Joe Biden y Vladimir Putin tuvieron su primera conversación telefónica

Los líderes de Estados Unidos y Rusia cubrieron una amplia gama de temas, desde el tratado de armas nucleares New START hasta el envenenamiento del líder de la oposición rusa, Alexey Nalvany.

El flamante presidente de los Estados UnidosJoe Biden, mantuvo hoy su primera llamada telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin, y puso énfasis sobre temas que van desde el envenenamiento del líder de la oposición Alexey Navalny hasta el hackeo masivo de los sistemas informáticos de EE.UU. vinculado a Moscú.

El Kremlin describió la conversación como "comercial y franca". Los líderes también hablaron de la voluntad de ambos países de prorrogar el nuevo acuerdo de armas nucleares START durante cinco años, según un comunicado de la Casa Blanca.

La llamada tuvo lugar antes de que Biden hablara con los líderes de varias naciones aliadas, lo que subraya la importancia que le da a Rusia. Aunque la Administración Trump emitió una serie de sanciones contra ese país, el expresidente Donald Trump pocas veces criticó a Putin y respaldó su afirmación -rechazada por la comunidad de inteligencia de EE.UU.- de que Moscú no interfirió en las elecciones de 2016 para ayudarlo a ganar.

Alexei Navalny, el archienemigo de Putin, es una verdadera amenaza para su poder

"El presidente Biden reafirmó el firme apoyo de EE.UU. a la soberanía de Ucrania", dijo la Casa Blanca en su comunicado. "También planteó otros asuntos preocupantes, como el hackeo de SolarWinds, los informes de que Rusia está colocando recompensas por soldados estadounidenses en Afganistán, la interferencia en las elecciones estadounidenses de 2020 y el envenenamiento [de Navalny]".

En otra señal destinada a mostrar la unidad de EE.UU. con sus aliados contra Rusia, Biden también habló hoy con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Ambos hablaron de "hacer frente a una Rusia más asertiva", informó el organismo en un comunicado.

Las agencias de inteligencia de EE.UU. y el FBI han afirmado que Rusia fue la probable responsable de una campaña de hackeo que vulneró los sistemas informáticos de importantes empresas y agencias gubernamentales estadounidenses, en parte a través de una versión comprometida de un software muy utilizado de la empresa SolarWinds con sede en Austin (Texas).

Financial Times: qué significan para Rusia los históricos cambios anunciados por Putin

Por otra parte, la mención de Biden al caso de Navalny aumenta la presión para liberar al líder de la oposición encarcelado, después de que el sábado se produjeran en Rusia las mayores protestas nacionales no autorizadas de los 21 años de gobierno de Putin. La lectura del Kremlin de la llamada no mencionó que los dos presidentes hablaran de Navalny.

"Es extraordinario lo asustado que parece estar Vladimir Putin por un solo hombre", dijo la semana pasada el flamante Secretario de Estado, Antony Blinken, que obtuvo la confirmación del Senado, ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. "El desafío que plantea Rusia en toda una serie de frentes también es urgente".

Los ministros de Asuntos Exteriores del G7 emitieron hoy una declaración en la que condenaban la detención de Navalny y exigían su liberación. Los ministros de exteriores también dijeron que cualquier uso de armas químicas es "inaceptable", una referencia al envenenamiento de Navalny antes de ser hospitalizado en Alemania.

Coronavirus: Bolivia anunció la compra de 5,2 millones de dosis de la Sputnik V

Putin ha estado ansioso por prorrogar el tratado nuclear New START, que expiraba el mes próximo. El gobierno de Biden aceptó la prórroga, después de que los asesores de Trump hubieran exigido que se renovara sólo si se ampliaba para cubrir una gama más amplia de armas nucleares. La Casa Blanca de Biden dijo en su declaración que los equipos de ambos países "trabajarán urgentemente para completar la extensión antes del 5 de febrero".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios