Entrevista a Martín Rapetti

Alerta por la dolarización: cuándo puede provocar "una híper-devaluación y estallido inflacionario"

El economista, especialista en planes de estabilización, publicó un detallado estudio sobre casos exitosos y otros no tanto en América Latina. Las claves para ganar la pelea contra la inflación, el peligro de la híper y el precio del dólar.

En esta noticia

Martín Rapetti, director de la consultora Equilibra, acaba de publicar una extensa investigación sobre los planes de estabilización que se implementaron en América Latina desde 1970, junto con los economistas Gabriel Palazzo y Joaquín Waldman. En diálogo con El Cronista, explica qué se requiere para bajar una inflación anual de tres dígitos y advierte sobre la dolarización que propone Javier Milei.

-Contaron 46 planes de estabilización en América Latina, pero solo 12 tuvieron éxito. ¿Por qué son necesarios y por qué suelen fallar?

-En la historia mundial, casi no se encuentran ejemplos de países que puedan crecer al menos cuatro años consecutivos con los niveles de inflación que tiene Argentina hoy. Para reducir la pobreza y generar empleo genuino, el principal antídoto es el crecimiento sostenido. Para eso, se necesita combatir la inflación actual y, para eso, se requiere un plan de estabilización. Con tasas de inflación del 8% anual, como discute hoy el mundo, se puede subir la tasa de interés, focalizar en la política monetaria. Pero con una inflación crónica, la economía se acomodó a convivir con ella y aparece la inercia: contratos indexados, la gente se acostumbró a que la inflación de los próximos meses tiende a parecerse a la del pasado...

Diana Mondino y el plan Milei para abrir el cepo: "Primero hay que hacer algo con las Leliq"

Empresarios inquietos por la dolarización de Milei y la caída de Bullrich: qué escenario anticipan

-Eso está dejando de pasar...

-Con la inflación crónica, cada tanto se produce algún shock que acelera la inflación. Con el shock, pasás del 3% mensual al 6% mensual. Y, con el siguiente, del 6 al 12%. Por eso se necesita un plan de estabilización.

-¿Por qué 34 de 46 planes fallaron?

-Hubo distintas razones. A veces, estaban destinados a fracasar, otros tuvieron mala suerte, como un shock internacional, o empieza a subir la tasa de interés internacional... Hay algunos mejor o peor diseñados. Pero lo más importante es el grado de desequilibrio del que parten. A veces, las sociedades no toleran el ajuste que debe hacerse, las correcciones necesarias para estabilizar.

-¿Estamos en ese punto en que no sería tolerable más ajuste?

-No. No es la economía de los 70 ni la de los 80. Lo que sí hay es una sociedad muy fatigada, que ha perdido condiciones de vida en los últimos 12 años, con una caída del salario real. Entonces, hay un enorme grado de fragmentación política, de descrédito, que hacen que la situación no sea fácil no desde lo económico, sino desde el consenso necesario. Esto requiere de un gran apoyo social para tener más chance de éxito.

El dólar-ancla

-Sostienen que es necesario equilibrar las cuentas fiscales y externas como paso previo al plan de estabilización. ¿Eso supondría un fuerte ajuste y una devaluación?

-La clave de la estabilización, en términos operativos, pasa por estabilizar el tipo de cambio, porque es el precio más relevante de la economía. Si frenás ese precio, casi inmediatamente frenás los precios que ajustan al tipo de cambio, los bienes transables, y los que no están enteramente gobernados por el tipo de cambio, como un corte de peluquería, termina estabilizando sus precios no atados al dólar. Si se logra estabilizar el precio del dólar de forma sostenible, ganás la batalla contra la inflación. Y la evidencia muestra que, para eso, es muy importante tener equilibrada la macroeconomía, no tener desequilibrios fiscales ni en las cuentas externas.

Para Rapetti, el precio del dólar determina el resto de los precios y es clave controlarlo.

-¿Ese equilibrio supondría un nuevo salto inflacionario antes del programa?

-Sí. Por eso hay muchos casos fallidos porque a veces hay desequilibrios fiscales o externos tan grandes que, al intentar estabilizar, no se puede. Creo que lo que va a pasar con Argentina es que, cuando se quiera estabilizar, antes de ver bajar la inflación, la vamos a ver subir. Creo que ya estamos ingresando en un terreno de inflación de dos dígitos antes de la estabilización.

-¿Los dos dígitos mensuales llegaron para quedarse por unos meses?

-No, para quedarse hasta que logres bajar la inflación.

