DIPUTADOS

Apuran dos leyes de Cristina que parecían olvidadas y preocupa su impacto fiscal

El bloque oficialista impulsa dos iniciativas que ya cuentan con media sanción del Senado pero que la oposición ya veía fuera de la agenda legislativa del año. Su efecto sobre las cuentas y el Presupuesto 2023

Diputados busca reflotar la agenda cristinista antes de fin de año. La intención de la bancada oficialista es convertir en ley la moratoria previsional impulsada por La Cámpora en el Senado, junto con el proyecto que crea un Fondo para pagar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que tiene como autor al senador Oscar Parrilli.

Los dos proyectos, que ya cuentan con la aprobación del Senado, parecían condenados al olvido. Pero en las últimas horas, según fuentes parlamentarias, la bancada del Frente de Todos parecería haber puesto un pie en el acelerador para que sean ley antes de que finalice la prórroga de sesiones ordinarias dictada por el Presidente Alberto Fernández.

Blanqueo para el FMI: el Senado demora el levantamiento del secreto bancario con modificaciones

Congreso: las leyes que no avanzarán en la Era Massa con el timón de Cecilia Morea

Por un lado, se encuentra la moratoria previsional que tiene como autores a los camporistas Anabel Fernández Sagasti y Mariano Recalde. Se trata de aquel proyecto que buscan facilitar la jubilación de cerca de 740.000 trabajadores próximos a cumplir la edad de retiro y que no cuentan con los 30 años de aportes que exige la ley para su acceso.

De acuerdo a los cálculos de los senadores de paladar negro, de sancionarse, la medida tendría un impacto fiscal, para el año que viene, del 0,3% del PIB. Un dato es que este gasto no está contemplado en el Presupuesto 2023 que la Cámara que preside Cristina Kirchner sancionó días atrás. E iría a contramano del ajuste fiscal que plasma el plan de gastos, en consonancia con el acuerdo con el FMI. 

¿Otro dato? Al momento de la redacción del proyecto, los camporistas no consultaron al ahora exministro de Economía, Martín Guzmán.

Según pudo saber El Cronista, los diputados de La Cámpora buscan que el texto se trate en comisión en los próximos días, para llevarlo al recinto en la que se prevé que será la última sesión del año, a mediados de diciembre.

Los diputados de Juntos por el Cambio, mientras tanto, buscan diferenciarse de lo que hicieron sus pares en el Senado, que votaron en forma dividida. Algunos se abstuvieron y otros votaron en contra. 

Es por eso que trabajan en su propio dictamen, que incluya un reconocimiento proporcional a los años de aporte. El objetivo es que en el recinto voten todos unidos.

 La moratoria previsional tendría un impacto del 0,3% del PIB en 2023.


QUÉ DICE LA MORATORIA PREVISIONAL

A grandes rasgos, el proyecto habilita a quienes estén próximos a cumplir los 60 (mujeres) o 65 años (hombres) paguen la deuda previsional en "Unidades de Cancelación de Aportes", equivalentes a un mes de servicios.

Para acceder al beneficio, los solicitantes deberán acordar un plan de pago con la Anses. Desde ese momento, recibirán una jubilación con el descuento del plan de pago acordado.

La segunda opción que propone la iniciativa es para aquellos que estén a menos de 10 años de llegar a la edad jubilatoria, que podrán empezar a cancelar sus deudas previsionales, para llegar a la edad de retiro sin pasivos por atender. Se estima que 552.000 mujeres y 327.000 varones están en condiciones de regularizar pasivos.

De acuerdo a los cálculos de los senadores, de sancionarse, la medida tendría un impacto fiscal, para el año que viene, del 0,3% del PIB, que no está contemplado en el Presupuesto 2023.


Fondo para pagarle al FMI

Otro de los proyectos que el oficialismo busca reflotar antes de fin de año es aquel que crea un fondo en dólares para afrontar la deuda de u$s 44.000 millones contraída durante el gobierno de Mauricio Macri.

El fondo se crearía a partir de un aporte que deberán hacer aquellas personas físicas y jurídicas que tengan bienes en el extranjero sin declarar. Este sería del 20% del total de lo no declarado. En el caso concretar la declaración pasados los seis meses de la entrada en vigencia de la ley, la alícuota subirá al 35%.

Ese texto también crea la figura de "colaborador" que, para su implementación, requiere de la sanción de una segunda ley, que levanta los secretos bursátil, bancario y fiscal. Este proyecto, que también tiene como autor a Parrilli, se frenó en el Senado. La letra chica del texto "riñe" con el Banco Central.

Juntos por el Cambio rechaza ambos proyectos, a los que considera un "blanqueo encubierto" y "una invitación nacional a un plan de delación". 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.