Se fundó en 1930

Empezó haciendo medias y encontró su negocio con los neumáticos: la historia detrás de Bridgestone

La compañía nació a partir de una idea de Shojiro Ishibashi que manejaba la empresa textil de su familia. Hoy tiene 75 fábricas para su negocio de cubiertas alrededor del mundo.

La japonesa Bridgestone es uno de los mayores fabricantes de neumáticos a nivel mundial y el principal jugador en el mercado argentino. El 23 de septiembre anunció el cierre temporal de su planta en Llavallol producto del conflicto gremial que protagonizó la industria durante meses y mantuvo en jaque a varios negocios. Esta fábrica opera en el país desde 1931, sin embargo la historia de la compañía comenzó algunos años antes como una división de una empresa que producía medias.

En 1906, con tan solo 17 años, Shojiro Ishibashi se hizo cargo del emprendimiento textil de su familia. La compañía se especializaba en la elaboración de las tradicionales medias japonesas tabi, que llevan el dedo pulgar separado del resto. El joven desarrolló el negocio con nuevos productos, como unas medias con suela de goma para los trabajadores y también empezó a fabricar zapatillas. Con estos proyectos acumuló capital y experiencia y en 1930 lanzó la división de neumáticos de la empresa.

Shojiro Ishibashi fundó Bridgestone en 1931 como un desprendimiento de su empresa textil.

Hasta ese momento la industria no estaba muy desarrollada en Japón y la competencia llegaba desde Europa y los Estados Unidos. Ishibashi le vio potencial y al año siguiente independizó este vertical y creó Bridgestone Tire. Según explica la firma, eligió este nombre (Brigdestone) porque es una traducción literal de su apellido. En 1934 abrió su propia fábrica y en los años siguientes sumó otros productos, como pelotas de golf, mangueras y amortiguadores.

Fusión con Firestone

Durante la Segunda Guerra Mundial la planta se dedicó a proveer los requerimientos de los cuerpos militares. Una vez terminado el conflicto Bridgestone retomó sus planes y salió a la Bolsa en 1961. Cuatro años más abrió su primera fábrica fuera de Japón (ahora conocida como el site de Singapur) y en 1967 inauguró sus oficinas comerciales en los Estados Unidos. Ishibashi condujo las riendas de la compañía hasta su muerte en 1976 y en la próxima década se produjo el gran crecimiento.

Bridgestone anunció la compra de la planta de la estadounidense Firestone en 1983 y cinco años después ambas se fusionaron en una operación de u$s 2600 millones. Esto le dio a la japonesa no solo un importante share en el mercado estadounidense, sino también plantas en Europa y todo el continente americano.

En 1965 abrieron su primera fábrica fuera del territorio japonés. Hoy tienen 75 plantas en el mundo.

Firestone había sido fundada en 1900 por Harvey Firestone en Ohio. La empresa empezó a vender sus cubiertas en Argentina en 1915 y abrió su planta en Llavallol en 1931 (el mismo año en el que se independizó Bridgestone) con una capacidad para fabricar 600 unidades diarias. A partir de 1997 la fábrica recibió la certificación para producir y vender neumáticos con la marca japonesa.

A las pistas

En los 90 el grupo decidió salir a romper la hegemonía de la estadounidense Goodyear en el universo deportivo. A través de su división Bridgestone Sports regresó al Indy Car Series con Firestone tras 20 años y en 1997 empezaron a participar en la Formula 1, aunque ya venían trabajando en las divisiones menores, como Formula 2 y 3.

El finlandés Mika Häkkinen celebra su campeonato con cubiertas Bridgestone.

La compañía logró su primer título mundial al año siguiente con el McLaren del finlandés Mika Häkkinen y consiguió quedarse con todos los campeonatos hasta 2004. Luego repitió entre 2007 y 2010 y ahora el dominio es de la italiana Pirelli.

Los números detrás

Según su último reporte anual, Bridgestone cuenta con 75 plantas en el mundo relacionadas con su negocio de neumáticos, que representa más de un 80% de sus ingresos. En total produce casi 1,8 millones de toneladas de cubiertas por año. Desde 2020 su CEO global es Shuichi Ishibashi, sin embargo, a pesar de que comparten apellido, no tiene relación con la familia fundadora.

La fábrica ex Firestone en Llavallol opera desde 1931.

En la Argentina es proveedora de cubiertas para la mayoría de las pickups de fabricación local, como la Toyota Hillux, Volkswagen Amarok y Renault Alaskan, entre otras. Desde 2003 anunció varios planes de inversiones para ganarle mercado a sus competidores, Fate y Pirelli. El último fue en 2016 con un plan a cinco años de $ 2800 millones para aumentar en un 40% su producción y en un 400% sus exportaciones.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios