En Davos piden cooperación, pero crece la pelea por las vacunas

Mientras en el Foro Económico Mundial los líderes defienden la cooperación internacional, crece el enfrentamiento de la Unión Europea con AstraZeneca y el Reino Unido por los recortes en la entrega de vacunas.

En el tercer día de Davos, el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió que el mundo se arriesgaba a caer en "una lucha de todos contra todos", agravada por la pandemia, que acentuó las desigualdades económicas.

"Hay una posibilidad de enfrentar un retroceso real del desarrollo mundial, que está siendo tensionado por una lucha de todos contra todos y de intentos de resolver las controversias que se avecinan mediante la búsqueda de enemigos internos y externos", dijo Putin.

En su primer discurso ante el Foro Económico Mundial (FEM) desde 2009, el líder ruso comparó el escenario mundial con aquel de la década del '30, previo a la Segunda Guerra Mundial. "Hoy, un conflicto tan álgido es, espero, imposible por una cuestión de principios. Pero la situación puede desarrollarse de manera impredecible e incontrolable", afirmó el mandatario.

Merkel y Macron defienden el multilateralismo, pero Europa controla exportación de vacunas

Putin también instó a la cooperación internacional para asegurar que los países de menores recursos tengan acceso a las vacunas contra el coronavirus.

Según datos del FEM, el "nacionalismo de vacunas" -cuando los países compiten por tener acceso temprano a las dosis- ralentizaría la recuperación económica mundial y le costaría alrededor de u$s 119 mil millones al año en pérdidas a las economías más avanzadas. En cambio, el costo de ayudar a los países emergentes para que obtengan acceso a las vacunas se estima en u$s 25 mil millones.

Sobre la situación de las vacunas, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió que el mundo debería prepararse para una competencia constante entre las vacunas y las mutaciones del virus. Netanyahu dijo que sólo es "cuestión de tiempo" antes de que aparezca una nueva cepa para la que las vacunas actuales no sean eficaces.

"Esperamos que las compañías que producen las vacunas las modifiquen para adaptarse a las mutaciones a medida que surgen (...) Así va a ser nuestra vida en los próximos años", dijo el premier de Israel, el país más avanzado en términos de vacunación.

Mientras tanto, en Europa crece la tensión con AstraZeneca. El conflicto se disparó cuando el laboratorio anglo-sueco anunció que no podría cubrir la totalidad del primer envío por problemas de producción en una planta de Bélgica. La vacuna también se elabora en las fábricas de Italia, los Países Bajos y Alemania. La Unión Europea (UE) sospecha que el laboratorio estaría reduciendo su cuota para priorizar la entrega a otros países que habrían pagado un precio más alto.

Alemania prohíbe los tapabocas de tela en lugares públicos

Según le dijo un funcionario de la UE a Reuters, el bloque recibiría 31 millones de dosis, un 60% menos de lo previsto inicialmente. La UE tiene un acuerdo por 300 millones de dosis con opción a 100 millones extra.

El conflicto con AstraZeneca echa más dudas sobre la campaña de vacunación europea, que no sólo empezó más tarde que la de otros países desarrollados, sino que se viene desplegando de manera lenta y desigual. Tras semanas de continuos aumentos, la cifra de los contagios en la región parecen haberse estabilizado -la OMS reportó una caída del 20% en los casos la semana pasada-, pero la zona sigue concentrando el 40% de las nuevas infecciones a nivel mundial. Los gobiernos contaban con que el comienzo de las vacunaciones podría ayudar a flexibilizar las restricciones y reactivar la economía, pero por ahora Europa se está quedando atrás frente a Estados Unidos y el Reino Unido.

En el medio de la pelea con el laboratorio, Europa dijo que pondría mayores controles sobre la salida de vacunas que se realicen en territorio de la UE y Alemania incluso amagó con establecer límites a las exportaciones. Además, dos diarios alemanes publicaron que la efectividad de la vacuna era sólo de 8% en los mayores de 65 años y la empresa tuvo que salir a desmentirlo. La UE también instó a la compañía a liberar el stock disponible en dos plantas del Reino Unido. El bloque dice que la empresa prioriza la producción de las plantas británicas para el Reino Unido, en contra de lo que establece el contrato.

Del otro lado, la compañía respondió que en el contrato no figura una cantidad determinada de dosis, y que la empresa sólo se comprometió a "hacer su mejor esfuerzo" para entregar la mayor cantidad posible.

En Davos, Xi Jinping insta a un comercio abierto y le apunta a Estados Unidos

En una entrevista a La Republicca, Pascal Soirot, CEO de AstraZeneca afirmó: "El gobierno británico dijo que las vacunas que salieran de la cadena de producción británica irían al Reino Unido primero. (...) Esta vacuna fue desarrollada junto al gobierno británico y la Universidad de Oxford. Ayudaremos a Europa tan pronto como podamos".

"Europa está obteniendo el 17% de nuestra producción global de un mes para el 5% de la población mundial. El problema es: 100 millones de dosis es mucho; pero tenemos 7,5 mil millones de personas en el mundo", agregó Soirot.

La UE -que aprobaría la vacuna el próximo viernes- quiere recibir las dosis en paralelo con el Reino Unido, pero la empresa dijo que el contrato con Europa fue firmado tres meses después y les dejó menos tiempos para resolver eventuales fallas de producción.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios