Real estate: De Miami a Punta del Este, 4 desarrollos de lujo con sello argentino

Real estate: De Miami a Punta del Este, 4 desarrollos de lujo con sello argentino

Torres de 28 pisos, arquitectos renombrados y obras de artistas: liderados  por pioneros como Eduardo Costantini y Jorge Pérez, cada vez son más los empresarios locales que apuestan a proyectos inmobiliarios en el exterior. 

Ya son conocidos por sus desarrollos inmobiliarios fronteras adentro, ahora decidieron posar su mirada fuera del plano local en otras plazas también populares para  los argentinos. Un mapa por los proyectos de sello nacional que combinan arte y arquitectura para desarrollar edificios de lujo en las costas de Miami y Punta del Este.

Oceana Bal Harbour 

Oceana Bal Harbour.

En el 10201 de la distinguida avenida Collins se impone Oceana Bal Harbour, la última gran apuesta de Costantini en esa ciudad al sur de Florida. Es una torre residencial de lujo de 28 pisos que posee dos entradas diferenciadas y cuenta con 240 departamentos y penthouses frente al mar (unidades de 130 m2 a 700 m2 de superficie). Si bien su ubicación premium y la amplitud del terreno en el que se emplaza (24 mil m2 de superficie de lote y 125 metros de frente lineal sobre el mar) son algunos de sus puntos fuertes, su propuesta artística de “calidad museística”, el diseño y su ambientación lo distinguen del resto de las propuestas del mercado.

“Está basado en dos conceptos primordiales: lifestyle, pensando en tener tu propia casa pero con la vida y amenities de un hotel de gran lujo; y la propuesta de arte, porque cuando se ingresa al edificio se tiene la sensación de que se llega al living de un gran coleccionista. La selección de obras estuvo a cargo de Eduardo (Costantini) junto a los curadores. La intención es que sea un lugar cálido, net, zen y con la tranquilidad que uno encuentra en su hogar”, describe Ernesto Cohan, director de Ventas de Oceana Bal Harbour, durante una visita guiada exclusiva para Clase Ejecutiva. El perfil internacional de este complejo se aprecia en la calidad de los artistas y las obras seleccionadas. Antes de iniciar la construcción, ya pensando en este proyecto, Costantini adquirió dos esculturas del artista estadounidense Jeff Koons –Pluto and Proserpina y Seated Ballerina– que se exhiben en áreas exteriores del edificio (en la entrada principal y entre medio de las dos piscinas descubiertas). Pagó por ellas u$s 14 millones en 2012. Hoy, según el galerista Maman, “duplicaron y hasta triplicaron su valor”.

La construcción de Oceana Bal Harbour se inició en noviembre de 2013 y está finalizada. Al cierre de este reporte quedaban menos del 20 % de departamentos por vender, que actualmente cotizan a un valor aproximado de u$s 20 mil por m2, es decir, u$s 6 millones en promedio cada unidad, los precios más altos de Miami. Según estiman en Consultatio Real Estate, la suma recaudada a partir de la venta del total de estas unidades llegaría a ser de u$s 1.300 millones. Durante el recorrido por lobbies y espacios de uso común del edificio también se aprecian trabajos del mexicano Jorge Méndez Blake, pinturas del español Juan Uslé, del neoyorquino Garth Weiser y del británico Callum Innes, así como piezas fotográficas de Taryn Simon y esculturas de An Te Liu.

SLS Residences Brickell y Brickell Heights 

SLS Residences Brickell.

Al ser sede de una de las ferias artísticas más reconocidas a nivel mundial –Art Basel–, este destino se posicionó en los ámbitos culturales internacionales. Rey del desarrollo de condominios de lujo en Miami , el argentino-cubano Jorge Pérez (fundador y CEO de Related Group), encontró allí terreno fértil para sumar su pasión por el arte a sus proyectos. Durante la semana de diciembre en que se celebra esta feria y las múltiples exposiciones satélite que surgen en diversos puntos de la ciudad (como Pinta y Untitled), Pérez suele abrir las puertas de su casa en Coconut Grove para lucir –durante un desayuno con amigos, artistas y prensa las obras de su colección privada que despliega en todos los ambientes de su hogar, desde los jardines, las habitaciones, los livings y hasta en los baños. En el último de estos encuentros, al que asistió esta periodista, el coleccionista posó especialmente junto a un cuadro de Yuyo Noé, protagonista de su hall de recepción.

Durante un recorrido por dos de sus condominios de lujo –SLS Residences Brickell y Brickell Heights– que el grupo tiene en este joven barrio financiero, Carlos Rosso (presidente de la División Condominios de Related Group) revela cómo la llegada de Art Basel jerarquizó el perfil de los visitantes, lo que impulsó a los desarrolladores a ofrecer propuestas inmobiliarias con fuerte impronta artística y, consecuentemente, también mejoró los espacios de la ciudad: “Miami se internacionalizó. La gente que viaja para Art Basel llega en su avión privado y durante el viaje observa la geografía de Miami con las islas, el mar celeste, y quedan impactados. Vienen por tres días a la feria y mandan a alguien o vuelven a la semana para comprar una casa. Los 10 mejores arquitectos de todo el mundo –como Zaha Hadid, Renzo Piano o Enrique Norten– están haciendo edificios en Miami. No es que ellos vinieron sino que los desarrolladores como nosotros, Alan (Faena) o Eduardo (Costantini) nos dimos cuenta que estaban llegando compradores más sofisticados y podíamos cobrar más por un departamento con firma”.

