Zoom Editorial

¿Por qué el mercado está preocupado por el nivel de emisión del Gobierno?

Durante la semana no pasó desapercibido el fracaso de la licitación de deuda que ofreció el Gobierno. El Tesoro obtuvo $146.345 millones en la primera ronda de deuda de agosto, por lo que cubrió solamente el 65% del vencimiento, en una operación en la que los inversores buscaron títulos atados al dólar.

Dentro del menú había títulos con vencimientos en 2022 y 2023, con el fin de descomprimir el perfil de deuda pública. Con este resultado, en el 2021 el Tesoro acumula un financiamiento neto de $311.431 millones, indicó el Ministerio de Economía.

Se recibieron 1032 ofertas por un total de $ 157.777 millones, lo que significó un total de valor efectivo adjudicado de $ 146.345 millones.

En tanto, la canasta de emisiones quedó compuesta por 54% ajustable por CER, un 30% dollar linked y 16% a tasa badlar, detalló la agencia NA.

En el mercado, el resultado de la licitación no cayó nada bien. La palabra que tal vez mejor describe la situación es "preocupación".

Con el nivel de gastos actual y con la poca fe del mercado en adquirir los bonos ofrecidos por el Tesoro, al menos con la tasa y los plazos ofrecidos, la situación no es la mejor, o al menos no es la deseada.

Si bien es cierto que en el Presupuesto 2021 figura que el endeudamiento vía emisión con el Banco Central (BCRA) puede ser de hasta $ 1,2 billones, la idea del Gobierno era que la financiación llegue vía instrumentos financieros y no a través de emisión de pesos.

¿Hasta cuándo tiene margen el ministro de Economía, Martín Guzmán,, para seguir financiando el déficit con emisión?

En Economía le bajan el tono y no ven la preocupación que demuestra el mercado. "Tenemos otras licitaciones (dos más) con vencimientos que son menores, por lo cual falta para cerrar el mes", explica una fuente del Ministerio.

En el mercado, en cambio, la preocupación es similar a la que tienen otros sectores del Gobierno que aseguran que no queda mucho margen para seguir emitiendo pesos sin tener consecuencias económicas.

En el mercado también consideran que lo ideal es que Guzmán se financie más con el Tesoro y menos con el BCRA. El riesgo de seguir financiándose con pesos está en seguir agregando nafta el fuego de la inflación.

La postura del ministro es la sustentabilidad de la deuda. El mercado, en cambio, quiere una tasa mayor y plazos más cortos.

El Banco Central, por su parte, en mayo pasado tomó la decisión de ofrecerle a los bancos la posibilidad de desarmar sus encajes compuestos por Letras de Liquidez del Central (Leliq), y con ese dinero, comprar bonos que emita el Tesoro. Una vez comprados, esos bonos vuelven como encajes. Pero la idea no termina de arrancar.

Tags relacionados

Comentarios

  • VA9

    alissica17

    Hace 3 minutos

    Mira mi culo adolescente - W­W­W­.­i­1­7­.­F­U­N

    0
    0
    Responder
  • EG

    Elver galarga

    06/08/21

    Menos mal que venian a terminar con la timba financiera y las LELIQS.

    1
    0
    Responder