Más allá del flat white, desayunos con identidad propia: 10 coordenadas para salir de la tendencia

Desde un desayuno full mexicano con huevos rancheros y salsa picante en la primera «lonchería» de la Ciudad hasta un flamante café de Belgrano donde la carta cambia todos los días. Además: un desayuno tano, otro francés y una joyita en Berisso (para descubrir en un mini trip en La Plata).

En esta noticia

Desde hace un par de años los cafés de especialidad son las nuevas birrerías de años atrás. Encontrar un buen café ya no parece ser un desafío en casi ningún barrio. Pero hay algunos lugares, cada vez más, que buscan destacarse desde algún lugar: el estilo, el alma mater detrás, los sabores a los que remiten. "Desayunar como un rey" es una frase histórica que siempre suena muy bien, y más en medio de la moda del ayuno intermitente; hayas ayunado doce, dieciséis o ni siquiera tres horas, en esta guía con mirada MALEVA podés encontrar lugares donde el desayuno tiene una búsqueda distinta, para salir un poco de la tendencia.

1) Barragán Lonchería: amor a la mexicana. / Nicasio Oroño 1195 - Caballito.

Es la primera lonchería de Buenos Aires, que busca transmitir la cultura del desayuno mexicano y fusionarlo con el café de especialidad orgánico. Luis Barragán es el ingeniero y arquitecto mexicano que inspiró a Agustina Lanteri y Sebastián Popritkin en la paleta de colores y materiales rústicos y espacios naturales dentro de su local. De este coqueteo constante con México salen propuestas como una french toast, con mole dulce, una preparación a base de chocolate con especias típicas mexicanas como la canela y el cardamomo. También tienen el café moca mole, y el avogatto: una reversión del affogato, con helado de aguacate, con granola casera, café y miel. Y para quien realmente se anime a ir por la mexicana full, ofrecen: huevos (orgánicos) rancheros con salsita picante, con pan de maíz morado; quesadillas divorciadas, hechas a base de chorizos toluqueños y tacos de carne de res o vegetarianos; el dúo de aguacate y cremita de maíz, una original reversión del avocado toast. Si te tentás con sus productos, podés comprar en su mercadito salsas, tortillas de maíz y más. Todo realmente chingón.

2) Voltri Café: La Dolce Vita / José de San Martín 780 - Quilmes.

Federica nació en Génova y vivió allá hasta 2004. Su pareja y socio, Feli, se capacitó como barista en Australia y trabajó en muchas cafeterías de especialidad en Argentina. A principio de este año decidieron unir fuerzas y crear este café que celebra la italianidad: "Yo siempre quise homenajear a mi pueblo de origen, así que todo está estudiado para que desde el principio te sientas en una cafetería italiana". En su espacio vas a encontrarte con una pared tapizada con dichos y refranes en dialecto genovés; una biblioteca con libros en italiano, y una carta 100% artesanal que viaja del norte al sur de Italia. Tienen cannoli, sfogliatela napolitana, focaccia genovesa (recomiendan mojarla en el café con leche, como en Génova), y los sábados ofrecen la receta de su nona: El Petrali, un postre calabrés con masa parecida a la de pasta frola, relleno de higos, fruta seca, vino oporto, marsala, bañado con chocolate, glasé o miel. Otra innovación es su café comestible: un café servido en una masa de galletita cubierta de chocolate, que se derrite al servirlo y es una fiesta de sabores.

3) Los Galgos: porteño de ley. / Av. Callao 501 - Centro.

El bar que es parte de la historia de Buenos Aires, al que iban figuras como Discépolo en 1930, se resignificó cuando lo reabrieron Julián Díaz y Flor Capella en 2015. Su esencia permanece intacta y por eso la gente del barrio que iba históricamente hoy va por un café, y no por un flat white. Para ellos y para quienes lo hayan descubierto en su segunda apertura, hay desayunos clásicos como café con leche con medialunas, medialunas con jamón y queso, tostados de jamón y queso, pastafrola, alfajores de maicena. También tienen chocolatada, y sándwiches de miga especiales. Los sábados tienen para compartir, el "Desayuno de campeonxs" que trae un poco de todo, para sentarte un rato a leer el diario.

4) Togni´s Café: un jugador distinto. / Blanco Encalada 1675 - Belgrano.

A Máximo Togni siempre lo mueve "la necesidad de poder comer algún producto que en Buenos Aires no exista". Eso lo llevó a fusionar dos lugares como Estados Unidos y París, donde ha pasado y pasa mucho tiempo de su vida. Después de tener su restaurante en el Soho, y ser chef de la embajada argentina en Washington DC, copó la calle Blanco Encalada con Dogg's, cuando ahí no pasaba nada. Después llegó Togni's Pizza, y hace unos meses decidió abrir su café enfocado en una pastelería diferente. Invirtió mucho en maquinarias y moldería importadas para poder lograr las obras de arte que salen de su mostrador. "Es un laboratorio constante donde todo el tiempo estamos probando cosas nuevas". La carta cambia todas las semanas, pero tienen sus insignias: la galletita con chocolatín arriba (trabajaron ocho meses en el desarrollo del molde en USA), el canelé, el roll de canela, el financier de pistacho, los bagels y la baguette.

5) Rocky Point: oda al sueño americano. / Av de Mayo 323- Ramos Mejía.

Un bar en el Oeste, que te lleva de viaje en el tiempo hacia la cultura norteamericana de los 80's y 90's a través de su ambientación pop art y la impronta de su cocina. En sus rincones podés encontrarte desde un aro de basquet y un hall of fame de basquetbolistas, estrellas de fútbol americano y boxeadores, discos de platino retro, y una tienda donde venden muñecos, gorras, y diferentes objetos fetiches de cualquier fan del american dream. En su carta se destacan el milkshake de chocolate con crema helada de vainilla con chocolate, crunchy de chocolate, oreos, bon o bon, salsa de chocolate y malvaviscos asados; tortas enormes como la Black Star, la red velvet, la New York Cheesecake, waffles y opciones saladas como el club sándwich y el mega scon de queso.

6) Gontran Cherrier y sus locales parisinos: un poco de amor francés. / Malabia 1805, Alianza Francesa, Palermo y otros locales.

Gontran Cherrier, el panadero francés de cuarta generación desembarcó en 2019 en Bueno Aires y hoy ya tiene cuatro sucursales. Si bien el concepto es el de una boulangerie francesa, donde más podés sentirte en París es en su sucursal de la Alianza Francesa y su nuevo local en Recoleta, frente a Plaza Francia. Su viennoiserie y pâtisserie están elaboradas con ingredientes "Label Rouge" (sello de calidad francés), como la harina Foricher y la manteca Isigny Sainte- Mère. Si querés vivir la experiencia francesa completa, podés tomar el café "Comme à Paris", con un pain au chocolate, un pain aux raisins, un croissant, o un tartine salado, un éclair o un macarrón.

7) Oli Café: sensual y suculento. / Costa Rica 6020 - Palermo Viejo.

La Chica Pájaro cumplió su sueño donde plasmar todo lo que le gusta comer y dar de comer en este local que siempre está lleno, porque es uno de esos que seduce a todos. "Oli nace de algo tan personal y tan íntimo que rápidamente los clientes sienten que es un poco de ellos también", cuenta Olivia Saal. "No elegimos el camino fácil de cafetería de especialidad, sino que es un restaurante con panadería y pastelería que ofrece café de especialidad, todo tipo de bebidas, y un servicio de diez horas seguidas". Sus desayunos más icónicos: y el sandwichito Oli con palta, lomito, tomate y pan de centeno; la medialuna de queso y mostaza, los chipás rellenos de kimchi y queso; lo más goloso: la Selva Oli, la torta más pedida por celebrities y artistas para sus fiestas. El brunch de los fines de semana de 11 a 16, atrae filas enormes.

8) Café Mishiguene: del Medio Oriente. / Cabello 3181 - Palermo.

Hace un año que Tomás Kalika, el chef que trajo a Buenos Aires todo lo que aprendió de sus años de carrera en restaurantes israelíes y de sus orígenes, decidió darle un giro a su legendario restaurante Mishiguene - "locura" en idioma yddish - para ampliarlo a nuevos paladares, jugar un poco más y generar una propuesta más informal. Allá podés probar o llevarte a casa sus joyas de la pastelería y panadería judía y del Medio Oriente: babka de chocolate o canela, baklava, rogelaj de damascos, shissel, jalá; y desayunos como la canasta de panes con jalea, manteca Mishiguene y labne, los bagels en pan kummel, o el tostado de pastrón y queso gruyere, o los huevos shakshuka.

9) Bioma Café: a base de plantas. / Cuba 2220 - Belgrano y Bonpland 1920 - Palermo Viejo.

Es la primera cafetería de especialidad donde todo está hecho a base de plantas. Con una estética llena de colores e ilustraciones del reino animal, invaden diferentes paredes de Buenos Aires con su mensaje principal: "Vas a sentir que no cambió nada, pero estás cambiando todo". Su idea es que no solo la comunidad vegan se acerque a sus cafés, sino que cualquiera se deleite con sus especialidades: scons de queso, tofee cheesecake, sus wafles, su bagel de jamón vegetal y queso de almendras, su V-Frapu (feat Haulani), el Rainbow Capuccino, y toda su carta de cafés, combinadas con leches que elaboran a diario.

10) La Bollería de Juan Manuel Herrera: una joya escondida en Berisso. / Montevideo 715 - Berisso.

Juan Manuel Herrera es nacido y criado en Berisso, y desde ese lugar, se proyecta al mundo entero. Su centro de producción es la vieja panadería de su padre, donde se crió. Desde ahí da vida a sus panes, laminados, vinnoserie, sus shows, y también sus proyectos. Uno de ellos está a solo unas cuadras, en una esquina, frente a la plaza: La Bollería es un lugar, que según Juan, comercialmente funcionaría mucho más en cualquier otra zona, pero a él le gusta estar ahí. "Es donde hago todo lo que me gusta hacer, desde bizcochitos de grasa hasta sfogliattela". La que va, es hacer un mini roadtrip por La Plata y pasar por su local a tomar un café con leche con medialunas, o un croissant, y llevarte a tu casa sus panes y delicias del día.

///

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.