ANÁLISIS

Las dos manos de Gabriel Boric

Antes de cumplirse un mes de mandato, el gobierno de Gabriel Boric da sus primeros traspiés y se encamina de lleno al desafío de ser todo lo contrario a lo que fue su predecesor. Mientras tanto la economía se desacelera y varios frentes complejos se le abren a la nueva administración.

Escena familiar. Finalizado el partido de Chile, el noticiero muestra fuego, barricadas y desmanes producidos por jóvenes encapuchados en distintos lugares de Santiago en el 37° aniversario del "Día del joven combatiente". Con dicho nombre se conmemora el asesinato en 1985 de dos hermanos, estudiantes y militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) en manos de agentes de Carabineros de Chile, en plena dictadura de Augusto Pinochet.

De inmediato, entre los televidentes surge la indignada pregunta. "Pero ¿cómo prenden fuego todo Santiago estando Gabriel Boric en el poder?". El retórico cuestionamiento da lugar a una discusión igual de retórica en el living de la casa y que más de un chileno se debe estar haciendo, a menos de un mes de asumido el nuevo gobierno de izquierda del Frente Amplio.

Una historia de antagonismos

Cómo una espada de Damocles que pende sobre todas y cada una de las cabezas del nuevo gobierno, los desafíos del novel presidente trasandino van tomando forma como una bola de nieve de la cual no se avizora el tamaño final ni el lugar dónde va a caer.

Y quizá el botón más grande de la muestra de desafíos es el cambio de tono que tuvo que hacer el gobierno luego que el viernes 25 de marzo pasado, durante una marcha de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) - de la que el propio presidente fue vocero allá por 2011-, un joven manifestante resultara herido luego que un carabinero hiciera uso de su arma tras ser golpeado por un grupo de manifestantes.

Argentina, el primer país que visitará Gabriel Boric, el presidente de Chile: qué se juega

La guerra en Ucrania: más global de lo pensado

Y es que luego de conocerse los videos donde el policía es arrinconado y apaleado en el piso por al menos 7 personas, varios personeros del gobierno tuvieron que retractarse. Antes de eso, la delegada presidencial de la Región Metropolitana, Constanza Martínez, exigía un "apego irrestricto a los DD.HH." por parte de la fuerza policial, mientras que la ministra de Bienes Nacionales, Javiera Toro, llamaba a "refundar Carabineros", pese a que el presidente Boric ya había hablado de una reforma de la institución.

Una vez conocida la versión oficial de Carabineros, el gobierno mandó a reparar el teléfono descompuesto que tienen en palacio y se juramentó fijar posturas equilibradas y no emitir declaraciones destempladas sin conocer todas las versiones de los actores de la obra. La refundación de Carabineros de Chile tendrá que esperar un poco.

Los jóvenes de ayer

Hasta hace muy poco, los que hoy forman parte del gobierno participaban activamente de las manifestaciones, sobre todo de las del 19 O. De ahí que la relación del Ejecutivo con la institución policial sea una de tipo muy sensible, sobre todo teniendo en cuenta que una parte de dicha fuerza es refractaria al gobierno de Gabriel Boric.

Por eso el Ministerio del Interior tuvo que cambiar de discurso y expresar, en voz de su titular, Izkia Siches, que no tolerarán "ataques violentos, ya sea el intento de quemar un local comercial, o más grave, la golpiza a nuestros funcionarios de Carabineros".

Sin duda, el lugar donde naciera el Frente Amplio le pasa hoy sus primeras facturas. "Gabriel Boric y su gobierno van a ser responsables de cualquier cosa que pase en la calle porque él mismo es símbolo de la calle. Ellos nacieron en la calle", explica el sociólogo Alberto Mayol en el podcast La cosa Nostra.

Y este tema no es menor cuando las encuestas no son del todo favorables para el joven mandatario. Los resultados de la encuesta Cadem-Plaza Pública de esta semana sobre el desempeño presidencial dicen que el 50% de los encuestados aprueban los primeros pasos de Boric en La Moneda, mientras que un 30% no está de acuerdo con la forma en que el presidente lidera al país. En una semana el rechazo a su mandato subió 10 puntos de 20% a 30%.

Algunos analistas concuerdan que el tema de la seguridad es el principal problema que enfrenta el ejecutivo. Al supuesto implícito de que a los gobiernos de izquierda les preocupan más los temas de desigualdad por sobre los de orden público, la existencia de un grupo duro de manifestantes nostálgicos que todos los viernes se manifiestan religiosamente en las inmediaciones de la Plaza Dignidad ha puesto de manifiesto un hipotético estado de descontrol y ausencia de Estado.

Alberto ya entregó la banda, ahora le piden la lapicera

A dos años del inicio de la cuarentena, una conclusión: la libertad no se negocia

Las inmediaciones de la ex Plaza Italia podrían compararse de algún modo a la actual Kiev ucraniana, con un espacio público devastado y un conjunto de comercios cerrados y con claras muestras de vandalismo. Muchos comerciantes debieron cerrar definitivamente sus locales debido al estallido social y la posterior pandemia.

"Las demandas de seguridad son tan fuertes en la sociedad chilena actual que el gobierno tiene poco tiempo para demostrar que está logrando algo en la materia con algún resultado concreto", explica el periodista Mirko Macari en el podcast mencionado. "Doña Juanita piensa que este es un nuevo gobierno en el cual pudo haber recuperado la confianza, pero no vislumbra que la situación o el statu quo continua igual. Cambiamos de gobierno, pero las cosas no cambian", agrega el analista.

Desaceleración de la economía

Mientras tanto el Banco Central de Chile bajó su proyección de crecimiento para 2022 y no descarta una caída del PBI en 2023.

En su último Informe de Política Monetaria (IPoM) de la era Rosanna Costa, actual presidenta de la entidad, el Central dio cuenta de una visión más pesimista en cuanto a la expansión del PBI este año, proyectando un crecimiento de entre 1% y 2%, aún más bajo que el ya modesto pronóstico expuesto en diciembre pasado y que rondaba entre 1,5% y 2,5%.

Para 2023, en tanto, no descarta que la actividad incluso caiga, esperando una expansión de entre -0,25% y 0,75%, también más baja que el rango entre 0% y 1% expuesto en el informe anterior. Para 2024, la apuesta es de un crecimiento de entre 2,25% y 3,25%.

Por el momento el alza de precios en el país obligó al Banco Central a subir la tasa de interés de 150 puntos básicos para fijarla en 7% -la más alta desde 2009-. En cuanto a la inflación, el informe destacó que esta y sus perspectivas de corto plazo han continuado al alza, anticipando niveles cercanos al 10% a mediados de este año.

Al escenario económico, se le suman dos desafíos más, de tipo político y a resolver en un mediano y largo plazo. El de los inmigrantes en la frontera norte del país, y el de la pacificación del Wallmapu o Araucanía -histórico nombre que lleva la región desde la conquista y cuya última denominación defienden no solo los legisladores de derecha chilenos, sino que también hasta el ex ministro de seguridad de Chubut, Federico Massoni y que lo hizo saber a través de su cuenta de Twitter-.

Haber sido y ya no ser

En su carácter de actual presidente de Chile y ex dirigente estudiantil, el desafío que aparece primero en la lista de pendientes de Gabriel Boric es el de no perderse en los antagonismos que le presentan -como dice el tango Cuesta Abajo- "la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser".

Una cosa es lo que el ex dirigente estudiantil era hace diez años, lo que fue como oposición hace menos de uno y el poder que detenta como presidente de la república hoy en día. Si Boric no entiende eso, se estaría jugando su principio de autoridad.

"Boric tiene dos manos. Su mano izquierda entiende que la amnistía a los presos de la revuelta - cuyo proyecto fue enviado al legislativo- es una cosa totalmente diferente a estos hechos aislados y que bien podrían entrar en la categoría de vandalismo", explica Macari.

Pero junto a su mano izquierda, está la derecha, la del orden. "Y todo aquel que trate de romper ese orden, está fuera de la ley", amplia el periodista y analista político. Y más allá de todo el ruido interno que puede haber al interior de las filas del Frente Amplio, cualquiera de las decisiones que tome el actual presidente de Chile será de extrema relevancia para no cometer más errores ni entrar en la lógica de los gobiernos anteriores.

El tiempo dirá cual mano ganará la pulseada

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios