El Cronista en Europa

Alberto Fernández fijó tres objetivos para arrimarse a un acuerdo con el Fondo y el Club de París

El presidente aguarda un apoyo explícito de los jefes de gobierno y Estado que visita, y espera encontrarse con Kristalina Georgieva en Roma. Revalidó la tarea de Guzmán, que negocia un "puente de tiempo" con acreedores europeos que reclaman u$s 2400 millones.

La delegación argentina encabezada por el presidente Alberto Fernández y secundada por los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, arribó este domingo a Portugal para iniciar una gira de seis días por el viejo continente con tres objetivos de máxima que apuntan a sanear la frágil situación de las cuentas públicas del Estado con una postergación de los vencimientos de deuda previstos para este año, y renegociar los plazos y condiciones con los acreedores institucionales del país.

Acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez; el secretario general de la presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, Fernández arribó a las 13 al aeropuerto internacional de Lisboa y pocas horas después fue recibido en el Palacio de Belém por el jefe de Estado, Marcelo Rebelo de Sousa, un líder conservador dentro de la coalición progresista.

En el encuentro, que se prolongó cerca de una hora y cuarto, los mandatarios reconfirmaron la sintonía política entre gobiernos progresistas y su "moderación" dentro de este espectro, y renovaron su posición de eliminar los sobrecargos de tasas de interés a los países que solicitan préstamos al Fondo Monetario Internacional (FMI), un tema en el que ya hubo coincidencia durante la pasada Cumbre Iberoamericana, que de prosperar en la asamblea del organismo podría eliminar hasta 200 puntos de recargo a la hora del repago y ahorrar más de u$s 900 millones anuales a la Argentina.

La discusión abierta con Portugal se dio en el marco de una gira trazada a fines de marzo con tres objetivos puntuales, y que se dio a partir de los apoyos manifiestos que semanas atrás recibió el ministro de Economía, Martín Guzmán, en su gira unipersonal. En el Gobierno valoran la "salida" de Portugal al préstamo requerido al Fondo, en contraposición al programa de Grecia, que llevó a ese país a una década de estancamiento. Esta mirada primará en la discusión que el presidente aspira a tener con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, que casualmente estará en Roma los mismos días que Fernández para un seminario promovido por el Papa Francisco.

El Gobierno niega un "enfriamiento" del vínculo con Francisco, a días de verse con Alberto

En la primera jornada en Lisboa, el titular del Palacio de Hacienda se mostró junto a Fernández más que fortalecido pese al descrédito propinado por la renuencia de su subordinado, Federico Basualdo, a hacer un paso al costado de la Subsecretaría de Política Energética, por responder solamente a la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

Tres objetivos en agenda

El presidente y Guzmán esperan esta semana reconfirmar los apoyos de Portugal, España, Francia e Italia a la fijación de un programa económico para el repago de la deuda con el Fondo, pero acorde a la necesidad de la Argentina y sin renunciar a una "política fiscal expansiva".

A la vez, la discusión con el Fondo no puede desentenderse con estos países de la apremiante búsqueda de una suspensión temporal de los compromisos de deuda con el Club de París, al que la Argentina debería abonar el 31 de mayo u$s 2400 millones para no caer en default  y empantanar así la posición ante otros organismos multilaterales de crédito. Guzmán apuesta a que los acreedores europeos concederán "un puente de tiempo" hasta tanto la Argentina tenga un entendimiento con el FMI, y aspira a no dilatar la discusión más allá de este mes.

Finalmente, la delegación no pierde de vista el peso de España, Francia e Italia en el comercio bilateral y las inversiones, y por eso llega con la intención de fortalecer los vínculos, asegurar un clima de negocios favorable, y despejar rumores de favoritismo por otros países con intereses en la Argentina, como es el caso de China.

Sobre la costanera de una Lisboa que es un pálido reflejo del centro turístico que supo ser en la prepandemia, a la salida de su hotel, Fernández declaró a la prensa acreditada en el viaje que "la Argentina viene a ratificar los acuerdos con Europa y pedir que nos acompañen en el desarrollo argentino".

Los pasos de la gira

Para convertir de sueño a realidad estos objetivos, Fernández visitará este lunes al primer ministro portugués, Antonio Costa, mientras Guzmán tendrá un encuentro con el ministro de Finanzas, João Leão. Por la tarde, la comitiva se trasladará en un vuelo chárter de Aerolíneas Argentinas a Madrid, donde el presidente recalará en la residencia del embajador, Ricardo Alfonsín, mantendrá una recepción con empresarios invitados, y ya el martes visitará al rey Felipe VI en la Zarzuela, y al presidente de gobierno, Pedro Sánchez Castejón, en La Moncloa. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios