos: Comercio apura a las empresas para que firmen y accedan a los dólares para importar

El seguimiento de precios muestra que las firmas de consumo y los supermercados acompañan el congelamiento y aumentan al 4% el resto de los productos. Las compañías quieren destrabar importaciones.

La mesa de Precios de la Secretaría de Comercio monitorea unos 28.000 ítems por día. Es la información pública que cargan los supermercados en el Sistema Electrónico de Precios (SEPA) y que se difunde en la web oficial de Precios Claros desde 2016. A pocos días del lanzamiento de Precios Justos, con congelamiento de más de 1800 productos incluido, y a dos semanas de que el Gobierno haya pedido alinear los incrementos a un ritmo de 4% mensual, fuentes oficiales destacan que el cumplimiento de las empresas es casi total. Solo el 0,5% de los productos suben por encima del umbral de tolerancia y, dicen en el Ejecutivo, son casos que se analizan y tienen justificaciones.

El Gobierno mostrará un fuerte superávit comercial en octubre para descomprimir presión para devaluar

Acuerdo de precios: el Gobierno va por la inflación de insumos clave y con fórmula atada a dólar

Fuentes del sector privado también indicaron que "el programa viene funcionando muy bien" y que el compromiso de las empresas es concreto. "La actitud de las empresas es de colaborar", coincidieron en Comercio. Hasta el momento, según fuentes de la Secretaría, hubo 107 empresas que entraron a Precios Justos y congelaron, en conjunto, 1879 productos. El próximo paso será "regionalizar": sumar proveedores locales en cada provincia, mientras el Gobierno espera que la oferta en mayoristas ayude a acomodar los precios de los comercios de proximidad.

Precios por dólares

Por ahora, la "zanahoria" de los dólares parece funcionar. Las empresas acordaron precios a cambio de acceder a las autorizaciones para importar y a las divisas para pagarlas sin tener que esperar los 180 días que indica el Sistema de Importaciones (SIRA) para el canal común. Comercio les prometió a las compañías que tendrán, por adelantado, los recursos necesarios para importar insumos y bienes de consumo terminados, como el atún o pañales. Pero esos números no figurarán en los contratos que debe firmar cada empresa con el Estado.

Ahora, Matías Tombolini apura a las compañías para que firmen los papeles y formalicen el compromiso. Sin eso, dicen en esa Secretaría, no podrán destrabar las divisas. "No podemos aprobar el programa de importaciones si no hay acuerdo de Precios Justos firmado", indicaron.

Todavía falta la cartelería, pero Precios Justos ya está en funcionamiento.

Una gran empresa confirmó que firmará y que espera saber "cómo piensa el Gobierno implementar el esquema de flexibilización de importaciones". Economía soltará las divisas en función de los datos que hayan cargado las empresas en los meses previos, en un Excel que antes servía a Industria y, ahora, a Comercio, para administrar las autorizaciones. La mesa del SIRA la integran Guillermo Michel, titular de la Aduana, con Tombolini, la AFIP y el Banco Central.

De las 107 compañías -entre fabricantes, supermercados y mayoristas- que ya dieron el "ok" por Precios Justos, 63 enviaron la documentación a Comercio para terminar las firmas, "en tres días hábiles", destacan las fuentes oficiales. En general, refieren, las empresas grandes y las multinacionales demoran más el papelerío, pero por cuestiones burocráticas. Una gran firma de consumo masivo confirmó a El Cronista que la documentación se encuentra, ahora, en estudio del departamento de Legales, pero aventuró que no habrá problemas.

la fórmula del 4%

Precios Justos es la gran apuesta del ministerio de Sergio Massa para quitarle inercia a una inflación que viaja a más del 6% mensual. Si bien tanto Massa como Tombolini afirman que es la macroeconomía y no la micro la que ayudará a frenar ese ritmo de indexación, buscan descomprimir con el programa la acelerada velocidad a la que se actualizan los alimentos y otros ítems de consumo masivo.

Y la actualización de 4% mensual que se les permite a las empresas para los casi 30.000 ítems sin precio congelado no es caprichosa, enfatizan las fuentes oficiales. La subsecretaria de Comercio Interior, Anastasia Daicich, llegó a ese número luego de haber analizado estructuras de costos, con importaciones, salarios, logística y otros. "Las empresas no se negaron, no es caprichoso", reforzaron en Comercio. Ya lo dijo Gabriel Rubinstein, secretario de Programación Económica y el más ortodoxo dentro del equipo del ministro: la rentabilidad de las compañías se encuentra en valores históricamente altos y los salarios avanzaron mucho menos. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.