La economía que viene

Advierten que por el combo de falta de insumos y ajuste de shock aumentará el desempleo

Empresas vinculadas a obra pública ya enviaron telegramas. Malas expectativas para el mercado interno.

El combo de trabas a la importación, freno de la obra pública y caída del mercado interno impactará en los niveles de desempleo en estos meses, coinciden economistas y empresarios. 

A la "herencia" que trabó las líneas de producción se suma, en lo inmediato, el efecto recesivo que anticipó el presidente electo Javier Milei para los próximos meses, en los que el foco estará en un ordenamiento a través de una fuerte devaluación del tipo de cambio oficial y el prometido ajuste fiscal.

Empresas esperan meses duros y aguardan señales sobre dólar e importaciones

Multinacionales piden liberar flujo de dólares y advierten impacto de devaluación

Algunas empresas ya anticiparon movimientos, quizás para marcarle el horizonte al próximo gobierno o para aprovechar la guardia baja de la gestión saliente. Al menos dos automotrices, Renault-Nissan y Mercedes, abrieron retiros voluntarios (Adefa anunció que la fabricación nacional trepó 14,8% interanual entre enero y noviembre). 

En Tierra del Fuego, Mirgor decidió no renovar unos 300 contratos que vencieron, ante la falta de insumos y la incertidumbre futura. Newsan también dejó caer algunos contratos, aunque en mucha menor cuantía.

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, dijo que algunas firmas de obra pública comenzaron a enviar telegramas, aunque no precisó la magnitud de esa tendencia. En la misma línea pymes proveedoras a empresas de obras públicas también comenzaron a recortar empleo.

Para Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, "hay empresas que aprovechan la situación de crisis para hacer un ajuste en los planteles y, en todo caso, si la demanda después vuelve a traccionar, aumentar la productividad" con menor cantidad de trabajadores.

Más desempleo

Los analistas coinciden en que la desocupación aumentará. El Indec reportó una tasa de desempleo del 6,2% para el segundo semestre del año. Para fin de año, el consenso de estimaciones ronda el 7%, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central. Y se estiraría a 7,5% para fines de 2024, de acuerdo a información relevada en octubre. El último informe Latinfocus estira la proyección hasta el 8,3% a fin del próximo año.

Automotrices iniciaron planes de retiros voluntarios, aunque la producción crece.

Los sectores más sensibles al empleo son los atados al mercado interno. En una rama industrial relataron que, además del faltante de insumos por problemas en autorizaciones y en pagos, la mala perspectiva sobre el consumo pone en pausa cualquier decisión. "No tenemos interlocutor, ni de Industria ni de Comercio. El objetivo es mantener las dotaciones, pero es muy complejo si, además, vamos a un mercado interno más reducido", indicaron en un sector manufacturero que espera por las definiciones macro y por la hoja de ruta para abrir el comercio.

Otro sector fabril compartió un panorama similar. "Da la sensación de que puede bajar fuerte el empleo por la contracción de la actividad, sumado a las dificultades de abastecimiento de materias primas y el freno en la construcción", afirmó. El efecto dominó es palpable: recortar la obra pública derrama en actividades vinculadas a ella, como cemento, pintura, y pymes de servicios. Y todo eso derrama en el resto de los sectores que requieren de un consumo doméstico potente.

"El empleo es la gran variable a seguir para los próximos meses. Si bien se crearon puestos de baja calidad, está en niveles altos. Pero si caen salarios y empleo, será un nuevo combo", advirtió Claudio Caprarulo, director de Analytica. El recorte, afirmó, suele comenzar por los trabajos que requieren menos especialización. Otra vez, el ojo está puesto en ciertos empleos de la construcción.

Para Campos, "en el corto plazo, el empleo y los salarios van a sufrir mucho" por efecto de la recesión y de la inflación. Y, si bien, el efecto más rápido suele darse en los sectores precarizados, el empleo registrado también sufrirá las consecuencias. "Posiblemente, las paritarias estén complicadas, porque el sector empresario no estará muy dispuesto a dar aumentos nominales muy elevados y la gestión de Trabajo no parecería ser un mediador pro-operario", dijo.

"Queda por ver cuál será la política en términos de regulación laboral -y qué resistencias va a enfrentar- y el impacto que puede tener el potencial recorte fiscal en la actividad y, en consecuencia, en el empleo y en los salarios", indicó Eco Go en un reporte.

Temas relacionados
Más noticias de Desempleo

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • B

    benedic .

    07/12/23

    seguramente sera solo de la casta o SERA QUE QUEDAREMOS TODOS CASTRADOS POR LA MOTOSIERRA DE ESTE DESQUICIADO ?

    0
    0
    Responder