Zoom editorial

El cuidado de la firma presidencial y los decretos con "errores" no forzados

El episodio del aumento salarial del Presidente y su gabinete en unas semanas será recordado como un error no forzado del gobierno. No fue el primero, y la preocupación que causó por fuera de la política es que no sea el último de esta naturaleza, que involucra "desprolijidad" en un acto jurídico delicado.

La historia saltó a la luz como una denuncia política. La diputada y exministra como Victoria Tolosa Paz lo presentó como una incongruencia del discurso oficial, remarcando que el remanido "no hay plata" no es para todos. Lo reforzó la exvicepresidenta Cristina Kirchner con varios tuits, y al hacerlo abrió la puerta para ser descalificada por sus propios beneficios. Ella criticó a Javier Milei por no leer lo que firma y él le advirtió que si tanto le preocupaban los sueldos y las jubilaciones, podía anularle su beneficio de $ 14 millones y asignarle un haber mínimo.

Javier Milei en la apertura de las sesiones ordinarias

El Presidente reencauzó la situación y tomó la decisión correcta. Dio marcha atrás, anuló el aumento y acá no pasó nada. Su ministro del Interior, Guillermo Francos, señaló que se había tratado de un "error". Pero hay que señalar que a nivel de gobierno no es bueno que los deslices se publiquen en el Boletín Oficial.

El funcionario lo caracterizó como un "error material de alguien que no ha percibido que esto alcanzaba también funcionarios de alto nivel y el Presidente había dicho que esos funcionarios no iban a tener".

El decreto 206/24, que homologó el aumento salarial para los empleados del sector público a percibir en febrero, precisó que en este caso el incremento sí se extenderá a las autoridades superiores del Estado (según lo dispuesto en una norma de 2010 del período Cristina, entre otras varias consideraciones). Esa "no la vieron".

Está claro que el Presidente había anticipado a sus ministros que no habría aumentos. Pero alguien tiene que poner más esmero en cuidar su firma. Los servicios jurídicos del Ministerio de Capital Humano y la Jefatura de Gabinete no están integrados por improvisados. Y el secretario Legal y Técnico, Javier Herrera Bravo, trabajó en esa área los cuatro años de gestión de Mauricio Macri.

Casa Rosada

El fundador del PRO sabe lo dolorosos que pueden ser los errores no forzados. En su caso, casi todos lo vinculaban con situaciones generadas por su padre, Franco Macri, como la indemnización por la estatización del Correo o la asignación de rutas a a Avianca luego de comprarle a la familia Macri la aérea MacAir.

Gestionar una economía en el marco de un ajuste ya es conflictivo. Los abogados del Estado no deberían hacerle más difícil la tarea a Milei. La firma del Presidente vale y debe ser cuidada.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.