¿Qué son las soluciones de custodia de criptodivisas?

Una de las cosas más atractivas de las criptomonedas es que puedes acceder a ellas en cualquier lugar. Al menos, en cualquier lugar con una conexión fiable a Internet.

La infraestructura distribuida de Blockchain, la infraestructura P2P, significa que, siempre que mantengas la posesión de tus claves privadas, puedes enviar y recibir fondos libremente sin depender de un intermediario. 

Este sistema fluido se compara favorablemente con el sistema de online banking, que a menudo está "fuera de servicio por mantenimiento". Incluso el almacenamiento de los fondos en la wallet de un exchange no es una garantía, ya que estas plataformas pueden suspender arbitrariamente las retiradas o sufrir interrupciones.

Sin embargo, es natural preguntarse por todo lo relacionado a la custodia? ¿Dónde viven tus criptoactivos? ¿Quién o qué es responsable de garantizar que no sean robados? ¿Y son estas consideraciones las mismas para los poseedores de tokens - holders individuales y para los fondos de cobertura/corporaciones que están añadiendo cada vez más criptografía a sus balances?

En qué se diferencia la custodia de la criptodivisas de la del dinero fiduciario

El patrimonio de una persona en criptomonedas está representado por números en un libro de contabilidad, y en gran medida, lo mismo puede decirse del patrimonio fiduciario de una persona. Después de todo, han pasado muchas décadas desde que su cuenta bancaria tenía contrapartidas físicas y numéricas, con el valor grabado en papel reflejado por un fajo de billetes correspondiente.

Dicho esto, los bancos -aunque en gran medida digitales- siguen protegiendo sus instalaciones físicas y sus bóvedas con personal de seguridad y cámaras de vigilancia de circuito cerrado. Transportan el papel moneda en vehículos blindados y cuentan con importantes pólizas de seguro en caso de ser víctimas de un robo. 

Por lo tanto, aunque su riqueza fiduciaria esté representada por números en una base de datos centralizada, el banco puede perder técnicamente su dinero. Por eso toman las precauciones mencionadas.

La custodia de la criptomoneda es diferente a la custodia del dinero fiduciario, porque no existe en el ámbito físico: no se puede tocar. Los medios por los que un poseedor de activos puede acceder a su criptodivisa varían, pero ese hecho permanece. 

Por supuesto, la custodia de criptodivisas conlleva sus propias consideraciones de seguridad, ya que existen numerosos vectores de ataque: Las SIMs pueden ser intercambiadas, las claves privadas pueden ser robadas, y las wallets pueden ser definitivamente vaciadas.

Tanto si eres un poseedor de tokens como un inversor de alto patrimonio o un gran gestor de activos, debes tomarte muy en serio el tema de la cripto custodia. Con la misma seriedad con la que se tomaría la custodia de un maletín con un millón de dólares

Esto es doblemente cierto porque una cartera valorada en unos modestos 1.000 dólares podría valer 10 veces o incluso 50 veces más dentro de unos años, tal es la naturaleza de los activos digitales.

Custodia propia vs. custodia de terceros

Hay varias opciones disponibles para quienes buscan almacenar sus criptoactivos. Por supuesto, lo que realmente se está custodiando no son los activos en sí, sino el acceso a ellos. 

Los criptoactivos están vinculados a la dirección de su cartera/clave privada, representada por una larga cadena alfanumérica. Si un ladrón puede poner sus manos en eso, estás en un gran problema.

Las soluciones de custodia están diseñadas para ayudar a garantizar que esto no pueda suceder. Las opciones incluyen la autocustodia en forma de monedero de hardware o software, o el almacenamiento por parte de terceros, en el que un custodio asume las responsabilidades de salvaguarda a cambio de una tarifa. Veamos cada una de ellas.

Autocustodia

El término autocustodia es, bueno, autoexplicativo: significa que uno asume la responsabilidad de mantener su cripto patrimonio a salvo, gestionando sus fondos a través de un monedero web de escritorio, móvil o navegador (conocido como monedero caliente) o un dispositivo físico que suele parecerse a un pen drive (monedero frío).

