LA LUCHA CONTRA LA INFLACIÓN

Adiós al dólar oficial: por la inflación, las empresas hacen cálculos con la vista en el MEP

El 5,3% que arrojó junio y el 64% anual aceleran un proceso que se venía gestando. Las compañías dicen que tienen que comenzar a achicar la brecha a la hora de reponer stocks.

Las empresas en general comienzan a afinar sus cálculos a la hora de retocar sus precios. El avance de la inflación y las previsiones cada vez más altas e inciertas respecto de cuál será el índice con el que cerrará 2022 llevan a que ahora todo se base en una cotización cada vez más cercana al dólar MEP (ayer cerró en $ 283) que al oficial ($ 135).

La inflación de junio fue de 5,3% y alcanzó el 64% en 12 meses

Esta tendencia se empezó a dar en los últimos días, y los empresarios consultados por El Cronista sostienen que tiene que ver con "achicar la brecha de lo que se pierde entre lo que se vende y lo que cuesta reponer la mercadería".

Esto se comienza a dar cada vez con mayor fuerza, y los industriales aseguran que lo que se intenta es "dejar de perder", ya que "se vende algo que hoy es imposible tener claro cuánto saldrá volver a comprar".

En algunos sectores como el alimenticio, afirman las fuentes, esta tendencia podría no demorar demasiado en verse. El primer golpe se haría sentir en los mayoristas, y como consecuencia luego llegaría a los minoristas.

"Es eso o perder. No se trata de especulación ni de querer ganar más, como quiere hacer creer el Gobierno, sino que es una forma de intentar al menos perder menos. De alguna forma nos tenemos que cubrir", sostuvieron desde una empresa ligada al mundo de la construcción.

Dura bienvenida de los alimentos a Silvina Batakis: cuánto subieron en su primera semana

los costos de importar

A estos cálculos que comienzan a mirar más de cerca al dólar MEP también se le deben sumar los costos que tiene hoy la importación de algunos productos, que afecta a unos sectores más que a otros y de a poco también comienzan a formar parte de las estructuras de costos.

"El sistema de precios está absolutamente roto. Se perdieron todas las referencias tanto para los consumidores como para las propias empresas. Hoy es imposible saber cuál es el precio real de las cosas", sostuvo a El Cronista, Sebastián Menescaldi, director de la consultora EcoGo.

Además, explicó que "esto a las empresas las afecta de dos formas. Por un lado, porque sus proveedores también les retocan los precios, y eso de alguna forma lo deben trasladar. Por el otro, por la incertidumbre que se genera en cuanto a la reposición de mercadería".

El gran punto en este sentido es que las empresas deberán ahora convivir con un fino equilibrio entre esa intención que tienen respecto de no perder dinero a la hora de volver a hacerse de stock, y ver hasta qué punto los consumidores estarán en condiciones de absorber los aumentos que podrían llegar.

Las empresas en general buscan ahora el fino equilibrio entre la búsqueda por no perder dinero y evitar que se genera un freno en el nivel de consumo

"Estamos en una situación en la cual no solo todo es muy confuso, sino también muy fino porque cualquier movimiento que se haga puede hacer caer las ventas. Todos los movimientos deben ser muy cuidados", afirmaron desde una alimenticia.

La "caja única" de Silvina Batakis, clave en el combo ortodoxo de ajuste fiscal y suba de tasas

Para el Gobierno este escenario que se viene no es una sorpresa. De hecho, durante los últimos días tanto la ministra de Economía, Silvina Batakis, el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, y el secretario de Comercio Interior, Martín Pollera, mantuvieron encuentros con referentes de las empresas alimenticias y los supermercados para imponer un freno a los incrementos de precios que se vienen dando.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.