A partir de 2022

Uruguay lanza un plan para que los presos también trabajen: cómo funciona

El Plan de Dignidad Laboral para Personas Privadas de Libertad busca fomentar la creación de emprendimientos en unidades penitenciarias. Recibirán la totalidad de los ingresos una vez que recuperen su libertad.

A partir del 1° de enero de 2022, el Gobierno de Uruguay quiere implementar un programa para fomentar los emprendimientos en las cárceles. Los reclusos aportarían al sistema previsional como si fueran trabajadores autónomos y recibirían un salario por los productos o servicios vendidos.

Según el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), en 2020 un tercio de los alojados en el sistema penitenciario realizó algún tipo de actividad laboral al menos una vez al mes. Y de ese grupo la mitad correspondieron a actividades no especializadas, entre las que se encuentran la limpieza y mantenimiento de las unidades del penal.

El programa, que llevará el nombre de Plan de Dignidad Laboral para Personas Privadas de Libertad, actualmente se encuentra en proceso de armado jurídico y reglamentación, de acuerdo a lo consignado por el medio uruguayo El Observador. Esto le permitirá a los presos montar sus propios emprendimientos dentro de la cárcel, ya sean iniciativas personales o integradas hasta por cinco personas.

Para darle inicio al proyecto, el Ministerio del Interior financiará la compra de insumos y la publicidad de los bienes y servicios que los reclusos quieran comercializar. La idea, ahondan, es poder implementarlo a partir del 2022. Santiago González, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, explicó a dicho medio que el objetivo es "que los reclusos puedan percibir un salario por el trabajo que realicen que, en la mayoría de los casos, será a través de una suerte de autogestión".

La letra chica del proyecto

Según detallan, una de las principales novedades será que los reclusos realizarán contribuciones a la seguridad social a través de un ‘Aporte Social Único PPL' a través del Banco de Previsión Social. Con esto serán incluidos y afiliados al sistema previsional. Si bien el tributo será recaudado por esta entidad, el agente de retención será el Instituto Nacional de Rehabilitación y no habrá relación de dependencia entre los presos y el organismo.

A su vez, no abonarán el tributo en su totalidad sino que será progresivo. Durante el primer año les corresponderá un 25%, en el segundo año será un 50% y recién en el cuarto año tributarán su totalidad.

La reglamentación del plan especificará cómo se administrarán los ingresos que se produzcan por la venta de los bienes y servicios, en tanto el canon será determinado por la autoridad carcelaria. El 60% de este último se destinará a los gastos personales del recluso - incluidos los costos de mantener el emprendimiento - y el resto quedará indisponible, detalla El Observador, excepto que se necesiten para continuar desarrollando el emprendimiento. 

Los presos recién tendrán acceso al total una vez que obtengan su libertad. Además, la autoridad carcelaria podrá cobrar hasta un 20% de los ingresos como compensación por el uso de las instalaciones penitenciarias.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios