Zoom editorial

Dólar turista y recesión global: el escenario menos deseado para un país que se desespera por divisas

La sucesión de hechos indeseados ha sido demasiado fuerte. El combo de emisión monetaria para combatir la pandemia y crisis energética generada por la guerra en Ucrania, con Rusia como protagonista, sumergió al mundo en un proceso inflacionario que agita la suba de tasas en los bancos centrales y le abre las puertas a la recesión económica global.

Se trata del escenario más delicado para un país como la Argentina que vio incrementarse el lastre de sus propios males económicos y que ahora, como ha ocurrido a lo largo de los últimos años, necesita del mundo para salir a flote: fundamentalmente de los dólares que atiendan sus necesidades más críticas.

Pero luego de lo que ha sido un período récord de exportaciones, los tiempos que se avecinan parecen no traer buenas noticias. Por un lado, porque la sequía, sumada al adelanto de exportaciones agotado el mes pasado con el dólar soja, redujo drásticamente el monto de divisas que podría aportar el campo en los próximos meses.

Fuente: Martín Polo (twitter: @mapolo1978)

Por el otro, porque a raíz del proceso de deterioro experimentado en la última década, la industria vende al exterior la misma cantidad de manufacturas que hace 16 años, según reveló ayer el Indec. Inclusive, el tercer trimestre se exportó menos de la mitad del combustible y la energía que se vendía hace 18 años, aunque los precios están muy por arriba de aquél entonces.

  Fuente: Indec - Exportaciones de manufacturas de origen industrial, combustible y energía  

Pero no solo eso. A la menor oferta de productos se le sumará, probablemente, una menor demanda, ya que la recesión global reducirá el comercio internacional -por ejemplo, los pedidos de contenedores caerán cerca de 5%, según proyectó Maersk-, lo que significaría una mala señal para la intención Argentina de incrementar sus reservas.

El gigante del comercio mundial alerta sobre una recesión inminente

Sobre todo si se tiene en cuenta que, al menos hasta el final del verano, deberá atender vencimientos y una demanda de dólares superior a los u$s 8000 millones por fuera del acuerdo con el FMI y las necesidades de los importadores, de acuerdo a los cálculos realizados por los economistas Maximiliano Montenegro y Amílcar Collante. Y en un escenario crediticio aún más lejano ante la nueva suba de tasas de la FED.

DÓLAR TURISTA

Con este cuadro delicado, la última apuesta es invertir la balanza turística no solo encareciendo el billete verde para quienes quieran viajar este mes al Mundial de Qatar o tomarse vacaciones fuera del país, sino también mejorando el tipo de cambio para los extranjeros que quieran visitar la Argentina.

Dólar tarjeta para extranjeros: se suma una nueva cotización y ya son 18 las variantes vigentes

Así, desde mañana habrá un nuevo dólar para el turista receptivo que cotizará a valor MEP, es decir por encima del oficial y hasta el momento alineado con el blue, pero un 10% por debajo del dólar turista emisivo, es decir el que pagan los argentinos cuando viajan al exterior.

Señal de un país que padece la sequía de divisas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.