AnálisisExclusivo Members

Dólar barato: el ancla cambiaria para desinflacionar rápido y ganarle al "no a todo" opositor

El Gobierno aplica soluciones keynesianas contra la restricción política para llegar vivo al 2025.

En esta noticia

Del relato comunista K al relato libertario L, ambos relatos. En la economía argentina actual, tal como en 2023, todo es una verdad a medias. En estos dos meses, si más o menos a un asalariado argentino le estuvieron aumentando el sueldo al ritmo de la inflación, significa que en dólares dicho salario se incrementó aproximadamente un 35%, lo cual sería fantástico si viviésemos en un país saneado como Noruega, pero vivimos en Argentina y, por lo tanto, este equilibrio general comienza a arrojar señales preocupantes, entendiendo que los que impiden la convergencia hacia algo normal son los mismos de estos últimos ochenta años. 

Pareciera que vivimos en la Argentina del "no a todo", una Argentina que desesperadamente necesita cambiar, pero con una notable resistencia política que lo impide sistemáticamente, muy a pesar del costo que dicha actitud genera para la mayoría de los argentinos.

La resistencia política le impide al gobierno reestructurar la economía y normalizar su funcionamiento. La sorprendente y hasta inexplicable apreciación del peso vs el dólar es uno de varios síntomas de una economía que en esencia sigue siendo kirchnerista, no por voluntad del Gobierno, sino por imposición de la oposición. 

En el mejor de los casos, lo único bueno -y no es poco- que este gobierno tendrá para mostrar en las elecciones de 2025 se refiere a una fuerte desinflación. Con dicho resultado intentará ganar contundentemente las legislativas y conseguir, de esta forma, las mayorías necesarias para hacer el resto, un resto que el Congreso opositor se niega a acompañar. Me sorprendería que se pueda avanzar en conceptos de cambio estructural antes de 2025 y tengo la sensación de que el Gobierno lo sabe.

La Argentina libertaria hasta ahora es solo un maravilloso relato de ideas ortodoxas que son permanentemente frenadas por la oposición, cuyo objetivo aparente es que este intento de cambio se diluya. El desafío libertario es empezar a transformar relato en realidad con las mayorías necesarias en 2025, antes, la oposición se encargará probablemente de impedirlo. 

La gran pregunta es si el pueblo argentino, caracterizado por miopía y fulminante ansiedad a escala, será consciente de esto y banque las ideas libertarias o vuelva a su viejo y peronista amor, como siempre lo ha hecho.

La Argentina libertaria hasta ahora es solo un maravilloso relato de ideas ortodoxas que son permanentemente frenadas por la oposición.

El 2001 

Muchos de los pesos del sistema están atrapados en el cepo, y es precisamente este cepo el que hace que nuestra economía funcione totalmente al revés

Tengo la sensación de que el objetivo principal de este Gobierno, dado que la oposición le viene diciendo que no a todo, es desinflacionar rápido, como sea. 

Escucho a varios analistas económicos que arrojan series históricas del tipo de cambio real y lo comparan con éste actual, argumentando que bajo esas condiciones relativas el dólar no estaría barato

Mi respuesta a dichas comparaciones es muy simple: el único punto en el tiempo comparable con esta realidad crítica que vivimos es el 2001 y la forma en la que salimos de ese drama fue abaratándonos en dólares de manera formidable. Ahora, somos pobres y nos estamos poniendo "caros" en dólares. En 2001 éramos pobres y decididamente muy "baratos" en dólares.

La desinflación como único resultado posible y positivo hasta 2025

Da la sensación de que un dólar planchado tiene un objetivo excluyente: desinflacionar más rápido. El Gobierno sabe que deberá darles a los argentinos una buena noticia en breve y la única que tiene y tendrá hasta 2025 es la desinflación. 

La oposición prebendaria no permite otra cosa y, por lo tanto, la cirugía que hoy debiera hacerse de manera urgente deberá esperar, en el mejor de los casos, hasta 2025. 

El cepo permite generar un ancla cambiaria basado en la depreciación del dólar contra el peso. El cepo es la forma de generar un ancla ficticia de alguna manera con la intención de incrementar la velocidad de la desinflación. 

Esta estrategia parece insostenible a largo plazo, en especial cuando uno lo compara con otros episodios de "dólar barato" en nuestra tumultuosa historia económica, los cuales jamás culminaron bien. Ojalá esta vez sea la excepción.

Cuando finalmente se libere la cantidad de pesos atrapados en el cepo, recién ahí sabremos el verdadero valor de las cosas. Lo irónico de todo esto es que la distorsión (cepo) se convierte en herramienta para eliminar otra distorsión (inflación). Quizá no se pueda hacer otra cosa, pero suena muy extraño al oído. 

Liberar el cepo y dejar que todos los precios se sinceren inmediatamente sería una decisión muy liberal, pero parece que esta vez optamos por una decisión más keynesiana del problema en reacción probablemente a una fortísima restricción política.

Temas relacionados
Más noticias de Luis 'Toto' Caputo
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • WD

    Walter Dure

    18/03/24

    Estimado Germán,
    El DNU sigue vigente sin restricción alguna. Por lo tanto la acción de la oposición es irrelevante en este aspecto. Las falencias y errores del plan económico son exclusiva responsabilidad de quienes lo diseñaron (aparentemente van a recurrir a la heterodoxia... postergar aumento de tarifas y servicios, eliminar promociones 2x1 - 3x2, anclar el tipo de cambio - y ver cómo parar la inflación del 40% en u$s!!!).

    0
    0
    Responder