Brickell Heights.

En el condominio de usos mixtos Brickell Heights, las fachadas de las torres demuestran el diseño del prestigioso estudio Arquitectonica, exhibiendo un aspecto elegante y un concepto modernista. Para los interiores, David Rockwell, presidente del Grupo Rockwell, infundió el diseño de mediados de siglo con un toque contemporáneo. A su vez, en su fachada exterior, un enorme y colorido mural del artista argentino Fabian Burgos capta las miradas de quienes por allí circulan.

Fendi Château Residences Punta del Este

Fendi Château Residences Punta del Este.

Tras la primera experiencia exitosa de alianza que tuvieron en Miami, Château Group, presidido por Sergio Grosskopf, se unió nuevamente a la renombrada marca internacional Fendi para crear Fendi Château Residences Punta del Este. Se trata de un complejo de lujo que estará ubicado en una doble manzana con 230 metros de frente lineal sobre Playa Mansa, a la altura de la parada 16,5. Cada una de sus cuatro torres será de 27 pisos y tendrá más de 100 departamentos. La construcción de su primera etapa estaría finalizada en el segundo semestre de 2020. El emprendimiento ya cuenta con un sale center donde se puede apreciar el proyecto en detalle y una escultura del uruguayo Atchugarry, quien ya realizó dos obras para el edificio de Miami y hará una especial para el lobby de la primera de estas torres. También ya está confirmada la incorporación de una obra de Mauro Arbiza, otro artista rioplatense. En tanto, durante el verano, en el showroom se exhibió –a préstamo– una obra monumental de Fernando Botero. Grosskopf, quien antes de instalarse en la costa esteña construyó los Château Puerto Madero y Libertador, además de los shoppings Alto Palermo y Alto Avellaneda, detalla, en diálogo a solas con Clase Ejecutiva: “El arte y el real estate son dos cosas que corrían en mis venas. Hace 20 años me empezó a gustar el arte y al principio era como hobby. Tenía algunos cuadros de artistas argentinos, después de uruguayos y cuando fui subiendo en los negocios ya miraba artistas internacionales. Durante los últimos años noté que combinan perfectamente nuestros productos con el arte porque siento que mis desarrollos se elevan mezclados con arte, los favorece, les da más calidad y prestigio”. Si bien actualmente desarrolla en Punta del Este y Miami, promete “pronto” ir para Buenos Aires y revela que también están “avanzando mucho” para llevar la marca a San Pablo. En palabras de Casal, “todos ganan cuando el arte y la arquitectura se ponen a dialogar. Dar lugar al arte es abrir un espacio a lo mejor del ser humano”.

Artower Punta del Este 

El arquitecto José María Casal dirige la construcción de Artower en Punta del Este, una torre de 23 pisos que será entregada en diciembre de este año y demanda una inversión que supera los u$s 55 millones. Contará con 165 apartamentos de uno a tres dormitorios que se venden en un rango de precio que va desde los u$s 3.800 a los u$s 5.500 por m2. El proyecto contará con un parque de esculturas a cargo del artista plástico uruguayo Pablo Atchugarry, esculpidas especialmente para este emprendimiento. “El proyecto fue concebido desde el inicio como un conjunto que sintetizara arte, arquitectura y paisaje. Una torre de las características de Artower, en un lugar tan privilegiado, con el diseño de Carlos Ott y la obra de Atchugarry, se convertirá en un ícono de Punta del Este”, sintetiza el arquitecto.

Arte + arquitectura

“Sin lugar a dudas, creo que ésta es una tendencia que se inicia en Punta del Este, a partir de su viraje a ser un destino sumamente internacional. Existe una tendencia a llamar a artistas que son consagrados en la zona, como Pablo Atchugarry, quien además posee su obra in situ y es sumamente comercial, y de pronto se presenta la posibilidad de convocar a un artista imponente como Pablo Reinoso, que es consagrado mundialmente por sus obras en espacios públicos y privados, cuyos trabajos están en galerías de los cinco continentes; o a una artista joven como Luna Paiva y sus esculturas en bronce tan afines con el paisaje de Uruguay, que están siendo solicitadas en proyectos de Buenos Aires, Miami, Francia y España”, establece Astrid Perkins, autora de Al Este, el primer libro que explora la historia e identidad del balneario esteño, con fotografías de José Pereyra Lucena.
A su vez, la consultora revela que “he visto muchos casos en los cuales el desarrollo inmobiliario vende lotes y el comprador es quien incorpora las obras de arte una vez construida su casa. Y se genera un efecto dominó: otros habitantes deciden seguir la tendencia e incorporar piezas de arte a sus propiedades. Así, interiores y exteriores se convierten en eclécticas galerías de arte, dándole un toque maravilloso a un proyecto que no contempló el arte en primer lugar”. 
Un ejemplo de ello –que cita Perkins– fue lo sucedido con el complejo Fasano Las Piedras de Punta del Este: “Es una obra de arte en sí misma, por su propuesta arquitectónica. Pero algunos dueños de las Villas Fasano han incorporado arte en sus jardines y casas de forma tal que ahora dan mucho más que hablar. Ellos mismos, por iniciativa propia, enriquecieron la totalidad del proyecto”. Otro caso destacado es el de Garzón, “un pueblo entero donde actualmente el arte es el punto de atracción más fuerte a la hora de una inversión inmobiliaria”, aclara la entrevistada. Allí hay galerías, comunidades de artistas, residencias de artistas y hasta una feria prestigiosa que atrae a jóvenes y consagrados por igual.