Historias de marcas

El ícono de los 90 que apostó por la ropa barata, pero no pudo sobrevivir en el mercado argentino

La cadena neerlandesa C&A creció con su modelo de ropa económica y gran variedad. Hoy está presente en 24 países.

En esta noticia

Los hermanos Brenninkmeijer venían de una larga historia familiar ligada al negocio textil. Durante más de 200 años sus antepasados se dedicaron al comercio ambulante de lino, por eso, no fue una sorpresa cuando Clemens y August decidieron abrir su propio negocio

Empezaron con un depósito y luego abrieron su propia tienda para venderle directo al público. Con el correr de los años y las generaciones, C&A se transformó en uno de los grandes players del retail con más de 1000 tiendas a nivel global, aunque en la Argentina no logró hacer pie.

Clemens y August Brenninkmeijer, fundadores de la cadena C&A en Países Bajos. 

A mediados del siglo XVII, los Brenninkmeijer decidieron dejar la granja que trabajaban en el norte holandés, y se transformaron en vendedores ambulantes de lino. Clemens y August, nacidos en 1818 y 1819, respectivamente, se criaron en Mettingen, un pequeño pueblo alemán, donde aprendieron todo del rubro textil.

El origen de C&A

En 1841 los hermanos se independizaron y crearon su proyecto de telas de lino y algodón en Sneek, en la provincia neerlandesa de Frisia. Ahí tenían un depósito con todo su stock y ellos vivían en el segundo piso. La empresa C&A Brenninkmeijer pronto se hizo conocida en la ciudad.

La creación de la máquina de coser Singer impulsó el desarrollo de la industria. Además fue uno de los drivers de la tendencia noventosa de la indumentaria ready-to-wear, que C&A explotó con su modelo de precios económicos y bajos márgenes. Los emprendedores abrieron su primera tienda directo al público en 1860, pero todavía no vendían prendas, sino que comercializaban paños y telas precortadas.

La primera tienda vendía paños y telas precortadas de lino y algodón.

El éxito del local los llevó a abrir otro en Leeuwarden. Tras la muerte de August en 1892, Clemens continuó la expansión de la marca. Inauguró tiendas en Ámsterdam en 1896 y sus hijos y sobrinos la convirtieron en una cadena de alcance nacional con sucursales en Groninga, Róterdam y otras ciudades neerlandesas. Clemens murió en 1902 a los 84 años.

De Europa al mundo

Richard y Clemens, miembros de la segunda generación y primos entre sí, se encargaron de exportar C&A al mercado europeo. El primer destino fue Alemania en 1911, pero la Primera Guerra Mundial puso en pausa sus planes. A su vez, el conflicto bélico les causó un problema con sus proveedores, sin embargo, los Brenninkmeijer convirtieron esto en una oportunidad.

La empresa optó por asumir la fabricación de telas y prendas. Por eso abrió su propia planta en Países Bajos en 1918 y luego hizo lo mismo en Alemania (1921) y el Reino Unido (1927). A esto le sumó su diferencial en tiendas con una política de precios fijos, compras en efectivo y un año de garantía.

Su llegada a los Estados Unidos se produjo recién en 1948, aunque no tuvo la performance esperada. Para mejorar sus números encaró una ola de adquisiciones. Se quedó con Ohrbach's Inc, The Lodge, Maurices y Miller's Outpost, entre otras partes para incrementar su market share.

C&A llegó al mercado estadounidense en 1948 y se expandió a través de adquisiciones en los 60.

El icónico logo oval acompañó a la empresa desde 1907. Al principio llevaba el apellido de la familia fundadora y en los 70 lo simplificaron con el protagonismo solo de las iniciales. Desde 2020 incluso abandonó el óvalo que encerraba el nombre de la marca.

Ícono de la Argentina de los 90

C&A debutó en el mercado sudamericano en 1976 con la apertura de su tienda en Brasil. Más de dos décadas después puso un pie en México, aunque antes, en 1996, llegó a la Argentina con un local en el shopping Alto Avellaneda.

El icónico local de la cadena neerlandesa sobre avenida Cabildo. C&A se fue del país en 2009.

La cadena se despidió del mercado local en 2009. Antes de anunciar el cierre de sus 20 locales en junio de ese año, la firma había bajado la persiana de su sucursal en Santa Fe y había reducido su spot en Unicenter. No era la primera filial que decidía cerrar, ya que en 2001 hizo lo mismo con la del Reino Unido. En cambio, la subsidiaria brasileña fue la primera en salir a la Bolsa en 2019.

Hoy la empresa cuenta con más de 1800 tiendas en 24 países. La sexta generación de la familia Brenninkmeijer se ocupa de la administración de la compañía a través del holding Cofra. El último miembro del clan en formar parte de la dirección de C&A fue Eric Brenninkmeijer, que hasta junio de 2022 se desempeñó como director Comercial para Europa.

Temas relacionados
Más noticias de historias de marcas

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.