Se revierte el comienzo del año: caen las tasas en USA y sufren los rotos

El 2021 comenzó muy positivo en lo relativo a los sectores del mercado accionario asociados a una recuperación de la economía real norteamericana. Normalmente a estos sectores se los clasifica dentro del grupo de "cíclicos" o "rotos", siendo los que más sufrieron los embates de la pandemia, en contraposición a las acciones relacionadas a "tecnología" que dada su naturaleza operativa pudieron navegar con mayor flexibilidad las penurias del COVID.

De esta forma el DIA, ETF relacionado principalmente a sectores cíclicos, le había sacado una ventaja de casi dos puntos porcentuales al QQQ, ETF que replica acciones tecnológicas. Todo esto ocurría con las tasas largas de Estados Unidos subiendo muy rápido. Por ejemplo, la tasa de 30 años arrancó el año en un nivel de 1,65%, llegó a un máximo de 1,92% y actualmente viene retrocediendo fuerte operando en la zona de 1,80%.

La suba original en la parte larga de la curva americana está muy correlacionada a un flamante gobierno demócrata que se espera aplique una intervención keynesiana de gasto público muy significativa, aspecto que incrementará fuertemente el déficit de dicho país. Por lo tanto, la economía norteamericana está frente a dos estímulos históricos.

Primero, la intervención monetaria de la Reserva Federal a través de su QE4 implicó en 2020 una fenomenal emisión monetaria, aspecto que no pasó desapercibido por Wall Street. Los breakevens, instrumentos que miden inflación esperada para el corto plazo en USA por ejemplo, saltaron de 2% a inicio de 2021 a 2,50% actuales, describiendo a un mercado que considera que en el corto plazo habrá algún tipo de suba "controlada" en la inflación de Estados Unidos. Este aumento en expectativas inflacionarias recargó toda la curva de tasas nominales en Estados Unidos.

Segundo, que Estados Unidos planee aplicar lo que parecería ser un gigantesco plan de intervención keynesiana de gasto público, implica que Wall Street anticipa un exceso de oferta en el mercado de deuda soberana norteamericana y por lo tanto una baja de su precio. Este segundo factor, si bien, menos relevante que el anterior, explica también una parte del salto en la curva de rendimientos soberanos de EEUU.

Todo esto ocurría en el inicio de un 2021 que arrancó a pura velocidad. Sin embargo un evento ocurrido días atrás le puso un formidable freno al rally de las acciones cíclicas que las llevó a una fuerte toma de ganancia y corrección de la mano de tasas norteamericanas bajando otra vez. Dicho evento parecería ser el descuento por parte de Wall Street de un paquete fiscal que quizá sea más chico de lo inicialmente contemplado (u$s 1,9 billón vs u$s 1,1 billón) y más lento de lo originalmente descontado en especial si llega a darse el juicio político al expresidente Trump.

Si este evento ocurre, una parte sustancial del tiempo del Senado de Estados Unidos estará dedicado a este efecto, pasando para más adelante la aprobación del primer paquete fiscal del presidente Biden. A partir de este evento, toda la dinámica del mercado cambió muy drásticamente en una verticalidad a la que nos tiene acostumbrado la crisis del COVID.

De esta forma, toda la semana anterior el mercado violentamente ejecutó una reversión de posicionamientos alivianando fuertemente en sectores cíclicos como bancos, energía, esparcimiento y aerolíneas y recargando nuevamente en el sector tecnológico.

De hecho, este patrón lo observamos durante todo el 2020: siempre que existe una duda respecto a la ejecución de una intervención monetaria o fiscal, las acciones relacionadas a aquellos sectores más dependientes de la asistencia fiscal sufren en relación a los más independientes siendo las tecnológicas el ejemplo más relevante de este último grupo. Lo ocurrido entonces en estos últimos días con cíclicas tomando ganancias y tecnológicas recuperando el terreno perdido no parecería ser por el momento un cambio de tendencia sino otra vez un baño de realidad que indica que todo lo relacionado al COVID se mueve mas lento de lo que el mercado preferiría.

En la medida que Wall Street comience a percibir aceleración de la sanción del paquete de asistencia financiera del presidente Biden probablemente el interés por las cíclicas retorne y de esta forma el mercado estará listo otra vez para hacer un reposicionamiento visto varias veces durante el 2020: largo cíclicos, corto tecnológicas

Tags relacionados

Compartí tus comentarios