Si uno quisiera salir del sistema bancario y autocustodiar sus fondos fiduciarios, probablemente invertiría en una caja fuerte de acero de buena calidad. Los mismos principios se aplican a los monederos no custodiados: debes tomar medidas para proteger tus activos. Eso podría significar añadir la autenticación de dos factores (2FA) o un código PIN a tu monedero, o dividir tu frase inicial en partes constitutivas ocultas en diferentes lugares.

Para muchos, la auto custodia es la opción preferida, ya que está en consonancia con la ideología descentralizada del núcleo de Bitcoin. ¿Por qué confiar en un tercero, dice la lógica, si no tienes que hacerlo? Por supuesto, la decisión de auto custodiar no es el final de la investigación. También está la cuestión de si utilizar una hot wallet o una cold wallet.

La principal diferencia entre ambos es que los hot wallets funcionan en dispositivos conectados a Internet, mientras que los cold wallets o tipo hardware no. Los hot wallets son muy cómodos y accesibles, ya que te permite gestionar tus criptomonedas sobre la marcha sin tener que llevar tu monedero hardware contigo; dado que este último suele estar en forma de memoria USB, ¡puede ser muy fácil perderlo!

Sin embargo, esta facilidad de uso tiene una desventaja: como los hot wallets están conectados a Internet, son más vulnerables a los ataques en línea, como la suplantación de identidad y el robo de cuentas. Incluso los exchanges de alto perfil han visto sus hot wallets drenados a lo largo de los años, como la plataforma KuCoin, que perdió más de 280 millones de dólares en una sola brecha de seguridad en el 2020. Por esta razón, la mayoría de las principales plataformas ahora almacenan la mayor parte de los fondos de sus clientes fde manera off- line.

Los monederos fríos se consideran la forma más segura de auto custodia. De hecho, algunos monederos calientes tienen contrapartes frías, lo que permite a los usuarios enviar una parte de sus tenencias desde una hot wallet a un almacenamiento frío llamado cold storage. Es como sacar 900.000 dólares de una caja de seguridad y colocarlos en una cámara acorazada.

Las cold wallets, al igual que los teléfonos desechables, también pueden ser utilizados por cualquiera: no es necesario entregar el nombre o la dirección de correo electrónico para utilizar uno. A diferencia con algunas (no todas) hot wallets que se ajustan a la normativa KYC/AML, algo que no gusta a los absolutistas de la privacidad.

Si el hardware wallet se daña o se pierde, de todas maneras, nadie puede acceder a tus fondos sin la llave privada. Además el propietario de la wallet puede volver a acceder a sus fondos simplemente importando su llave en un nuevo dispositivo de reemplazo. 

Por supuesto, tener que conectar físicamente tu hardware wallet a un ordenador y luego, digamos, transferir los fondos a un exchange para intercambiarlos, no es realmente conveniente. ¿Y qué pasa si tu frase semilla privada es destruida por un incendio o una inundación? Podrías perder tu cripto para siempre.

En resumen

Pros de una hot wallet: económicos (frecuentemente gratis); facil uso; conveniente

Contras de una Hot wallet: más vulnerables a ataques online

Pros de una Cold wallet: a prueba de hackeos virtuales;control total de tus fondos; no se requiere KYC

Contras de una Cold wallet: debes tener el dispositivo para firmar transacciones; usualmente de precio elevado

Custodia de terceros

Las custodial wallets son diferentes a los descritos anteriormente, y tienen sus propios pros y contras.

Con un custodial wallet, un tercero se encarga de proteger las claves privadas, y lo hace utilizando una serie de medidas que incluyen criptografía avanzada. El usuario nunca tiene que preocuparse de dónde está guardando su frase privada o su hardware wallet, ya que no tienen ninguno de los dos; en su lugar, acceden a su cuenta a través de una contraseña normal

La mayoría de los custodials son plataformas de trading de criptomonedas, aunque últimamente varios bancos tradicionales y empresas privadas han empezado a entrar en este espacio

Una de las ventajas de las custodial wallets es que pueden recurrir a una autoridad. ¿Has perdido tu contraseña? Solicite una nueva. ¿Tiene dificultades con la interfaz del monedero? Utilice la función de chat en vivo de la plataforma. Además, algunos exchanges están asegurados contra la pérdida de fondos de los clientes.

