OpiniónExclusivo Members

¿Se sostiene la reciente suba de bonos argentinos?

Los precios de los bonos soberanos de Argentina en dólares están en un punto intermedio entre una visión que anticipaba un costoso default de su deuda y otra que refleja una posible normalización que permita el acceso al mercado voluntario internacional de crédito. Nos referimos a los prolegómenos de ese camino porque, aún con la recuperación de los precios en los últimos meses, los rendimientos, o tasas implícitas observadas en el mercado secundario, son superiores a los de países con reconocidas dificultades económicas o políticas.

El rendimiento anual de esa deuda argentina a 10 años está en niveles de 16%, mientras que los de Congo lo muestran en 14% para un bono asimilable, Kenia en el 10%, Pakistán un 12% o Egipto en 11%. Hace unos pocos meses atrás, cuando se registraron precios de la deuda local en niveles de 20-30 USD sobre 100 de valor nominal, la lectura preponderante era que la dirección elegida por el país implicaba aumentar las dificultades que enfrentaba y, en algún punto, descontaban un evento de deficiencia de los pagos de la misma. Una visión particular dado el poco demandante cronograma de pagos de sus servicios de deuda en los próximos años, aunque crecientes en el tiempo, y con bajas tasas de interés.

En el escenario actual local, considerando sus características, los precios de esos títulos podrían registrar nuevas subas. Bajo condiciones menos anormales, con un diferencial promedio sobre los bonos del Tesoro de Estados Unidos del orden de 700 pbs, los bonos GD30 o GD35, que hoy cotizan en u$s58 y u$s46, respectivamente, tendrían una valuación incremental entre 25% y 33%, aunque esto no se dé instantáneamente. Volver a los mercados voluntarios requeriría aun menores diferenciales sobre UST para atender obligaciones de pagos futuros, ya que las fuentes de financiamiento neto adicional de organismos multilaterales y otros oficiales se han venido agotando.

¿Qué competencia de monedas?

El camino para lograr el objetivo marcado para los precios de los bonos pasa por atender cuestiones fundamentales que lo justifiquen y también a aspectos técnicos vinculados a oferta y demanda de los títulos.

En esas circunstancias, la cuestión no pasa exclusivamente, ni preponderantemente, por proyectar superávits comerciales externos. Revisando la historia económica local, registramos numerosos períodos de "faltantes de divisas" coincidentes con superávits comerciales, aun reconociendo que la normativa entonces vigente no era conducente a un ordenamiento eficiente y expansión del comercio exterior. Estas barreras fueron reglamentaciones emitidas como respuesta de corto plazo a otros desequilibrios fundamentales que la misma política macroeconómica ayudaba a generar.

También adquieren relevancia los movimientos de fondos de las cuentas capital y financiera de la balanza de pagos y otros con motivaciones similares, como pueden ser pagos y gastos en moneda extranjera bajo formas diversas, donde el incentivo mayor es acceder a divisas provistas por el Banco Central cuando ese acceso se percibe insostenible. En esas circunstancias, el mismo Banco Central raciona aún más la elegibilidad para ese tipo de compras, pero en la mayoría de los casos, eso termina alentando aún más su demanda.

El sendero del precio de los títulos soberanos depende, además, de un conjunto de factores, entre concretos y expectativas, que requieren manejos en diversos frentes, entre ellos destacamos:

  • Gobernabilidad: materializado en llevar adelante iniciativas que den racionalidad para desarrollar el potencial en un marco donde los resultados son enriquecidos por una resolución apropiada de los naturales disensos que existen en una sociedad;
  • Oportunidades y clima de inversiones: oportunidades dentro de los roles correspondientes para el desarrollo del sector privado bajo formas y funciones propias provistas por el sector público, incluyendo normativas adaptadas a la flexibilidad y otros requerimientos para ser competitivos;
  • Seguridad jurídica: aunque asociado a los puntos precedentes, previendo reglas de juego estables que amplíen el horizonte de inversiones y disminuyan sus factores de riesgo;
  • Necesidades de financiamiento de sector público: minimizados y adecuados según las fuentes disponibles -incluyendo locales o no- con sus características, dejando el mayor margen posible entre el endeudamiento (reducido) y el crédito potencialmente utilizable (superior);
  • Profundización de una monetización estable de la economía y del mercado financiero local: como factor catalizador del ahorro y la inversión que permita una canalización de recursos que dinamice la economía con criterios sostenibles;
  • Previsión ante cambios de circunstancias externas: un manejo prudente local implica disminuir las vulnerabilidades ante situaciones externas adversas. Estas no deberían descartarse y, en cierta medida, generan deterioros de los recursos locales finalmente disponibles. Ello significa mejorar la calidad y los volúmenes implícitos en los parámetros enumerados precedentemente, dando margen para su eventual acceso en momentos adversos.

Los cambios en materia monetaria-financiera

Desde los flujos de fondos, todavía hay que terminar de transitar la salida de la atipicidad dada por los controles de capitales que hoy se reflejan en condiciones distinguibles por una incrementada demanda de instrumentos financieros locales, producto de las restricciones a los movimientos externos de fondos. La motivación preponderante en el futuro deberían ser los fundamentos dados por los méritos propios de las propuestas de inversión. Otra cuestión a considerar es lograr menor dependencia de fondos externos multilaterales y de los llamados hedge funds y lograr mayor acceso a fuentes más vastas y estables conocidas como real money.

Semejante trayectoria redundaría en un beneficio asociado a un menor costo de capital para la Argentina en general. Eso no sólo implica darle mayor viabilidad a los proyectos sino también una base sustentable para mejores ingresos.

Temas relacionados
Más noticias de bonos argentinos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.