Milei, dolarización e híper

-Y en este contexto de déficit fiscal, financiero y cuasifiscal que, sumados, rondan el 8% del PBI. ¿Hay un riesgo de hiperinflación?

-Una definición de hiperinflación es 50% mensual durante tres meses seguidos. Debería haber indexación mensual de salarios y alquileres y todavía no estamos ahí. Creo que estamos lejos, pero no la puedo descartar de ningún modo. Pero puede haber un salto cambiario muy fuerte. Por ejemplo, Javier Milei insiste con la dolarización y todo el mundo se pregunta con qué dólares lo va a hacer. Sin dólares, la única forma de hacerlo es con una híper devaluación. Y eso provocaría un estallido inflacionario muy fuerte.

-La convertibilidad como plan exitoso de estabilización, ¿no es un espejo de lo que propone Milei?

-La convertibilidad era más flexible que la dolarización, porque preservó la moneda. Y fue mucho más que un tipo de cambio fijo. La mayoría de los países que estabilizaron fijaron el tipo de cambio como ancla. Pero la convertibilidad significaba que el BCRA solo podía emitir pesos para comprar dólares. Anulaba al BCRA, lo convertía en una casa de conversión. Pero preservó la moneda. La economía logró rearmarse, luego de la crisis, partiendo de la moneda propia. La dolarización es no tener más moneda.

La dolarización que plantea Milei "no es viable en el corto plazo ni deseable", dijo Rapetti.

-¿De dónde podrían venir los dólares para dolarizar?

-Hago los números y no veo que Argentina tenga dólares para dolarizar. El BCRA debe dólares, tiene reservas netas negativas. Hay que conseguir dólares para que las reservas netas sean 0. Después, dólares para convertir los pasivos de la base monetaria, la deuda en pesos, más los pasivos remunerados que son las Leliq. A precios actuales, son como u$s 30.000 millones, que implican como u$s 90.000 millones a los precios actuales de la deuda argentina. Eso es lo que ya tiene el sector privado de deuda argentina. Para dolarizar, habría que pedirle a los inversores y organismos que, en sus carteras, dupliquen la tenencia de títulos que hoy tienen. Incluso con un optimismo tan brutal que haga que suban mucho los precios de los bonos, habría que emitir una gran cantidad de deuda. Por eso no lo veo viable en el corto plazo, y también creo que no es deseable.

Pasos para estabilizar

-¿Podría resumir los pasos de un programa de estabilización?

-El primer elemento es el acuerdo político, para darle credibilidad al plan. Además, me parece importante el acuerdo económico y social, porque para ir hacia la estabilización habrá que hacer correcciones socialmente dolorosas en el corto plazo. Un ajuste fiscal es doloroso, un ajuste del tipo de cambio también, las tarifas... Argentina, antes de estabilizar deberá hacer el ajuste lo más pronto posible y, con grandes acuerdas, podrá lograr una mejor contención del conflicto social.

-Entonces, primero, acuerdo político.

-Luego, una corrección fiscal. Me parece más importante que hacer un ajuste salvaje el día uno, mostrar un camino hacia el equilibrio, primero, y luego hacia el superávit fiscal. Tendría que pasarse una ley para hacer un Banco Central independiente, con representación de las fuerzas políticas que estén en el acuerdo económico y social. Eso llevaría un tiempo y debería aprovecharse la bonanza de dólares del año que viene para que el BCRA pueda acumular reservas y, en un segundo paso, poder estabilizar el tipo de cambio en un nivel más realista. Y un acuerdo de precios y salarios transitorio para ayudar a coordinar hacia la baja la inflación. Con ese paquete de instrumentos, creo que Argentina podría tener éxito en bajar la inflación.

-¿Ese tipo de cambio estaría hoy más cerca del oficial o de los paralelos?

-A los precios del paralelo, el dólar está altísimo, los salarios serían bajísimos. Argentina no tiene ese nivel de dólar. Con un dólar algo más alto que el oficial, con un tipo de cambio en torno a un 20% más alto, a valores de hoy, está bien. En torno a $ 420 a precios de hoy. Puede ser que, en el tránsito hacia eso, hasta que se pueda unificar y estabilizar el tipo de cambio, deba desdoblarse el mercado cambiario, sería lógico tener un dólar comercial razonable y un mercado libre para servicios, deuda nueva, ahorro. No es un tipo de cambio realista el de 700, a los precios de hoy.

Temas relacionados
Más noticias de Inflación

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.