Dado que las soluciones de las custodial wallets suelen estar vinculadas a una exchange, también pueden ser muy convenientes para comerciar o cobrar en fiat. De hecho, algunos exchanges pagan a los usuarios un interés en función del valor de sus criptoahorros.

¿Qué hay de los contras de las custodial wallets?

Las custodials no protegen tus cripto ganadas con tanto esfuerzo sólo porque son manejadas por personas súper amables. Ellos cobran comisiones por el servicio. Algunos usuarios también pueden sentirse incómodos por el hecho de que su información personal esté en una base de datos centralizada que podría verse comprometida en algún momento en el futuro. 

Y, como decíamos al principio, se sabe que algunas plataformas suspenden las retiradas o incluso se colapsan durante los periodos de mayor actividad.

Imagínese que el gobierno de Estados Unidos decide prohibir el Bitcoin. El valor del activo cae en picada, y muchos bitcoiners se apresuran a descargar el riesgo cambiando a stablecoins o cobrando en fiat

Usted tiene su bitcoin en una cartera de exchange, así que se apresura a entrar en su cuenta para hacer lo mismo. Sin embargo, el exchange está experimentando dificultades técnicas debido a la congestión y no puede completar su transacción durante unas horas. ¿Cuánto dinero pierdes mientras tanto?

Otra desventaja es que no conservas la autonomía sobre tu wallet. Sí, puedes acceder a tus fondos, pero no es necesariamente un proceso rápido y sin complicaciones, sobre todo si custodias millones de dólares en activos digitales. Algunos usuarios habituales de criptomonedas creen que si no eres dueño de tus claves privadas, los fondos vinculados a ellas no son verdaderamente tuyos: otra persona tiene acceso y podría, en teoría, robarlos.

El panorama de la criptocustodia

Como se ha mencionado, los custodial wallets son el tipo de cuenta que se utiliza por defecto para las cuentas de los clientes en las plataformas de trading Pero estas plataformas, y otras empresas importantes, también están ofreciendo ahora servicios de custodia de tipo institucional a los inversores de alto perfil que se incorporan al sector: fondos de cobertura, gestores de dinero y similares.

Esto es, por supuesto, comprensible: un gran gestor de activos no puede supervisar personalmente docenas o cientos de hot o cold wallets de criptodivisas en nombre de clientes institucionales. Empresas como Coinbase y Gemini, por el contrario, han creado soluciones específicas para uso institucional. En esencia, esto significa que actúan siguiendo las instrucciones del cliente sobre la base de exhaustivos acuerdos de nivel de servicio.

Las soluciones profesionales para las instituciones y los inversores de alto valor neto ofrecen una protección de nivel bancario a través de características como el hardware criptográfico, la bóveda de seguridad y la gobernanza de la organización. Algunas, como Coinbase Custody, también se someten a auditorías financieras y de seguridad periódicas por parte de empresas externas.

Las soluciones de custodia han evolucionado enormemente a lo largo de los años. Aunque todavía se asocian principalmente a la protección de los fondos contra el robo, su sofisticada infraestructura financiera también permite a los clientes institucionales gestionar, negociar, pedir prestado y prestar activos digitales de forma proactiva en el día a día.

Además de empresas nativas de criptomonedas como Coinbase, Gemini, Anchorage, BitGo y Ledger, entre los principales custodios se encuentran el banco español BBVA, Zodia Custody, propiedad de Standard Chartered/Northern Trust, y Banca Generali, una filial de la mayor aseguradora de Italia. BNY Mellon y Deutsche Bank también han expresado su deseo de ofrecer a sus clientes servicios de criptocustodia.

A medida que más empresas, instituciones e incluso gobiernos entren en el sector de los activos digitales, es probable que la competencia entre estas entidades se intensifique. Y lo mismo puede decirse de las soluciones de custodia -hardware wallets- aplicaciones móviles, interfaces de escritorio- orientadas a los usuarios habituales.

Esperamos que esta guía le haya ayudado a comprender mejor los diferentes tipos de soluciones de custodia disponibles en la actualidad. A estas alturas, debería tener un concepto más claro de lo que constituye una wallet resistente, y de por qué los custodios de terceros son la opción preferida entre clientes como los fondos de inversión libre.

Hemos avanzado mucho desde que escondemos los billetes bajo el colchón, ¿no es así?

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios