FUEGO AMIGO

Arde la interna opositora y la gestión del triunfo se le complica a Juntos

Las disputas por el poder en la coalición opositora siguen escalando. Los cargos que están en juego y las tensiones que anticipan el 2023.

El pasado 14 de noviembre, Juntos por el Cambio logró una victoria contundente en todo el país. Se impuso en 14 distritos, incluidos los más poblados, y a nivel nacional le sacó casi dos millones de votos de diferencia al Frente de Todos. Sin embargo, en vez de fortalecer al espacio, precipitó diversas disputas por el reparto de poder.

Al optimismo generado por el resultado electoral se mezcla el apetito por el poder de varios dirigentes. Además, como no hubo un nombre propio excluyente que explique la victoria, son varios los que se atribuyen méritos y pretenden ocupar lugares preponderantes hacia el futuro.

Desde la salida del poder en 2019, casi todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de "ampliar la coalición" y de atraer a nuevas figuras. Así fue que en 2021 fueron candidatas personas que no habían estado antes: Facundo Manes, Carolina Losada y Martín Tetaz son algunos de los más relevantes.

Horacio Rodríguez Larreta, sobre el acuerdo con el Fondo: "Lo que sea bueno para los argentinos lo vamos a acompañar"

Pero esta ampliación genera a su vez posibles tensiones. De cara al recambio legislativo, un importante dirigente de Juntos por el Cambio se preguntaba "¿cómo van a convivir en Diputados Margarita Stolbizer y Fernando Iglesias, por ejemplo? Hay que tener mucha cintura en la conducción del espacio".

Esa cintura política fue la que le reconocieron a Mario Negri en el pasado. El diputado por Córdoba es titular del Interbloque desde 2015. Sin embargo, luego de ser derrotado en las PASO frente a Luis Juez, su cargo fue puesto en duda por el sector de Martín Lousteau.

Evolución lanzó una fuerte ofensiva contra Negri y a favor de Emiliano Yacobitti para presidir el bloque radical. El planteo era que alguien que había sido derrotado en las urnas no podía seguir en el cargo.

Mientras tanto, Negri logró los apoyos necesarios dentro de Diputados para continuar al frente de la bancada, lo que dejó en una disyuntiva al espacio de Evolución. Pueden aceptar la autoridad del cordobés, aunque amenazan con armar un nuevo bloque por separado. En ese caso podrían ser siete los bloques de Juntos por el Cambio integrados en el interbloque.

Lousteau vs. Carrió: sigue la tensión interna en Juntos por el Cambio

En el PRO también hubo cierta tensión por la conducción en esa cámara. Cristian Ritondo es el histórico líder, pero ese lugar fue puesto en duda por el sector de Patricia Bullrich. Se apuntaba a un posible liderazgo de uno de sus alfiles, Gerardo Milman. Sin embargo, Ritondo, aliado de María Eugenia Vidal, conservó el apoyo mayoritario de los diputados amarillos. La propia Bullrich desactivó rápidamente la jugada y apoyó a Ritondo.

En el Senado también hay puja por los espacios de poder. Carolina Losada fue propuesta para la vicepresidencia del cuerpo, cargo que ostenta Lousteau. Sería un nuevo jaque a Evolución luego de su avanzada de las últimas semanas. Sin ese lugar, el economista podría perder su lugar en la mesa nacional de Juntos por el Cambio, el espacio de debate de la coalición. 

En medio de las elecciones se sumaron muchos dirigentes y la mesa nacional se hizo muy numerosa, por lo que varios plantean dudas sobre cuál debe ser la composición. Los lugares de los presidentes de los partidos en la provincia de Buenos Aires o el de Vidal están puestos en duda.

El que quiere conservar su asistencia es Alfredo Cornejo, que dejará la presidencia de la UCR pero pretende presidir la bancada radical en el Senado. El mendocino surfea entre las corrientes radicales, una suerte de Corea del Centro entre Lousteau y Gerardo Morales.

Estos dos dirigentes son los que disputan la presidencia del partido, que se definirá en los próximos meses. Tal es el nivel de encono que cada hecho es aprovechado para esa pelea. 

El viernes se definió que Valeria Pavón será la nueva presidenta de la Juventud Radical. Cerca de Morales difundieron que es "un hecho histórico luego de casi dos décadas de conducción por parte del esquema de Evolución". Se trata de una dirigente correntina de 28 años, cercana al gobernador Gustavo Valdés, quien está más cerca de Morales que de Lousteau. Todo es leído en términos de esa pelea.

Mientras tanto, en el PRO también sienten las disputas. Los dardos de Elisa Carrió a Horacio Rodríguez Larreta la semana pasada se sintieron. El jefe de gobierno porteño se reunió con Bullrich para limar asperezas. Representan dos alas del partido, palomas y halcones, y quieren ser candidatos a la Casa Rosada en 2023. Preparan para mañana un encuentro y una foto de unidad, a modo de mensaje para bajar las tensiones.

En medio de esa disputa, Rodríguez Larreta sumó a su gabinete a Jorge Macri. No solo para retribuir que el ex intendente de Vicente López se haya bajado de la disputa contra Diego Santilli, sino también para sumar a un Macri a su armado, un apellido con especial peso simbólico para el ala dura del PRO.

Jorge, el flamante ministro de Gobierno porteño, dio una posible solución a estas disputas. Mientras era presentado, el jueves, pidió "posponer cualquier discusión de candidaturas por lo menos durante un año. Acabamos de salir de una elección, no es momento de discutir nombres". Sin embargo, todos siguen disputando el poder actual e imaginando candidaturas para 2023. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios