EMBAJADOR DE JAPÓN, EN EXCLUSIVA

"En 2019 había 102 empresas japonesas en la Argentina: ahora hay 70"

Las firmas japonesas en la Argentina pasaron de 102 a 70 en tres años. El representante nipón en el país pide mayor previsibilidad, más seguridad jurídica y un mayor nivel de diálogo entre el gobierno y los empresarios de su nación para crecer en conjunto.

Falta poco más de un año para que tengan lugar en la Argentina las elecciones presidenciales. Y, en el tiempo que queda, uno de los frentes en los que deberá dar batalla el gobierno actual es, sin lugar a dudas, el que concierne a las relaciones internacionales. Con la Cumbre de las Américas y la Cumbre del G7 copando la agenda oficial este mes (N.d.E: el artículo fue publicado en la edición de junio de Apertura) en términos de relaciones exteriores, de aquí a fin de año será clave para el Ejecutivo tener un posicionamiento estratégico en materia de alianzas bilaterales.

El señor embajador de Japón en Argentina, Takahiro Nakamae -que en junio participó de un encuentro en Bariloche para el fomento de una Estrategia Nacional de Hidrógeno- asegura que el país "tiene un papel muy importante" en esta materia. "En Alemania, representó a todos los países de la región y, con la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), representa a 33 países de América latina y el Caribe", indica el embajador. Además, analiza su potencialidad económica y los desafíos que deberá enfrentar el país para ser atractivo para el mercado internacional.

Lleva ya más de dos años en el puesto, ¿qué evaluación hace de su gestión hasta el momento y cuáles son los desafíos para los próximos meses?

Yo vine a la Argentina en agosto de 2019. A los cuatro meses de mi llegada, me tocó el cambio de gobierno y luego, dos o tres meses más tarde, comenzó todo lo de la pandemia. Estoy cumpliendo ahora tres años, que han sido años muy poco normales en el sentido de la actividad diplomática. 

Aun así, yo diría que hasta ahora ha sido un tiempo bastante fructífero, considerando la situación dada. Por ejemplo, en lo diplomático bilateral, el año pasado tuvimos la visita del ministro de Asuntos Exteriores de Japón a la Argentina, en medio de la pandemia. Fue el primer canciller japonés que visitó la Argentina después del inicio de la pandemia. Eso muestra simbólicamente la importancia que damos a las relaciones bilaterales, a pesar de todo esto.

¿Qué representa la Argentina para Japón? ¿Por qué es un país importante dentro de América latina?

La Argentina nos interesa, principalmente, por dos cosas: por su potencial económico y su estatus, la posición que ocupa dentro del contexto de la política internacional. En cuanto a la economía, la Argentina es un país con mucho potencial en lo agropecuario, minería, energía. Ahora, con la situación en Ucrania, la Argentina tiene potencial y un papel muy importante en cuanto a la estabilidad económica de la sociedad internacional. En lo político y en lo diplomático, la Argentina es una democracia muy importante. Es un país que comparte valores fundamentales con nosotros. Concretamente, valores como la democracia, derechos humanos, libre comercio. 

En un mundo donde estos valores fundamentales están siendo desafiados muy severamente por varias partes, la Argentina tiene la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, presidente de CELAC. Los diplomáticos argentinos tienen papeles muy importantes. Para nosotros, es muy importante mantener buen diálogo en varios niveles. La Argentina tiene un valor muy importante en la comunidad internacional, tanto en lo económico como en lo político.

El embajador Takahiro Nakamae asumió su puesto en 2019

En su viaje a Europa en mayo, la Argentina se ofreció como proveedor de gas en algunos mercados, ¿ve la posibilidad de que en un futuro, a corto o mediano plazo, pueda ocupar este rol?

La guerra en Ucrania sacude los cimientos del orden internacional. La Argentina cuenta con una potencialidad enorme para proveer tanto alimentos como energía. En esta situación donde se siente la escasez del suministro a escala global e, inclusive, se habla de la crisis alimentaria en algunas regiones, los países con mayor potencialidad de suministro de alimentos tienen un papel muy importante. No solo la Argentina, sino otros países como Brasil. Argentina es uno de los países que más puede contribuir en este sentido.

Pese a tener estas potencialidades que menciona, ¿cuáles son los desafíos que debe enfrentar el país para poder aprovecharlas?

El país tiene dificultades en lo macroeconómico. La inflación que está experimentando este país es un desafío que la Argentina está tratando de solucionar. Esta inflación representa un impedimento para el desarrollo estable de la economía argentina. La demanda del mercado de alimentos y de energía, que está en alza, es un viento a favor para la Argentina. 

Por otra parte, representando la voz de los empresarios japoneses que están operando en la Argentina, para que haya mayor intercambio, inversiones, comercio y actividad comercial de los inversores extranjeros en la Argentina, lo que se espera es que haya una mayor estabilidad de la macroeconomía y un mejor ambiente de negocios para el sector privado. Para ello, lo que están esperando es mayor previsibilidad macroeconómica, incluyendo una mayor seguridad jurídica para los inversores. Como parte de ello, estamos con expectativas de que la Argentina cumpla los compromisos acordados con el FMI, lo que formará una base de estabilidad macroeconómica. Las empresas japonesas invierten con una visión de muy largo plazo, de 20, 30 o 50 años.

Cada vez menos empresas japonesas

Me habla de previsibilidad y visión a futuro de las empresas japonesas. ¿Son muchas las que han abandonado el país? ¿Hay una aproximación de cuántas son en total?

Estamos realizando encuestas a las empresas japonesas que operan en la Argentina. Hace tres años, pudimos confirmar que había un total de 102 empresas japonesas operando aquí. Este año, hemos podido confirmar hasta 70. Se está notando la disminución del número de empresas que operan en el país. Hay varias razones, como la pandemia. Pero en otros países de la región, como Brasil, hay en total 700 empresas de origen japonés operando. En México, son 1300 las empresas japonesas que funcionan. No hemos logrado aprovechar la potencialidad que tiene la Argentina en el intercambio bilateral. Para que exista un mejor ambiente de negocios en el país, se requieren tres cosas: mayor previsibilidad, más seguridad jurídica y un mayor nivel de diálogo entre el gobierno y los empresarios japoneses.

"Para que haya mayores inversiones de los extranjeros en la Argentina, lo que se espera es que haya una mayor estabilidad de la macroeconomía y un mejor ambiente de negocios para el sector privado"

¿Qué rol juega, en este sentido que me menciona, la eliminación de la doble imposición entre la Argentina y Japón?

Entre ambos países se ha avanzado en dos acuerdos importantes: el de promoción y protección de inversiones y el convenio de la eliminación de la doble imposición para las empresas japonesas. Estos ya han sido aprobados en Japón por nuestra legislación, y estamos a la espera de la aprobación en el Congreso argentino. Esperamos que sea lo antes posible para que las empresas puedan operar con una mayor seguridad jurídica. Estos dos acuerdos no son las condiciones únicas, pero contribuyen a la inversión japonesa. Por otro lado, las restricciones a las importaciones y las restricciones al giro financiero de las empresas también afectan a las actividades empresariales de los japoneses y a todos los empresarios extranjeros que quieren hacer negocios en la Argentina. A su vez, la estabilidad de la tasa de cambio es también muy importante.

Rol global

Volviendo al escenario internacional, ¿cuál es su percepción del plano mundial actualmente y qué papel tiene la Argentina en este sentido?

Rusia es un país muy importante y su invasión de Ucrania es un intento de desafiar al status quo. Esto podría desatar intentos desestabilizadores en otros sectores del mundo. 

Por eso, estamos invitando a los países como Argentina a que sumen su voz contra estos intentos de desafiar los valores fundamentales del orden internacional como soberanía, integridad y democracia. En este sentido, esperamos que la Argentina, con la responsabilidad que tiene en ONU y en CELAC, desempeñe su liderazgo en los foros internacionales. Esa es nuestra expectativa.

La versión original de esta nota se publicó en el número 342 de revista Apertura. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios