El gigante del comercio mundial alerta sobre una recesión inminente

Maersk, el grupo danés espera que se reduzcan los beneficios, la demanda y los fletes marítimos.

El comercio mundial probablemente se ralentizará este año a medida que las economías occidentales entren en recesión, según el CEO del segundo grupo mundial de transporte de contenedores AP Møller-Maersk.

Søren Skou, director del grupo danés, le dijo al Financial Times que, tras años de grandes ganancias, el líder del comercio mundial espera que los ingresos, la demanda y las tarifas de transporte se reduzcan debido a la caída de la confianza de los consumidores y del consumo.

"Vemos que se avecina una recesión...Por un lado, nunca hemos obtenido un resultado tan bueno desde el punto de vista financiero, pero todos los indicadores que observamos están en rojo. Claramente, esperamos una desaceleración, esperamos menores ganancias en el futuro", dijo Skou.

Estados Unidos: qué tan grave es la recesión que se viene, y por qué la Fed sigue subiendo las tasas

Maersk registró este miércoles su decimosexto trimestre consecutivo de crecimiento interanual de beneficios, superando las previsiones de los analistas, con un aumento del 60% del beneficio operativo subyacente, hasta los u$s 10.900 millones.

Skou afirmó que las tarifas de los fletes habían empezado a normalizarse y que los cuellos de botella en la cadena de suministro -causados por un aumento de la demanda tras la primera ola de la pandemia- estaban disminuyendo.

Maersk ha encargado relativamente pocos barcos nuevos durante el auge de los dos últimos años, pero otras líneas han ampliado mucho más su capacidad, lo que hace temer que esos buques lleguen cuando el sector se enfrenta a una desaceleración.

Frenar la inflación ¿a cualquier costo? Los bancos centrales doblemente presionados por los precios y la recesión

Las compañías navieras, la mayoría de ellas de propiedad privada, a diferencia de Maersk, que cotiza en Bolsa, han pasado tradicionalmente por grandes ciclos de auge y caída.

Skou dijo que Maersk estaba preparada para dejar de utilizar buques en caso de desaceleración. "Estamos preparados para ello", añadió.

Maersk espera ahora que la demanda mundial de contenedores -un indicador del crecimiento del comercio, ya que la mayor parte de la carga transfronteriza se transporta por mar- se contraiga entre un 2% y un 4% este año, frente a su anterior estimación de crecimiento de entre 1% y -1%.

Estados Unidos: el PBI creció más de lo esperado, pero ya hay signos de recesión en la economía

El grupo danés está mejor aislado, en caso de que se produzca una ralentización en su negocio de transporte marítimo, de su negocio de logística, que ahora tiene ingresos anuales por u$s 17.000 millones tras una serie de adquisiciones. Skou afirmó que este negocio será tan grande como el de transporte marítimo a mediados de la década y que Maersk está buscando nuevas adquisiciones.

Maersk y otros grupos navieros que obtienen grandes beneficios se enfrentan a una creciente presión política para que paguen más impuestos, ya que en la actualidad tributan en función del tonelaje y no de los beneficios, lo que hace que las facturas sean pequeñas.

Skou dijo que esperaba que cualquier cambio en la fiscalidad se hiciera a nivel global y no nacional, para garantizar la "igualdad de condiciones" para todas las compañías navieras.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.