MERCADO DE TRABAJO

España proyecta jornadas laborales más cortas y con más productividad

Tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, el gobierno busca dar un potente mensaje económico.

Los expertos que han elaborado el informe 'España 2050' prevén que la tasa de empleo se situé en ese año en el 80% frente al 62% actual y proponen una jornada laboral de 35 horas semanales. 

Así lo muestran los indicadores que han elaborado con 50 objetivos, que parten de una tasa de empleo del 63% en el año 2000, pasando por un 60% en la última década y pronostican una tasa de paro del 7% en 2050. La productividad de incrementará del 42% al 63%. Y la brecha de la renta per cápita con la UE se reducirá del 22% al 10%.

La propuesta de las 35 horas semanales se encuentra en el capítulo sobre el mercado de trabajo.

Otros de los indicadores que plantean es que el número de grandes empresas pasará del 31% ahora al 35% en 2050 y el de las pymes, del 45% al 35%. Además, los expertos estiman que el gasto en I+D pasará del 1,2% al 4%. También se fija como objetivo reducir del 20% al 10% el peso de la economía sumergida, para así equipararlo con el del resto de países de la UE. En materia fiscal, se pretende elevar al recaudación hasta el 43% del PIB.

Por otra parte, el documento contempla una subida de los tipos impositivos sobre el consumo de diésel y gasolina, así como un gravamen que refleje de una manera más realista el uso medio real del vehículo. Este último vendría a sustituir a otras figuras fiscales, como el impuestos de matriculación.

El informe también recoge la recomendación de prohibir los viajes en avión cuya duración sea menor a dos horas y media en tren. También se prevé la introducción de una tasa de viajero frecuente o el establecimiento de impuestos sobre los billetes de avión según la cercanía del destino.

Espíritu de la Transición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reivindicado el espíritu de la Transición y ha apelado a la cohesión de los españoles en la presentación del informe 'España 2050'. Así ha justificado la pertinencia y oportunidad del informe y ha hecho analogías con la "mirada al futuro de la Transición", como cuando, ha ejemplificado, "se cambió la dictadura por la libertad" y "se pasó del pasaporte del aislamiento al europeo y al Estado de bienestar".

Sánchez ha asegurado que los 50 objetivos que plantea el informe son "igual de ambiciosos que los de entonces pero realistas". Entre ellos, se encuentran la productividad, la brecha en renta per cápita con la UE, la tasa de empleo, la inversión en I+D, la tasa de economía sumergida, el número de empresas por tamaño, la tasa de abandono escolar, el porcentaje de alumnos que han repetido, las emisiones de CO2 y la recaudación ambiental, entre otras.

Buena parte de este trabajo se acabó el pasado otoño y se va a presentar un año después de que se conociera que estaba en marcha un proyecto que nació a principios de 2020, poco después de formarse el actual Gobierno de Pedro Sánchez, impulsado desde la Presidencia del Gobierno. Se presenta en un momento en el que Moncloa busca un mensaje económico de fuerza tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones madrileñas.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios