Viernes  08 de Noviembre de 2019

El odio al capitalismo: un pasaje a la pobreza

El símbolo del comunismo

1. Desempeño cuantitativo del Capitalismo

La superioridad cuantitativa del capitalismo está perfectamente captada por la profunda relación positiva que existe entre los países más ricos del mundo y aquellos índices que miden la Libertad Económica.

En dicho sentido, los índices muestran que los países que son más libres en los últimos cincuenta años han duplicado la tasa de crecimiento de los países reprimidos, lo cual ha implicado que el PIB per-cápita en los países libres sea ocho veces superior al de los países reprimidos.

Al mismo tiempo, el decil más bajo de la distribución de los países libres no sólo muestra un ingreso per-cápita once veces mayor que su par en el país reprimido, sino que, además, representa el doble que el ingreso promedio del país reprimido. Este punto no es menor ya que si tenemos en cuenta que la distribución del ingreso podría ser caracterizada con una función Chi cuadrado y/o una Log normal (distribuciones donde el modo/mediana está debajo de la media), donde cerca del 75% tiene un ingreso inferior al ingreso promedio, ello implica que un pobre en el país libre vive mucho mejor que por lo menos tres cuartas partes de la población del país reprimido.

A su vez, esa superioridad en los niveles de ingreso per-cápita tienen su contrapartida en que los países más libres tienen veinticinco veces menos de pobres y una mayor expectativa de vida en dieciséis años.

Por último, si bien debería resultar obvio, en los países con mayor índice de libertad económica tienen mayores derechos políticos en general y para las mujeres en particular.

Finalmente, cuando uno analiza la evolución del ingreso per-cápita a lo largo de la historia de la humanidad, descubre que la condición natural del hombre ha sido la pobreza. Así, en el año 1800, cuando la población del planeta estaba cerca de los mil millones de habitantes, el 95% de la población vivía con menos de un dólar diario. Esto es, sacando el 5% de la población del mundo, el resto vivía por debajo de la línea de extrema pobreza. Hoy, casi dos siglos después de la llegada del Capitalismo, el ingreso per-cápita no sólo es quince veces más alto, sino que la proporción de pobres extremos ha caído debajo del 5% en un mundo que alberga a más de siete mil millones de seres humanos.

2. El odio al capitalismo

Cuando uno toma el caso de una sociedad estamental, en ese marco, el individuo puede atribuir su destino adverso a circunstancias totalmente ajenas a sí mismo. Esto es, nació en condición servil y por eso es esclavo. La culpa no es suya y de nada tiene por qué avergonzarse.

Sin embargo, el caso es radicalmente distinto bajo el capitalismo, ya que ahora la posición que detente cada uno depende de su respectiva aportación a servir al prójimo con bienes de mejor calidad a un mejor precio. Así, quien no alcanza lo ambicionado, sabe que ello es el resultado de que sus semejantes le juzgaron incompetente y por ello lo postergaron en la escala de ingresos.

La tan comentada inhumana dureza del capitalismo en eso precisamente estriba; en que se trata a cada uno según haya contribuido al bienestar de sus semejantes. El grito marxista “a cada uno según sus merecimientos” se cumple de modo riguroso en el mercado, donde no se admiten excusas ni lamentos. Advierte a cada cual que fracasó donde triunfaron otros. Y lo que es peor, tales realidades constan a los demás, donde, además, la gente admira a quien triunfa y contempla al fracasado con menosprecio y pena.

Se le critica al capitalismo, precisamente, por el hecho de otorgar a cada uno las mismas oportunidades de alcanzar las posiciones más envidiables, posiciones que naturalmente pocos alcanzarán. De hecho, tratamos con personas que han podido lograr lo que nosotros no pudimos. Hay quienes nos aventajaron y, por ello, se alimenta subconscientes complejos de inferioridad.

Así sucede al vagabundo respecto al trabajador manual; al obrero ante el capataz; al empleado frente al director; al director para con el presidente; a quien tiene quinientos mil dólares cuando contempla al millonario. De este modo, la confianza en sí mismo y el equilibrio moral se ve quebrantada al ver pasar a otros de mayor habilidad y superior capacidad para contentar a los demás. La propia ineficacia queda de manifiesto.

Por lo tanto, tal frustración surge y surgirá bajo cualquier orden social basado en la igualdad de todos ante la ley.

Sin embargo, esta es sólo indirectamente culpable del resentimiento, pues tal igualdad lo único que hace es poner de manifiesto la innata desigualdad de los mortales por lo que se refiere al respectivo vigor físico e intelectual, fuerza de voluntad y capacidad de trabajo.

Resalta, eso sí, despiadadamente el abismo existente entre lo que, en verdad, cada uno realiza y su autovaloración por lo aportado en el proceso de mercado respecto a la valoración que hace el resto de la sociedad para satisfacer sus más inmediatas necesidades, lo cual culmina en el éxito o en el fracaso personal.

3. Ganancia, desigualdad y el Estado empobrecedor

En el sistema capitalista de organización económica de la sociedad, los empresarios determinan el nivel de producción orientados por las preferencias de los individuos. En el desempeño de esta función están sujetos a la soberanía de los consumidores, siendo la materialización de ganancias y pérdidas el mecanismo por el cual se logra encausar los recursos hacia el máximo bienestar.

Si se pudiera anticipar correctamente el estado futuro del mercado, los empresarios no tendrían ganancias ni pérdidas. Tendrían que comprar los factores de producción a precios que, en el momento de la compra, ya reflejarían totalmente los precios futuros de los productos. En este marco, las ganancias nunca son normales y solo aparecen cuando existe un desajuste entre la producción real y la producción que debería existir para utilizar los recursos de modo tal que permitan brindar la mejor satisfacción posible a los deseos del público. Así, las ganancias son el premio que reciben aquellos que terminan con el desajuste y las mismas desaparecen apenas deja de existir el desajuste. Naturalmente, cuanto más grande sean los desajustes precedentes, mayores serán las ganancias provenientes de dicha remoción.

Las ganancias aparecen por el hecho de que el empresario que juzga más correctamente que sus pares los precios futuros de los productos, compra algún o todos los factores de producción a precios que, desde el punto de vista de la situación futura del mercado, son bajos. De esta manera, los costos totales de producción (incluido el interés sobre el capital invertido), quedan por debajo de los ingresos que recibe, lo cual constituye la ganancia empresaria.

Por otro lado, cuando se equivoca en su juicio respecto de los precios futuros de sus productos, admite precios para los factores de producción que, desde el punto de vista de la situación futura del mercado, son demasiado altos. Así, sus costos totales de producción exceden a sus ingresos por ventas, donde dicha diferencia constituye la pérdida empresaria.

Por lo tanto, las ganancias y las pérdidas son generadas por el éxito o el fracaso en ajustar la dirección de la producción a las más urgentes necesidades de los consumidores y asociado a ello una de las principales funciones de las ganancias es trasladar el control del capital a aquellos que saben emplearlo de la mejor forma posible para satisfacer las necesidades del público.

En este contexto, aquellas empresas que tienen ganancias crecen, mientras que las que tienen pérdidas se contraen. A su vez, si las ganancias se derivan de un aumento del ahorro, el total de las mismas supera a las pérdidas agregadas y con ello la economía crece, mientras que, si el proceso deriva de un aumento del consumo, la cantidad de pérdidas superará a las ganancias, y con ello el capital y la economía se contraerán.

Naturalmente, cuando este proceso se completa, tanto las ganancias como las pérdidas desaparecen y la economía queda en estado estacionario (stock de capital per-cápita constante) y los precios de los factores de producción alcanzan un nivel en el cual los costos totales de producción coinciden con los ingresos.

Finalmente, cuando aparece la sensiblera serenata progresista que se lamenta por la “desigual” distribución del ingreso fruto de la presencia de “ganancias excesivas” y que desde ahí pretende castigar a los exitosos con impuestos progresivos (discriminatorios), termina dañando a los más vulnerables.

Así, un impuesto progresivo constituye un privilegio para los relativamente más ricos, puesto que obstaculiza el ascenso en la pirámide de riqueza y produce un sistema de inmovilidad y rigidez social. Al mismo tiempo, estos impuestos, al afectar de modo negativo el proceso de acumulación de capital impactan sobre los trabajadores marginales, no sólo hacen que el impuesto progresivo tienda a ser regresivo, sino que además reduce el bienestar por la vía de un menor ingreso y una peor distribución del ingreso.

En definitiva, tal como ocurre siempre, la intervención del Estado en la economía hace que los resultados alcanzados sean opuestos a los buscados.

En este caso, la búsqueda de una mayor igualdad con movilidad social ascendente mediante la confiscación y cercenamiento de las ganancias termina conduciendo a una mayor desigualdad con una perpetuación de la estructura inicial, esto es, en el sistema de impuestos progresivos “perfecto”, no sólo implica la consagración de la envidia, sino que además ello asegura que quien haya nacido pobre muera pobre.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-0,398457,500062,5000
DÓLAR BLUE0,000065,750066,7500
DÓLAR CDO C/LIQ-1,0328-76,3636
EURO0,231765,658565,8925
REAL-0,474114,057214,1077
BITCOIN-3,50968.192,89008.201,0200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,216245,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,881156,2500
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,865857,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000047,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000150,00150,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,73912,342,30
DISC USD NY0,199175,5075,35
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL2,682031.019,6900
BOVESPA-0,2700106.556,8800
DOW JONES0,110028.004,8900
S&P 500 INDEX0,05033.120,4600
NASDAQ0,11008.540,8290
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,8440334,5515337,3991
TRIGO CHICAGO0,8951186,3825184,7290
MAIZ CHICAGO-1,0101144,6792146,1556
SOJA ROSARIO0,0000258,0000258,0000
PETROLEO BRENT-1,627262,270063,3000
PETROLEO WTI-1,438056,890057,7200
ORO0,20451.470,30001.467,3000