Enfoque

La Argentina digital, la cuna de los unicornios

Nuestro país superó la decena de unicornios (empresas emergentes con una valoración de más de u$s 1000 millones). ¿A qué se debe este fenómeno de compañías de base tecnológica nacidas en la Argentina que triunfan en el exterior? Sin dudas hay un amplio abanico de razones. Sin embargo, en esta oportunidad vamos a enfocarnos en dos pilares fundamentales: la educación y la creatividad.

En la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) estamos convencidos de que la educación es el camino a seguir para tener cada vez más oportunidades de crecimiento y de desarrollo, tanto a nivel profesional como personal. En este sentido, una de nuestras principales misiones es que cada joven que termina el colegio secundario sepa qué es un programador, un QA, un desarrollador, etcétera.

Para que las futuras generaciones se interesen por este universo y sepan que pueden construir su futuro profesional y personal con la tecnología, la CESSI cuenta con el Eje de Talento. Entre sus objetivos se encuentran la "evangelización", para difundir las posibilidades de la industria IT junto al Gobierno, Universidades, otras Cámaras y la prensa. Y la "formación", para brindar conocimiento en escuelas secundarias, institutos de formación profesional, terciarios superiores, Universidades y programas ad hoc.

En este sentido, desde la Cámara impulsamos el #YoProgramo, un plan gratuito de formación online en programación y pensamiento computacional con salida laboral en oficios digitales, que se divide en dos fases y, luego de siete meses de clases, los egresados salen con una formación sólida en pensamiento computacional, a través del aprendizaje de los lenguajes de programación mas necesarios para una rápida inserción laboral. Además, la última etapa de la cursada incluye que los alumnos tengan la posibilidad de participar en una entrevista laboral con las empresas que financiaron sus becas.

Este recorrido completo se realizó el año pasado con el Concordia Programa, desarrollado por la Dirección de Innovación y Economía del Conocimiento de la Secretaría de Desarrollo Económico de la municipalidad de esa localidad y Finnegans. De los 250 inscriptos, 42 recibieron el certificado #YoProgramo, más de 30 consiguieron trabajo dentro de la industria y, luego de seis meses, genuinamente adoptaron las prácticas y se encuentran colaborando de manera productiva con las compañías.

Otra iniciativa basada en el #YoProgramo es Argentina Programa, cuya segunda etapa fue lanzada por el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación con el objetivo de capacitar a 60.000 personas. Está diseñada para brindar conocimientos que realmente sirvan para que cada vez sean más los que se inserten en el mundo laboral IT, que históricamente suele quedar con unos 5000 puestos sin cubrir, un número que puede crecer a 15.000 si se toma en cuenta la demanda insatisfecha de profesionales del software en otras industrias.

El año pasado pensamos que se iban a anotar 20 mil personas y terminaron siendo 150 mil. Esto significa que hay una nueva visión de lo que significa ser parte de nuestro sector, que brinda la posibilidad de acceder a empleos formales, de calidad y con salarios para posiciones juniors que le ganan a la canasta básica.

Más allá de la educación, la otra clave para explicar a esta Argentina como cuna de unicornios es la creatividad, ya que uno de los rasgos culturales que nos distingue a los habitantes de esta tierra es tener la capacidad para resolver inconvenientes y abrirnos camino en el mundo gracias al poder de las ideas innovadoras. Esta cualidad creativa les permite a las empresas tener la visión necesaria para subirse a un mercado global donde convertirse en un unicornio es una posibilidad.

También es un gran desafío la dificultad que tienen las compañías argentinas para adquirir talento. El requerimiento de profesionales se produce a escala mundial y la Argentina tiene una demanda insatisfecha continua desde hace dos décadas. Aquí también es necesario potenciar al máximo la creatividad para generar nuevos profesionales y retenerlos con el objetivo de que brinden un aporte de valor para nuestra nación.

A pesar de encontrarnos atravesando un tiempo de la historia excepcional, con la pandemia por el Covid-19 como protagonista, el país logró superar la decena de unicornios. Si un contexto favorable comienza a acompañarnos y reforzamos la educación, con la consciencia que se despertó en la sociedad sobre la importancia de capacitarse para dominar las herramientas que brinda la tecnología, además de sumar la creatividad que nos caracteriza, estamos convencidos de que podremos multiplicar el número de unicornios y construir una nueva Argentina digital.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios