Vehículos eléctricos: la industria automotriz de Estados Unidos acelera la conversión para llegar a 50% en 2030

Esta semana, Joe Biden decretó que en nueve años, el 50% de las ventas de automóviles en EE.UU. sean de vehículos eléctricos. Qué le pide la industria para concretar esa meta: ¿replicará en el resto del mundo?

Cuando Joe Biden se postuló para dirigir a Estados Unidos, tenía claro que quería responder a los desafíos del cambio climático como un líder mundial. Cuatro meses después de asumir, confirmó que EE.UU. vuelve a adherir al Acuerdo de París sobre cambio climático, revirtiendo la decisión de su antecesor, Donald Trump. 

En ese contexto, el año 2030 es una meta cercana, casi tangible en cuanto a los planes y concreciones inmediatas que implica para poder reportar logros en menos de nueve años. Por lo pronto, con el Acuerdo de París el compromiso para 2030 es reducir gases de efecto invernadero y el consumo de carbón, fundamentalmente.

Y esta semana, el presidente Biden firmó un decreto con el objetivo de que la mitad de todos los vehículos nuevos vendidos en 2030 en Estados Unidos sean cero emisiones, al tiempo que propuso nuevas reglas para reducir la contaminación de los vehículos hasta 2026.

Aun así, Biden no cedió a pedidos demócratas para establecer un objetivo vinculante para la adopción de vehículos eléctricos o seguir a California o algunos países en establecer 2035 como fecha para eliminar gradualmente la venta de nuevos vehículos ligeros a nafta.

Pero igualmente, logró obtener el apoyo de los principales fabricantes de automóviles estadounidenses y extranjeros, aunque advirtieron que requeriría miles de millones de dólares en fondos gubernamentales.

"Para desbloquear todo el potencial, tenemos que seguir invirtiendo en nuestros trabajadores y fabricantes", concedió Biden. 

La industria y el gobierno, ¿de acuerdo?

General Motors Co, Ford Motor Co y Stellantis NV , matriz de Chrysler, comunicaron conjuntamente que aspiran a "lograr ventas de 40-50% del volumen anual de vehículos eléctricos en Estados Unidos (...) para el 2030".

El objetivo del 50% de Biden y la aspiración del 40%-50% de los fabricantes de automóviles incluye vehículos eléctricos de batería, híbridos cargables que también tienen un motor de gasolina y modelos de celda de combustible de hidrógeno.

Pero no sólo plata piden los tres fabricantes de Detroit. También subsidios al consumidor, redes de carga de vehículos eléctricos, e "inversiones en I+D e incentivos para expandir la fabricación de vehículos eléctricos y las cadenas de suministro en Estados Unidos".

Hyundai apoya el objetivo de ventas de vehículos eléctricos del 40-50% para 2030,  Nissan quiere que más del 40% de sus ventas de vehículos en EE.UU. para 2030 sean eléctricos y Toyota evaluó que el objetivo es "excelente para el medio ambiente" y que "haremos nuestra parte".

BMW, Honda, Volkswagen, Ford y Volvo Cars dijeron conjuntamente que apoyan el objetivo de vehículos eléctricos del gobierno, pero que la administración debe tomar "medidas audaces (...) para fomentar la demanda de los consumidores".

Las compañías están gastando decenas de miles de millones de dólares para acelerar la adopción de vehículos eléctricos, pese a que las ventas de ese sector en Estados Unidos, fuera de Tesla Inc., siguen siendo pequeñas.

Por lo pronto, las negociaciones tienen un intenso -y breve- camino por delante: Biden ya pidió u$s 174.000 millones en gasto público para impulsar los vehículos eléctricos, incluidos u$s 100.000 millones en incentivos para el consumidor. 

Sin embargo, el proyecto de ley de infraestructura bipartidista del Senado incluye u$s 7500 millones  para estaciones de carga de vehículos eléctricos, pero no contempla fondos para nuevos incentivos para el consumidor.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios