Chernobyl: cómo es Atomik, el vodka hecho con agua de la zona de exclusión

Chernobyl: cómo es Atomik, el vodka hecho con agua de la zona de exclusión

La bebida es resultado de un proyecto que pretende demostrar que se pueden elaborar productos aptos para el consumo humano con materias primas del área tras la explosión nuclear en 1986

Es atómico, pero no radioactivo. Al menos, así lo aseguran los mentores de Atomik, el último vodka en llegar al mercado, elaborado a partir de centeno y agua procedentes de Chernobyl. Se trata del primer producto para consumo humano elaborado en la zona desde la explosión de la planta nuclear, el 26 de abril de 1986.

Luego de la tragedia de Chernobyl (que causó la muerte directa de, al menos 30 personas, sin contar los fallecimientos posteriores a causa de la radiación), se estableció una zona de exclusión de 30 kilómetros en torno de la planta nuclear. La agricultura en esa zona fue prohibida, a excepción de cultivos a muy pequeña escala con los que sobreviven los escasos pobladores que se negaron a la evacuación (197 permanecieron y 340.000 abandonaron el lugar) y los que han ido llegando desde que la zona ha sido declarada "de reubicación forzada".

Según señala el diario español Expansión, la iniciativa de producir el vodka Atomik parte de un grupo de investigadores de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), que lleva años trabajando en Chernobyl, analizando la capacidad de recuperación de la tierra en la zona de exclusión tras los efectos del accidente nuclear. Jim Smith, jefe del equipo de científicos británicos, creó The Chernobyl Spirit Company en colaboración con colegas ucranianos. Juntos decidieron destilar "granos de centeno ligeramente contaminados" empleando agua del acuífero local para obtener un vodka que "no es más radiactivo que cualquier otro", porque se supone que las impurezas se desechan a través del proceso de destilación.

Es argentina y recorrió 84 países haciendo 'turismo insólito': de qué se trata

En todo caso, los amantes del vodka deben saber que los análisis de laboratorio indican que los índices de radiación de Atomik Vodka están por debajo de lo permitido. No está mal, considerando que Chernobyl seguirá siendo zona radioactiva al menos 24.000 años más

Chernobyl: una escalofriante miniserie de HBO relata el desastre nuclear

En cualquier caso, los valientes que quieran probarlo, tendrán que esperar. Como se indica en la página web del proyecto por el momento sólo existe una botella de Atomik, aunque esperan empezar este año la producción a pequeña escala. La idea es producir unas 500 botellas para vendérselas a los turistas que, con cada vez más frecuencia, visitan la zona de exclusión. La idea es que este vodka ponga de relieve la situación de la comunidad de habitantes de Chernobyl. De hecho, desde la companía afirman que el 75% de los beneficios se destinará a las personas que viven allí

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping