MIÉRCOLES 29/01/2020
Día del café: consumo y tendencias de la infusión más bebida del mundo

Día del café: consumo y tendencias de la infusión más bebida del mundo

En la Argentina se consume 1 kilo por persona, que equivale a unas 207 tazas por habitante por año. De filtro, instantáneo o en cápsula, el café se sofistica y, a través de nuevos formatos, busca competirle al mate.

Considerada la bebida más tomada en el mundo después del agua, encontrarse a compartir un café es una costumbre que se mantiene a través de los siglos. A fin de promover su consumo, fue en 2015 cuando la Organización Internacional del Café eligió el 1º de octubre como fecha para unificar la celebración que, hasta ese momento, cada país realizaba en un día diferente.

Ariel Schegvitz, barista de Café Martínez.

Producido en países como Brasil, Vietnam, Colombia, Indonesia y Etiopía, el ránking de consumo es liderado por Finlandia, con 16 kilos per cápita, que equivale a unas 1.100 tazas por habitante al año. En países como Chile, el consumo está en 6 kilos, pero en la Argentina, Uruguay y Paraguay los números bajan debido a la fuerza del principal competidor en la región: el mate. En el país se consume cerca 1 kilo de café per cápita, una cifra que se mantiene a pesar de la crisis, según aseguran desde el sector. Sin embargo, su consumo fue variando, influenciado por nuevos formatos y tendencias.

“Creo que estos últimos 5 años se vio un auge del café, surgieron nuevas formas de tomarlo, se fue perdiendo lo tradicional de sólo beberlo cortado. Hoy, el consumidor quiere distintos tipo de propuestas”, aporta Ariel Schegvitz, barista de Café Martínez. Consuelo León, barista y Brand Ambassador de Nespresso, coincide: “Sin dudas, está de moda. Hay muchas cafeterías de especialidad que ofrecen propuestas con una serie de características físicas y sensoriales relacionadas con las metodologías de extracción. Es tarea del barista lograr el mejor perfil sensorial según el origen del café. Hoy, hacer una buena taza de café expresso es considerado un arte”, destaca.

“Si bien el consumo argentino es bajo en general, el porteño lo tiene muy arraigado. Y en las grandes ciudades es más alto que en el interior”, explica Martín Cabrales, de Cabrales, empresa familiar con más de 70 años en el mercado del café. “Acá solemos consumir más el torrado, al cual en el proceso de elaboración se le agrega azúcar. Es una costumbre española que heredamos. Pero el tostado es el que más que se ingiere en todo el mundo porque es más natural, sin ningún tipo de agregados y de mejor calidad”, agrega.

Martín Cabrales, de Cabrales, empresa familiar con más de 70 años en el mercado del café

 

Consumidor exigente

Como pasó con el vino, el aceite de oliva y el chocolate, el consumo de café se sofisticó. “Es un producto al que se le han descubierto un montón de propiedades: es energizante natural, mantiene alerta al cerebro, combate al mal de Parkinson, no engorda. Se considera que es aconsejable beber hasta 4 ó 5 tazas de café por día”, explica Cabrales. La cifra de consumo actual en la Argentina es de 207 tazas por persona por año.

La tendencia es hablar de lo endémico, el famoso terroir. Implica conocer el origen, saber que la altitud, la latitud, el clima y el suelo le dan características específicas. Uno ve el resultado final en la taza pero no sabe el trabajo detrás, desde la cosecha a la poscosecha. La mano del caficultor le da una impronta que, junto con la más alta tecnología, produce una alquimia esplendida en la taza”, describe León.

En cuanto a la introducción de las nuevas generaciones en el consumo, Cabrales considera que se inician de forma diferente a antaño: “La juventud empieza en las cadenas, donde prueba el café mezclado con otros ingredientes. Eso los vuelve más exigentes, por lo que hay que estar atentos ya que son quienes dictan las tendencias. Para estar a la altura de esa demanda, Cabrales destaca los avances tecnológicos de la industria cafetera, “que viene innovando a través del desarrollo tecnológico con las cápsulas, las máquinas que muelen el café y los blends”.

 

Tendencias que se vienen

Consuelo León, barista de Nespresso

Los baristas destacan, como tendencia creciente de cara a la temporada primavera/verano, el café frío, ya consagrado a nivel global. “El cold brew es el resultado de macerar café con agua fría durante 24 horas. Ese concentrado es un energizante natural. Al principio, el cliente lo veía como algo exótico, pero ya el año pasado empezó a ser más aceptado y ahora va a ser un boom”, explica Schegvitz. “Afuera se ve mucho la propuesta segmentada según el tipo de filtrado, una variante que las cafeterías argentinas estamos, de a poco, empezando a ofrecer”, agrega.

Finalmente, León apunta que “en la Argentina, el café se toma con leche vacuna, pero en el exterior es muy común prepararlo con leche de almendra o de trigo. En Europa, por ejemplo, se toman unas infusiones elaboradas con lo que queda de la pulpa del café, que también es muy rico. Creo que todavía falta que los argentinos se animen a jugar un poco más con el café, a sumarlo en la coctelería y en la gastronomía sin miedo porque es un producto noble que acompaña muchas experiencias”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping