Salud

El cereal de la "juventud eterna": está repleto de fibra, fomenta el crecimiento muscular y controla el azúcar

Este cereal mejora el tránsito intestinal, esta lleno de fibra y ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre

En esta noticia

El farro, un cereal con una historia milenaria, se considera uno de los granos más antiguos cultivados en la agricultura, remontándose a más de diez mil años atrás en Egipto. Desde allí, este grano ancestral se extendió por la antigua Europa, siendo utilizado tanto en Grecia como en Roma para la producción de pan.

Este cereal, proveniente de la especie Triticum dicoccum, se hizo de una gran popularidad a lo largo de la historia debido a su alto contenido de proteínas, fibra y calcio, lo que lo convierte en uno de los granos mas saludables  y nutritivos. 

Estudios científicos

La palabra italiana "farina" (harina) tiene su origen en el farro, que era empleado para hacer un tipo de pan reservado a las clases más ricas, mientras que el pan de centeno era consumido por quienes tenían menos recursos. 

Su reputación se ve respaldada por su inclusión en la dieta diaria de los longevos habitantes de la isla griega de Icaria, ubicada en el mar Egeo. 

Según un estudio del 2009, el 13% de los icarianos estudiados superaban los 80 años, cifra significativamente superior al promedio mundial (alrededor del 1.5%) y aún más notable en comparación con el 4% en América del Norte y Europa.


¿Qué beneficios aporta el farro a la salud?

El consumo regular de farro ofrece una serie de beneficios para la salud que lo convierten en un alimento destacado en la dieta:  

  • Alto contenido proteico: el farro es una excelente fuente de proteínas, esencial para el crecimiento muscular y la reparación de tejidos.
  • Rico en fibra: la fibra presente en el farro promueve la salud digestiva al mejorar el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento.
  • Control de azúcar en sangre: gracias a su bajo índice glucémico, el farro ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, siendo una opción ideal para personas con diabetes.
  • Nutrientes clave: contiene una variedad de nutrientes esenciales como hierro, magnesio, zinc y vitaminas del complejo B, fundamentales para mantener el cuerpo sano y funcionando correctamente.
  • Promueve la saciedad: su combinación de proteínas y fibra ayuda a mantenernos saciados por más tiempo, lo que puede contribuir al control del peso.
  • Control del peso: debido a su alto contenido de fibra y proteínas, el farro puede ayudar a aumentar la sensación de saciedad, lo que puede contribuir a un mejor control del peso y a la prevención del sobrepeso y la obesidad.
  • Salud cardiovascular: los estudios sugieren que el consumo regular de farro puede ayudar a reducir la presión arterial y los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo"), lo que beneficia la salud del corazón y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Propiedades antioxidantes: el farro contiene antioxidantes como los polifenoles, que ayudan a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo, protegiendo las células y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas.

¿Cómo se prepara?

  1. En una cacerola, lleve el agua a ebullición.
  2. Agregue el farro y la sal (opcional) al agua hirviendo y permita que vuelva a hervir.
  3. Reduzca el fuego a medio y cocine el farro sin tapar hasta que alcance la textura deseada, generalmente entre 30 a 40 minutos.
  4. Una vez cocido, escurra cualquier exceso de agua y sirva el farro caliente o úselo según su receta planificada.
  5. Si sobra farro, refrigérelo dentro de las próximas 2 horas para mantener su frescura y calidad.


Consejos útiles para la preparación:

  • Para más sabor, cocine el farro en caldo en lugar de agua.
  • El farro es versátil y puede sustituir al arroz integral o la quinoa en diversas recetas.
  • Agréguelo a sopas, bowls de granos o ensaladas para un toque nutritivo.
  • Para reducir el tiempo de cocción, remoje el farro en agua en el refrigerador durante al menos 8 horas antes de cocinarlo.
  •  Agregue el farro remojado a agua o caldo hirviendo y cocine a fuego lento durante unos 10 minutos. 
  • Escurra el exceso de agua y sirva.
Temas relacionados
Más noticias de alimentación saludable

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.