ZOOM EDITORIAL

El Gobierno tiene que lidiar con el mercado y con la sequía

El Gobierno decidió jugar fuerte y apostar a la recompra de bonos de la deuda (u$s 1000 millones). Tal jugada la hizo después de ver cómo a comienzos de año comenzaron a dispararse los dólares financieros, tanto el MEP como el Contado con Liquidación (CCL)..

El ministro de Economía, Sergio Massa, decidió darle una muestra al mercado de que el Gobierno también puede disponer de las reservas para comprar bonos de la deuda que están en valores de remate. Está claro que la jugada también tiene sus riesgos. De hecho, las reservas que dispone el Banco Central no son inagotables. Por otro lado, la emisión de pesos, para comprar esos dólares, termina volcando más agua caliente sobre una inflación que terminó el 2022 cerca del 100%. En definitiva, la jugada fue arriesgada pero Massa la quiso jugar.

Para el Gobierno es prioritario que los dólares no se disparen y que la inflación baje. Sin créditos a la vista que ayude a recomprar deuda pública barata, Massa intentó un golpe que hasta ahora le salió bien. Los bonos volaron y el riesgo país cayó. Ayer, si bien se notó un retroceso en los títulos públicos, los mismos quedaron por encima de cómo habían empezado la semana.

Pero el Gobierno también juega otro partido. Y en ese no tiene que ver el mercado sino la sequía.

Los cultivos de soja y maíz presentan un gran deterioro como consecuencia de la sequía, lo cual se ve reflejado en menores rendimientos y volúmenes de producción, además de una suba de precios.

Así lo alertó un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA) que detalló el estado en que se encuentran esos cultivos, además del trigo.

Por otro lado, el diputado nacional del PRO, Diego Santilli, señaló ayer que se estima que el impacto de la sequía en materia de exportación es de u$s 14.000 millones, una cifra que representa el 1,8% del PBI.

Según la BCCBA, la escasez de precipitaciones y las altas temperaturas provocaron un deterioro en las reservas hídricas, generando un impacto negativo sobre los rendimientos potenciales y un retraso de 3 puntos porcentuales respecto al promedio de las últimos cinco campañas, describió la agencia NA

El problema de la sequía le asesta otro golpe a las finanzas. Gran parte del superávit comercial que suele tener Argentina está relacionado a las buenas cosechas. Este año las pérdidas de ingreso de dólares por la sequía le suma otra preocupación a un Gobierno que viene golpeado.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.